Menú Cerrar

Circus

¿Serás capaz de encontrar la combinación secreta de CIRCUS?

«5 cartas secretas, un dado, estrategia, memoria, un poco de azar ¡y mucha Magia!…No inventamos el Circo, lo preparamos para que lo juegues…»

Así se nos presenta este juego creado por Conchi Aís, de cuyo diseño se ha encargado el Estudio Arilo y que nos trae la editorial Falomir Juegos.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 1 tablero
  • 98 cartas divididas de la siguiente manera:
    • 12 cartas de público
    • 12 cartas de payaso
    • 12 cartas de mujer bala
    • 12 cartas de jefe de pista
    • 12 cartas de maga
    • 12 cartas de malabarista
    • 12 cartas de trapecista
    • 12 cartas de carpa
    • 1 carta de ticket rojo
    • 1 carta de de ticket dorado
  • 8 fichas de personaje
  • 6 pizarras
  • 6 rotuladores
  • 1 dado
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Estamos en el circo y tenemos que saber qué 5 personajes han salido a la pista a actuar.

Permanecerán ocultos pero podremos lanzar el dado para ir viéndoles y anotando en nuestras pizarras en qué lugar de la pista están, siempre en secreto. Cuando averigüemos de quiénes se trata y el orden en el que están colocados ya podremos cerrar la partida con una carta de carpa para comprobar que estábamos en lo cierto.

Pero ¡ojo! que las cartas y las acciones de los personajes que contienen pueden hacer que en el momento menos esperado el rumbo de la partida cambie.

¿Cómo se juega?

Nuestro objetivo es descubrir la combinación que se oculta tras los 5 personajes en la carpa de circo y saber ordenarlos correctamente.

Preparación

Cogeremos las 8 fichas de personaje y las mezclamos.

Después elegiremos al azar cinco de ellas y las colocaremos boca abajo por orden sobre el tablero al alcance de todos los jugadores. Esto será la combinación oculta que tendremos que averiguar en esta partida.

Bajaremos las 98 cartas y repartiremos 6 a cada jugador, dejando las demás en un mazo junto al tablero con el dado. Estas cartas son el mazo de juego.

Después repartiremos a cada jugador un rotulador y una pizarra para que pueda escribir en ella la combinación oculta.

La partida

Empezará jugando la persona que lleve calcetines de colores. Deberá lanzar el dado, que nos indicará el número de fichas (dos o tres) que podremos voltear sin que nadie las vea para empezar a descubrir la combinación oculta y el orden de esta. 

Una vez que haya visto los personajes, los apuntará en su pizarra sin que nadie lo lea. Por orden, cada participante volteará ese mismo número de fichas sin necesidad de que sean las mismas que otros hayan desvelado. Siempre debe hacerse de forma secreta sin que los demás las vean.

Una vez apuntados los personajes ocultos en nuestras pizarras, observaremos las cartas que tenemos en la mano.

Si alguno de los personajes de las cartas de nuestra mano coincide con los de la combinación oculta, dejaremos esas cartas boca abajo delante nuestra para indicar así al resto que ya poseemos personajes que coinciden con la secuencia que tenemos que descubrir.

Entre las cartas de la mano y las que tengamos frente a nosotros boca abajo siempre deberemos tener un máximo de 6 cartas.

Cada jugador en su turno realizará la siguiente secuencia de juego:

  • Robará una carta del mazo central y la subirá a su mano sin que nadie la vea.
  • Utilizará esa carta que ha robado o una de las que tenga en la mano para llevar a cabo una de estas acciones:
    • Dejarla boca abajo frente a él como parte de la secuencia oculta.
    • Jugarla en el mazo central de descarte y llevar a cabo la acción de dicha carta.

Tras esto, terminará su turno, comprobará que tiene 6 cartas en total, entre las de la mano y las que tiene boca abajo y pasará el turno al siguiente jugador. 

