Menú Cerrar

Blind Business

El alcalde ha anunciado el concurso para reventar a Ricky, la enorme piñata en forma de burro. Blind Business es un juego en el que tendrás que hacer tratos a ciegas con los rivales para ganar.

Así se presenta éste juego juego creado por Andrew Roy, ilustrado por Carlos Ureta y que nos trae la editorial Devir dentro de la colección de juegos pequeños Devir Pocket.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 105 cartas
  • 1 reglamento en varios idiomas

¿De qué trata?

En éste juego party veremos nuestra mano inicial pero luego no sabremos qué carta es cada una porque las mezclaremos y veremos los reversos.

Luego trataremos de ir consiguiendo las cartas de los demás que creamos que nos pueden venir bien para conseguir o bien cinco números consecutivos del mismo color, momento en el que se terminará la partida de inmediato o si se termina las cartas del mazo, puntuaremos multiplicando la cantidad de cartas que tenemos de ese color por el valor de la carta de valor más alto de ese color, dentro de los 4 colores incluidos.

Ojo que las cartas, dependiendo de su numeración, tienen habilidades especiales que harán que durante los turnos pueda suceder algo inesperado.

¿Cómo se juega?

Preparación

Determinaremos al azar quién será el jugador inicial y deberá coger la carta de jugador activo.

Dejaremos a un lado las cartas de OK, entregaremos a cada jugador sus dos cartas de ayuda y mezclaremos las 50 cartas restantes. Según el número de jugadores, tendremos que eliminar al azar una cierta cantidad de cartas, sin mirarlas.

El juego tendrá un número determinado de rondas, también en función del número de jugadores, según vemos en la tabla:

Formaremos un mazo con todas las cartas restantes y repartiremos cuatro a cada jugador. Cada uno examina su mano para ver con qué cartas empezará a jugar y las mezclará hasta que no sepa cuál es cuál y muestra su mano a los demás. Deberemos mantener así nuestra mano, de modo que todos los jugadores puedan verla, pero nosotros mismos no.

Desarrollo

El jugador activo, llegado su turno, (solicitante) deberá mirar las cartas de todas las manos de sus oponentes y pedir una carta a cualquiera de ellos (receptor), tocándola. Éste podrá aceptar o rechazar la propuesta diciendo si o no.

  • Si el receptor rechaza la propuesta, el receptor gana la carta que el solicitante le ha pedido y la deja en su zona de juego (para puntuarla al final de la partida). A continuación, el solicitante elige una de las restantes tres cartas en la mano del receptor y la deja en su zona de juego.
  • Si el receptor acepta la propuesta, pide a cambio una carta de la mano del solicitante, tocándola. El solicitante puede aceptar o rechazar esta propuesta:
    1. Si el solicitante la acepta (por lo que ambos han aceptado las respectivas propuestas), cada jugador gana la carta que ha pedido y la deja en su zona de juego.
    2. Si el solicitante la rechaza, cada jugador gana la carta que el otro jugador ha pedido (es decir, el solicitante gana la carta de su mano y el receptor gana la carta de su mano, aquella que el rival ha tocado).

Cada jugador dejará la carta que ha ganado en su zona de juego y las coloca en filas según su color ya que las puntuarán al final de la partida.
Tras concluir esta jugada, los jugadores roban una nueva carta del mazo, sin mirarla, y la añaden a su mano para volver a tener cuatro cartas.
La partida continúa en sentido horario, pasando el turno al jugador sentado a la izquierda del anterior solicitante.
Este jugador toma la carta de jugador activo y se convierte ahora el nuevo solicitante.

