Menú Cerrar

Azul: Mejor juego de mesa del 2018

El colorido juego de cerámicas llamado Azul, diseñado por Michael Kiesling, se consagró con el máximo galardón del Spiel des Jahres al mejor juego de mesa del año 2018.

Como sabéis, estos premios son los galardones más prestigiosos del mundo de los juegos de mesa y significa no solo un reconocimiento al trabajo de los creadores de los juegos y sus diseñadores, sino que asegura que estos juegos venderán muchas más copias, ya que se les permite portar un sello que los identifica como ganadores en su portada, lo que hace que se vuelvan compras seguras.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 4 tableros individuales para cada jugador (de cartón)
  • 4 marcadores de puntuación (de madera)
  • 100 azulejos (20 de cada color: rojo, azul, negro, amarillo y celeste)
  • 9 fichas de fábrica (de cartón)
  • 1 ficha que indica el jugador inicial (de cartón)
  • 1 bolsa (de tela)
  • El reglamento

¿De qué trata?

Azul invita a los artistas del azulejo a embellecer las paredes del Palacio Real de Évora.

Cuando Manuel I el Afortunado, rey de Portugal, visitó el Palacio de la Alhambra, quedó cautivado por la imponente belleza de la decoración, formada por losetas de cerámica de color azul y blanco de procedencia árabe a las que llamaban “azulejos”. Aún fascinado por el esplendor del interior de la Alhambra, a su regreso a Portugal ordenó inmediatamente que las paredes de su palacio en Évora fueran decoradas del mismo modo.

El objetivo del juego es completar el mosaico de tu tablero individual antes de que lo haga la competencia, y ganarte así el favor del rey. Para reunir los azulejos necesarios tienes que ir visitando las diferentes fábricas del reino e ir adquiriendo las losetas que creas más apropiadas en cada turno.

¿Cómo se juega?

En cada ronda, se dispondrá de una serie de fichas de distintos colores (azulejos) sobre unas losetas (fábricas). Los jugadores, por turnos, deberán ir tomando estas losetas en grupos de un mismo color para ir colocándolas en su tablero individual, donde hay cinco filas con distinto número de columnas. El objetivo consiste en rellenar estas filas con losetas de un mismo color para que puedan pasar a la zona del muro, que es la cuadrícula que se encuentra a la derecha en nuestro tablero, donde hay siempre una casilla del color correspondiente. Al hacer esta transferencia puntuaremos por las fichas conectadas en vertical y horizontal. Pero habrá que tener cuidado, ya que, si tomamos fichas que no caben completamente en una fila que no tenemos ningún espacio válido para colocarlas, pasarán a una fila que nos restará puntos.

La partida finaliza cuando un jugador completa una fila del muro.

El jugador que haya conseguido más puntos de victoria será el ganador. En caso de empate, el jugador que tenga más líneas horizontales ganará. Si aún hay empate, se comparte la victoria.

¿Cuál es nuestra valoración?

Lo primero que debemos decir es que Azul es uno de los juegos de mesa abstractos y con unas mecánicas principales de draft y construcción de patrones más divertido que hemos jugado en los últimos años.

Salta a la vista que Azul destaca especialmente por su puesta en escena, sus coloridos componentes y su acabado de alta calidad. Los cartones de los tableros para los jugadores son rígidos, la bolsa de tela que trae para ir sacando las fichas es preciosa y resistente y las fichas, que están elaboradas artísticamente, son muy bonitas y llamativas. Tres de los cinco tipos de azulejos tienen detalle. Es un juego que entrará sin duda por los ojos a cualquiera.

Es un juego de mesa bastante rápido. La duración de las partidas que hemos jugado cuatro personas ha sido en torno a los 40 minutos llegando incluso a ser solo de 15 a 20 minutos cuando lo hemos jugado dos personas. Esto lo convierte en un juego ameno, divertido y accesible.

Sus mecánicas son sencillas pero adictivas. En nuestro turno solo hacemos una acción posible, sólo una, y es coger azulejos, no hay más. Tendremos que pensar que color y cuantos necesitamos. Sencillo pero emocionante.

Azul es un juego con un componente de azar, ya que las fábricas y el centro del tablero se surten de azulejos de manera aleatoria, pero también con un importante componente estratégico ya que se basa en intentar coger los azulejos que mejor nos convienen en nuestro turno e incluso debiendo elegir aquellos con los que fastidiaríamos al rival robándole el color que necesitaría o dejándole un montón de piezas inservibles que le van a provocar puntos negativos.

Aún siendo cierto que la relación con el resto de los jugadores es escasa, no es necesaria ni relevante para la diversión que proporciona.

En resumen, Azul es un juego abstracto y sencillo, que entra por los ojos y se disfruta con facilidad. Es rápido, ameno y muy accesible a todo tipo de jugadores. Tiene un componente estratégico y una mecánica de juego muy adictiva pero, eso si, si buscas un juego con mucha profundidad e interacción con otros jugadores este no lo tiene. Aún así, es un digno merecedor del galardón a mejor juego del año 2018 ya que es de los juegos con los que mejor nos lo hemos pasado jugando en los últimos años.

Consigue Azul en Zacatrus!

 

Consigue Azul en Amazon

Pegasus Spiele – Azul, Juego de Mesa del año 2018 (versión Alemana)
  • A partir de 8 años.
  • Duración del juego: 20 – 30
  • Número de jugadores: 2 +

Última actualización el 2022-11-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.