Tipos de cartas que podemos encontrar 

  • El jefe de pista: al jugar esta carta podemos elegir a alguien de los jugadores y quitarle una de las cartas que tenga boca abajo, dejándola al final del mazo de cartas de juego.
  • Payaso: al jugar esta carta podremos hacer un cambio de orden en las fichas de combinación oculta.
  • Mujer bala: al jugar esta carta cada participante, incluido el que lo ha jugado, debe poner rápidamente su mano sobre ella. Quién lo haga el último deberá elegir una de las cartas que posee boca abajo y enseñársela al resto.
  • Trapecista: al jugar esta carta, cambia una de las cartas de tu mano por una de las cartas de la mano de quién elijas.
  • Malabarista: al jugar esta carta, eliges a alguien para que pierda su próximo turno.
  • Maga: al jugar esta carta tendremos acceso a ver fichas de la combinación oculta. Para poder hacerlo, lanzaremos el dado y solo nosotros podremos voltear tantas fichas de la combinación oculta como nos haya indicado, de modo que tendremos más información disponible.
  • Público: esta es una carta de defensa. Cuando alguien decide jugar una carta de trapecista, malabarista o jefe de pista contra nosotros, podremos utilizar la carta del público para defendernos. En el momento en el que la utilicemos y ya que no estamos en nuestro turno, deberemos robar una carta del mazo central para seguir teniendo 6 cartas en total.
  • Carpa: esta carta no tiene acción al jugarla pero es necesaria para poder cerrar Circus. Cuando tienes boca abajo frente a ti la combinación oculta de personajes, necesitarás una carta de carpa que dejarás sobre el mazo de descartes para terminar la partida. Debemos saber que la carta de carpa también puede ser uno de los personajes que estén en el tablero formando la combinación oculta. De ser así, deberemos tener dos cartas de carpa, una boca abajo frente a nosotros y la otra para poder cerrar el juego.
  • Ticket rojo: es una entrada al circo pero falsificada. Al jugarla sobre el mazo de descartes, puedes cambiar una de las fichas de la combinación oculta. Para ello cogeremos las tres fichas que habíamos dejado en la caja al inicio de la partida y elegiremos una de ellas para sustituir otras fichas que hay sobre el tablero. Solo nosotros podremos ver esta ficha.
  • Ticket dorado: es una entrada al circo especial. Es la carta comodín y la que puedes utilizar como carta de personaje como más te convenga o incluso como carpa para cerrar una partida de Circus.

Variantes

Para adaptar las partidas para los más pequeños o incluso para las partidas iniciales, podremos jugar con 3 cartas de combinación oculta, teniendo en cuenta que en este caso cada participante siempre deberá tener en su mano cuatro cartas.  

Otro modo de juego también puede ser solo obtener la combinación oculta sin importar el orden.

De igual modo, si queremos jugar partidas más avanzadas, podremos jugar con las normas generales pero esta vez sin anotar ni las cartas ni el orden que vamos descubriendo. De ese modo, deberemos averiguar la combinación oculta recordando todos los cambios que ocurren durante la partida.

Fin de la partida

La partida terminará cuando alguien consiga la combinación oculta y cierre Circus con una carta de carpa.

 En ese momento quién cierra el juego debe:

  • Ver, sin que nadie más lo haga, que sus cartas boca abajo coinciden con la combinación oculta tanto en personajes como en el orden.  Deberá cotejar su pizarra de anotaciones con el orden de la combinación oculta y si es correcto habrá ganado la partida.
  • En el caso de que haya cometido algún error en los personajes o en el orden, dejará de jugar y la partida continuará para el resto de jugadores hasta que uno de ellos vuelva a cerrar Circus y compruebe de nuevo si su resultado es correcto.

 Ganará el primero que consiga acertar la combinación oculta de personajes y orden.

¿Cuál es nuestra valoración?

Circus es un juego de deducción en el que tendremos que descubrir la combinación secreta de los personajes del circo y hacer nuestra predicción en una pizarra borrable.