Las habilidades de las cartas

Cuando ganemos una carta, la dejaremos en nuestra zona de juego. Acto seguido, ejecutaremos el efecto específico de esa carta, según cuál sea su valor. Estas habilidades son las mismas para cada color:

  • ENTRENADOR: se considera una carta sin valor prefijado y puedes asignarla a cualquier color. Es un comodín sin número y sin color. Cuando la ganes, déjala en la fila de un color del cual ya tengas al menos una carta o bien déjala sola (hasta el momento en que decidas asignarla a la fila de un nuevo color, cuando ganes la primera carta de ese color).
  • LOS GEMELOS – valor 1: durante la puntuación final, al multiplicar la cantidad de cartas por el valor de la carta de valor más alto de ese color, el «1» cuenta como dos cartas de ese color.
  • EL TIPO POSITIVO – valor 2: cuando ganes un «2», toma de inmediato una carta «OK». En cualquier momento, puedes descartar esta carta «OK» al pedir una carta a un rival (antes de que te responda «sí» o «no») para obligarlo a aceptar tu propuesta. Si te descartas del «2» antes de gastar la carta «OK», no la pierdes.
  • EL ESTAFADOR – valor 3: cuando ganes un «3», una vez que los jugadores hayáis robado una carta para reponer vuestra mano, puedes intercambiar tu mano por la de otro jugador. Los jugadores que hayan intercambiado la mano deben barajar sus nuevas cartas antes de mostrarlas a los demás. En una misma jugada, si los dos jugadores ganan un «3», el jugador activo intercambia su mano en primer lugar y, después, el otro jugador.
  • EL TRAMPOSILLO – valor 4: cuando ganes un «4», puedes examinar tu mano después de robar una carta y luego, barajar todas tus cartas.
  • LOS ENAMORADOS – valores 5 y 6: durante la puntuación final, si tienes las cartas «5» y «6» del mismo color, obtienes 5 puntos adicionales.
  • LOS TRANSEÚNTES – valores 7,8 y 9: durante la puntuación final, si tienes las cartas «7», «8» y «9» del mismo color, obtienes 10 puntos adicionales.
  • LA HERRAMIENTA JUSTA – valor 10: cuando ganes un «10», si eres el jugador que tiene más cartas en total en su zona de juego (sin empatar con nadie), debes descartar una carta cualquiera, a tu elección, de las que tienes en tu zona de juego. Compararéis el número de cartas después de que los dos jugadores hayáis ganado una carta tras la jugada, pero antes de que nadie se descarte de alguna carta debido a un «10» o a un «11». Si debes descartar una carta, hazlo antes de comprobar la formación de una serie de cinco cartas consecutivas.
  • EL ESPONTÁNEO -valor 11: cuando ganes un «11», si eres el jugador que tiene más cartas en total en su zona de juego (aunque sea empatado con otro jugador), debes descartar una carta cualquiera (a tu elección) de las que tienes en tu zona de juego. Comparad el número de cartas después de que los dos jugadores hayáis ganado una carta tras la jugada, pero antes de que nadie se descarte de alguna carta debido a un «10» o a un «11». Si debes descartar una carta, hazlo antes de comprobar la formación de una serie de cinco cartas consecutivas.
  • EL POLIVALENTE: puedes usarla como cualquier número de su color, pero únicamente con el objetivo de conseguir cinco cartas consecutivas. No hace falta que le asignes un número específico cuando la ganes, ya que puedes decidirlo más adelante y usarla como el número que necesitas para lograr la serie de cinco cartas y obtener así la victoria automática; en cualquier otro caso, cuenta como una carta más de su color. Si no la usas para lograr la victoria automática, considera el polivalente como una carta de su color, pero sin número.

Fin de la partida

La partida podrá terminar de dos maneras:

  • Asestando el golpe perfecto: Durante el turno de cualquier jugador, tras haber ganado la carta y haber aplicado su habilidad, si cualquier jugador tiene cinco números consecutivos de un mismo color, la partida termina de inmediato y ese jugador es el ganador.
    La carta «El polivalente» de cada color te puede ayudar a lograrlo. Si dos jugadores logran formar una serie de cinco cartas consecutivas a la vez, ambos comparten la victoria.
    Si nadie logra una victoria automática durante la partida, seguiremos jugando hasta concluirla.
  • Demostrando tener la mejor técnica: La partida termina cuando ya no quedan cartas en el mazo, lo que ocurre tras un determinado número de rondas que depende de la cantidad de jugadores.
    Al terminar el último turno, los jugadores que hayan ganado una carta durante él, repondrán su mano y, entonces, el mazo se habrá agotado y podréis proceder con la puntuación final.
    Los jugadores puntúan las cartas presentes en su zona de juego (las cartas de la mano no se puntúan).
    Para cada color, multiplicaremos la cantidad de cartas que tenemos de ese color por el valor de la carta de valor más alto de ese color.  Las cartas «Entrenador» y «El polivalente» no tienen ningún valor.