En una caja mediana y llamativa, utiliza los colores que todos asociamos a cualquier carpa de circo cuando los vemos en nuestras ciudades: el rojo y el arena. El nombre en mayúsculas y bien grande y la entrada de una de esas carpas que nos invita a pasar para disfrutar del espectáculo. Todas las ilustraciones son de trazos sencillos pero no dejan escapar detalle y cuidan los tonos pastel y las tonalidades de circo mencionadas.

Al abrirlo, nos sorprende gratamente su cuna, perfectamente diseñada para albergar muy bien colocados todos los materiales que lo componen.

Por un lado tenemos un tablero grueso de bastante buena calidad donde se colocarán las fichas que «actuarán» durante esa partida. Dichas fichas son de color verde y por un lado tienen el nombre del juego pero por el otro nos presentan a todos los personajes de circo.

También tenemos las cartas, con marco rojo y los personajes en cada una de ellas y de buena calidad, el dado de madera personalizado con números morados y los componentes estrella que hemos dejado para el final: las pizarras y rotuladores verdes donde podremos escribir nuestras predicciones. ¡Ha sido todo un acierto incluirlas!

Dejando el aspecto estético y pasando a hablar de su modo de juego, podemos decir que es un juego muy sencillo de explicar y que se entiende muy bien, contando con una mecánica de juego muy divertida que nos aporta partidas relativamente rápidas.

Nuestro objetivo durante la partida será el de ser el primero en descubrir la combinación oculta tras los 5 personajes en la carpa de circo y haberlos ordenado correctamente.

Empezaremos eligiendo al azar 5 de las 8 fichas disponibles y repartiendo 6 cartas a cada jugador, una pizarra y un rotulador.

Ya estaremos listos para poder empezar a disfrutar del juego.

El jugador que lleve calcetines de colores será el inicial y para ello deberá lanzar el dado de madera para ver cuántas fichas de personaje puede voltear para descubrirlas. Solo pueden ser 2 o 3, lo que marcan las caras del dado, y deberá verlas en secreto.

Cuando los haya visto, los anotará en su pizarra, también en secreto y siguiendo un orden, el resto de jugadores podrán voltear el mismo número de fichas sin necesidad de que sean las mismas.

Habrá llegado el momento de hacer uso de las cartas de nuestras manos y si alguno de los personajes de las cartas de nuestra mano coincide con los de la combinación oculta que acabamos de ver, dejaremos esas cartas boca abajo delante nuestra de modo que el resto sepa que ya poseemos personajes que coinciden con la secuencia que tenemos que descubrir.

No debemos olvidar que el máximo de cartas siempre debe ser 6, contando las de la mano y las de delante nuestra.

Las cartas hay que decir que sirven para mucho más que simplemente para ir indicando la secuencia que estamos apuntando en nuestra pizarra.

Cada una de ellas tiene una acción asociada y, en nuestro turno, podremos decidir utilizarlas si no hemos dejado ninguna carta en nuestra zona como parte de la secuencia secreta.

Todas las habilidades son sencillas y rápidas de entender pero bien es cierto que podría haberse incluido una pequeña carta de ayuda con las habilidades de cada personaje para poderlas saber de un vistazo rápido y así ayudar en las primeras partidas hasta que nos familiaricemos con cada uno de ellos.

Gracias a ellas podremos cambiar el ritmo de la partida ya que podemos quitar una carta de la zona de un jugador y dejarla debajo del mazo, podremos cambiar el orden de la combinación oculta central, podremos poner a prueba los reflejos de todos y el último que ponga su mano sobre la carta de la mujer bala deberá enseñar una de sus cartas de la zona oculta a los demás…por no decir que podremos cambiar una carta de nuestra mano con la de otro jugador o podremos lanzar una vez más el dado para voltear nuevas fichas.

Lo bueno es que ante los posibles ataques que hemos comentado antes, existe también una carta de defensa, la del público, que para los efectos de las cartas de trapecista, malabarista o jefe de pista.