Sumaremos nuestra puntuación de los cuatro colores y quien tenga más puntos será el ganador. El ganador se llevará la carta del gran trofeo de Ricky Town.

Partidas más avanzadas

Habilidades especiales de los colores – Los cuatro barrios de Ricky Town

La partida se desarrolla de la misma manera pero, cuando llegue el momento de final de partida, antes de contar los puntos, aplicaremos las siguientes habilidades de los colores, en el orden indicado:

  • Las cartas «Entrenador» se cuentan como si fueran del color al que han sido asignadas.
  • Los «1» cuentan solo como una carta al determinar quién tiene más cartas de ese color.

El parque 

  • 2/3 jugadores: quien tenga más cartas del parque al terminar la partida puede examinar su mano y añadir una
    carta de su mano a su zona de juego. Esta habilidad se aplica antes de que se activen las habilidades de las
    cartas individuales. Además, si esto hace que alguien tenga cinco cartas consecutivas, ese jugador ganará la partida de inmediato.
  • 4/5 jugadores: además de la anterior habilidad, quien tenga la segunda mayor cantidad de cartas de parque al
    final de la partida obtiene 10 puntos adicionales.

El paseo marítimo

  • 2/3 jugadores: quien tenga más cartas del paseo marítimo al final de la partida obtiene 10 puntos adicionales.
  • 4/5 jugadores: quien tenga más cartas del paseo marítimo al final de la partida obtiene 20 puntos adicionales y,
    quien tenga la segunda mayor cantidad, 10 puntos.

Si varios jugadores empatan al determinar quién tiene más cartas del parque o del paseo marítimo, todos esos jugadores obtienen la bonificación que correspondería a la posición inferior.

La estación y el barrio viejo

Cada jugador contará cuántas cartas tiene de la estación y cuántas del barrio viejo. A partir de estas cantidades, el jugador obtiene 7 puntos adicionales por cada pareja de cartas de estos dos barrios.

¿Cuál es nuestra valoración?

Blind Business llega a nuestras estanterías dentro de la colección de juegos de pequeño tamaño y muy transportables «Devir Pocket«. En ésta ocasión la editorial Devir apuesta por un juego de cartas bien colorido que como buen party, sacará lo mejor de nosotros cuando juguemos en grupo ya que esconde mucho dentro de esa cajita pequeña.

Como ya hemos dicho, viene en una caja bien pequeña, del tamaño de la palma de la mano y su portada es muy llamativa donde vemos a un grupo de personajes jugando a la piñata. Esos personajes son super disparatados, están muy bien hechas las ilustraciones, que podremos ver en más detalle en las cartas del interior, y es que tienen un aire cartoon desenfadado y divertido en múltiples colores.

Dentro de la caja encontramos una cuna dividida en dos donde se incluyen dos mazos de cartas. Uno de los mazos veremos que son las cartas de ayuda que vienen en los 5 idiomas en los que se ha preparado el juego y en el otro, ya tendremos las cartas del juego en sí.

De buen gramaje y manejables, vemos varios tipos de cartas: las principales, en cuyo reverso muestran la piñata de caballito, protagonista de la portada del juego, la carta del gran trofeo de Ricky Town fácilmente distinguible y las cartas de OK con fondo rojo e iguales por ambas caras de las mismas.

Una vez vistos los componentes que nos trae Blind Business, pasemos a hablar de su modo de juego y mecánicas.

Así de primeras podemos llegar a pensar que es un juego engorroso y difícil de jugar por el hecho de que no vemos nuestras cartas aunque hayamos intuido algo al comienzo ya que podremos verlas antes de mezclarlas y girarlas.

Pero todo lo contrario. Aprenderemos a jugar rápidamente y además tendremos siempre a mano unas cartas de ayuda de lo más completas que podremos consultar en cualquier momento si lo necesitamos.