También están los preciados tickets rojo y dorado. Por un lado, el rojo es una entrada de circo falsificada y al jugarla podremos rescatar una de las fichas que no se jugaron al colocar la partida para cambiarla por una de las que ya se han utilizado. De ese modo, quienes ya la hubieran descubierto retroceden en sus investigaciones ya que dicha ficha no pertenece a la combinación secreta.

El ticket dorado lo que hace es ser un comodín que puedes utilizar como carta de personaje o de carpa, a tu antojo.

Y, por supuesto, mencionar la carta de carpa. Ésta tiene dos funciones ya que por un lado, será la que nos dé paso a cerrar la partida cuando creamos que tenemos la combinación correcta creada. La pondremos bocabajo encima del mazo de descartes y pasaremos a resolver.

Su otra función es que también puede ser parte de dicha combinación a conseguir por lo que necesitaremos dos copias de ella para poder hacer la secuencia y cerrar.

Debemos estar atentos de cómo vamos nosotros en la resolución de nuestra combinación y en cómo avanzan los demás ya que la partida terminará en el momento en el que alguien se lance a resolver el misterio y acierte. Deberá ver en secreto si sus cartas coinciden con las fichas bocabajo y se alzará con la victoria.

Es muy importante saber cuándo queremos dar el paso para resolver ya que, si hemos fallado en algo, personajes u orden, quedaremos automáticamente fuera de la partida ya que habremos visto la combinación correcta. Esto hace que algunos jugadores puedan llegar a frustrarse tras ver que no estaban en lo correcto pero no tienen porqué retirarse del todo sino que pueden animar al resto de participantes pero teniendo cuidado de no chivarles lo que ya conocen sobre el resultado que acaban de ver.

Es de gran ayuda el hecho de tener pizarras, borrables, en las que poder anotar cosas. Muchos juegos ya han dejado de lado los blocs de hojas y el lápiz para dar paso a este nuevo modo de poder anotar y borrar en vez de tachar si la situación en el juego cambia. A nosotros nos parece un gran avance, nos gustan mucho y las encontramos muy útiles.

Si pasamos a hablar de su escalabilidad, podremos disfrutarlo desde 2 hasta 6 jugadores, algo que se agradece porque hay muchos juegos que paran en 5. Funciona bien a todos sus números pero quizá de 3 a 6 personas será lo ideal para que sus partidas brillen. A 2 jugadores también se pasa bien pero solamente estaremos compitiendo con una persona y los ataques de las cartas irán siempre destinados al oponente, algo que lo hace más lineal porque no habrá sorpresa alguna.

En cuanto a la rejugabilidad, Circus en este aspecto es muy bueno. Muchas cartas y bastante variadas así como fichas de personaje de sobra ya que no se utilizarán todas durante una misma partida. El azar a la hora de colocarlas y repartirlas hace que las posibles combinaciones sean muy grandes y tengamos juego para rato.

Además, cuenta con dos variantes donde podremos adaptar por un lado las partidas para los más pequeños o incluso usarlo en las partidas iniciales, jugando solo con 3 cartas de combinación oculta en la mano o decidiendo que el orden de los personajes no importa, que lo que tenemos que conseguir es saber cuáles son.

Por cerrar, decir que Circus es un juego familiar  de deducción muy sencillo, divertido, con turnos ágiles y mecánicas directas que divertirá a pequeños y mayores. Con una muy buena producción, consigue atraer a todo tipo de públicos tanto por sus pizarras como por el diseño de todos los materiales, cosa que, sumada a la experiencia de juego, consigue que queramos probar suerte en una partida más para adivinar la combinación oculta de personajes en el tablero.

Compra Circus en Amazon

Falomir Circus, Multicolor (32569)
  • El circo llega sin previo aviso.
  • 5 cartas secretas, 6 personajes misteriosos, un dado, estrategia, memoria, un poco azar y Magia, la del Circo
  • No inventamos el Circo, lo empaquetamos para que lo Juegues.
  • Calidad muy alta
  • Estilo más adecuado para: unisex

Última actualización el 2022-12-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.