Como hemos visto, dependiendo del número de jugadores que seamos, lo primero que tendremos que hacer es retirar un número determinado de cartas y podremos pasar a empezar la partida, que tendrá un número de rondas concreto también marcado por el número de jugadores de esa partida.

Repartiremos cuatro cartas a cada jugador, que podrán verlas pero acto seguido tendremos que mezclarlas para no saber cuál es cual y ya colocarlas en nuestra mano viendo los reversos, de tal modo que sean los demás los que vean qué carta es cada una de ellas.

En cada ronda, el jugador activo mirará las cartas de sus oponentes para decidir cuál quiere pedir y la tocará.

Será ahí cuando el dueño de la carta decidirá si se la quiere ceder o si no. Si la rechaza, se la quedará él mismo en su zona de juego y el solicitante coge otra de las cartas de ese otro jugador.

Si la acepta, lo que hace es pedir otra de las cartas de la mano del solicitante, de modo que uno coge una de las cartas del otro. También a su vez podrá rechazar darle esa carta que en esa ocasión le piden y en ese caso, no intercambian sino que se quedan con las marcadas que cada uno de ellos tenía.

Como vemos, es un tira y afloja de intereses donde las cartas irán y vendrán de manos de jugadores a la mesa para ir juntando secuencias de diferentes números.

Esta claro que cada uno sabe las cartas que tiene en la mano al principio y las primeras rondas pueden ser más picajosas ya que podemos creer saber a por qué carta va nuestro oponente si nos la solicita pero, una vez que avancemos, como reponemos nuestra mano a ciegas, ya no podremos ver qué carta hemos cogido, llegará un momento que perdamos ese control inicial y solo nos tengamos que fiar de nuestra intuición.

Luego, hay que tener en cuenta las habilidades que tienen las cartas y que pondremos en marcha cuando las bajemos a nuestra zona de juego tras haberlas conseguido. En algunas ocasiones podrá venirnos de perlas esa acción extra que tenemos y añade un puntito más de estrategia a la partida ya que podrá cambiar el devenir de los acontecimientos.

Tenemos que tener claro que, para ganar la partida, nuestro objetivo será ir consiguiendo el mayor número de puntos al final de las rondas o conseguir cerrar la partida de repente si conseguimos una escalera de 5 cartas consecutivas del mismo color, algo que es bastante difícil pero merece la pena intentar.

Además, podemos ayudarnos de los comodines, que estarán bien cotizados y claramente en muchas jugadas se notará que vamos a por ellos cuando alguien sepa que lo tiene en su mano y se lo piden en reiteradas ocasiones.

Hay que tener claro que según avanza la partida deberemos ir viendo qué tiene cada uno en su zona de juego bajado, a por qué tipo de cartas va y sospechar mucho de lo que nos piden…podrá ser un comodín o la carta justo que le falta para completar su secuencia…hay que ir con pies de plomo.

Si hablamos de la escalabilidad, éste juego es de 2 a 5 jugadores y, aunque podremos jugarlo a cualquiera de sus números, al tener que hacer tratos entre jugadores y picarnos por conseguir o no cartas, creemos que cuando más brilla es siendo 4 o 5 personas. Habrá más variedad de cartas disponibles para intentar conseguir nuestros objetivos individuales, más variedad de personajes, colores y números.

Analizando la rejugabilidad, es altamente rejugable. Lo primero es por la cantidad y variedad de cartas que trae, con las que tendremos múltiples combinaciones para tener en la mano y por lo tanto, múltiples estrategias a seguir para ir consiguiendo nuestro objetivo. Además, como iremos eligiendo cartas de las manos de los oponentes y ellos podrán aceptar o no la propuesta, se abre un nuevo abanico de posibilidades de situaciones posibles para que una partida no sea igual a otra ya jugada.

Para cerrar esta reseña, como hemos visto Blind Business es un juego de cartas divertido, rápido, ágil e incluso podríamos decir diferente. No es el primer juego que incluye la mecánica de que no vemos nuestras cartas pero los demás sí que las ven pero hemos sentido que de alguna manera la sensación de hacer tratos a ciegas nos ha gustado mucho y anima a echar varias partidas seguidas. 

Compra Blind Business en Zacatrus!

Compra Blind Business en Devir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *