Menú Cerrar

Break the code

Break the code es un juego de ingenio rápido y emocionante. Cada turno elige una pregunta de las tarjetas que hay en medio de la mesa y analiza con cuidado las respuestas de los oponentes. Haz tus propias deducciones y sé el primer jugador en averiguar la combinación correcta para descifrar el código.

Así se presenta este Break the code, un juego de deducción creado por Ryohei Kurahashi, diseñado gráficamente por Mélanie Walryck y editado por Devir en nuestro idioma.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 4 pantallas
  • 1 libreta con hojas de deducción
  • 21 cartas con preguntas
  • 20 fichas de cifrado
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Break the code es un juego de deducción lógica que utiliza fichas con númeroscartas con preguntas.

Ganas si puedes adivinar todas las fichas de tu oponente antes de que el rival adivine las tuyas, en un juego de dos jugadores, o si eres el primero en adivinar las fichas del centro, para una partida de tres o cuatro jugadores.

¿Cómo se juega?

Conceptos Básicos

Fichas de código

Hay 20 fichas de código. Estas fichas contienen un valor que va del 0 al 9 y cada valor está repetido dos veces, uno en blanco y otro en negro. La única excepción es el número 5 que está también repetido pero los dos valores son verdes.

Hoja de deducción

Cada jugador dispondrá de una hoja en la que podrán ir apuntando y realizando sus análisis para descubrir el código del rival a medida de que lo vayan deduciendo.

Cartas de preguntas

En el centro de la mesa, estarán disponibles diferentes cartas con preguntas que son las que usarán los jugadores para obtener las respuestas sinceras de sus rivales.

Pantalla

Cada jugador dispone de una pantalla tras la que ocultar su código y su hoja de deducción. Esta pantalla tiene unas marcas para identificar las posiciones del código con las cinco primeras letras del alfabeto, algo que será útil a la hora de responder las preguntas de los rivales.

Preparación (para 2 jugadores)

  1. Reparte una hoja de la libreta, un lápiz y una pantalla a cada jugador, colocando esta última delante de él.
  2. Mezcla las 20 fichas de cifrado y reparte al azar y boca abajo, 5 a cada jugador.
  3. Cada jugador coloca detrás de su pantalla las 5 fichas de cifrado boca arriba y las sitúa en orden ascendente teniendo en cuenta que, si dos fichas tienen el mismo valor, primero se pondrá la de color negro.
  4. Baraja todas las tarjetas de preguntas, coloca el mazo boca abajo en el centro de la mesa y revela las 6 primeras a la vista de todos los jugadores.
  5. Elegid al jugador inicial.

Desarrollo

La partida se desarrolla a lo largo de un indeterminado número de turnos hasta que uno de los dos jugadores anuncia de manera correcta las 5 fichas que esconde su rival.

El jugador en turno tiene que decidir hacer una de entre las dos siguientes acciones:

  • Hacer una pregunta: El jugador puede elegir una de las 6 preguntas de las tarjetas que hay disponibles en ese momento. Leerá en voz alta la pregunta y el jugador rival deberá contestar con sinceridad utilizando las letras de la pantalla. El jugador que pregunta, podrá anotar lo que considere oportuno en su libreta, descarta la tarjeta que ha utilizado y la repone sacando otra del mazo de robo.
  • Adivinar las fichas del jugador rival: El jugador debe anunciar las 5 fichas de cifrado en voz alta de izquierda a derecha indicando además el color de cada cifra.
    • Si acierta:
      • No era el jugador inicial: gana la partida inmediatamente.
      • Es el jugador inicial: el oponente tiene la oportunidad de adivinar el código del jugador que acertó. Si también acierta, el juego queda en empate, sino, gana el jugador que adivino el código.
    • Si falla: el jugador pierde el turno y empieza el turno del otro jugador.

Variante para 3 y 4 jugadores

Una partida en la que participan 3 o 4 jugadores se desarrolla y se juega de la misma forma salvo los siguientes cambios:

  • Preparación: Se barajan las 20 fichas de cifrado y se reparten en función de los jugadores:
    • 3 jugadores: 5 fichas a cada jugador y 5 al centro de la mesa.
    • 4 jugadores: 4 fichas a cada jugador y 4 al centro de la mesa.
  • Objetivo del juego: Adivinar el código que se encuentra en el centro de la mesa.
  • Cómo se juega: En su turno, el jugador puede seguir haciendo dos cosas:
    • Hacer una pregunta: El jugador coge una tarjeta disponible y hace una pregunta. El resto de jugadores deberá responder. En el caso de ser una partida de 4 jugadores, el jugador que hace la pregunta también deberá responderla.
    • Adivinar fichas: Se trata de adivinar las fichas centrales enunciando el código que cree que es el correcto y lo comprueba:
      • Si acierta, gana la partida.
      • Si falla, el jugador pierde y es eliminado del juego, pero seguirá respondiendo las preguntas de los adversarios.
  • Final de la partida: La partida finaliza cuando algún jugador acierte el código central, cuando todos los jugadores hayan sido eliminados o cuando ya no queden tarjetas de pregunta disponibles.

¿Cuál es nuestra valoración?

En una caja pequeña pero resultona y con unos componentes simples pero bien producidos, Break the code nos presenta un juego de deducción de 2 a 4 jugadores en el que deberemos descifrar un código secreto utilizando una serie de preguntas establecidas.

Dentro de estos componentes nos encontramos las 20 fichas con sus valores, que van del 0 al 9, en dos series de dos colores distintos, uno en blanco y otro en negro, exceptuando el valor 5, que sus dos fichas son verdes.

También nos encontramos dentro de la caja con las pantallas de los jugadores, que permitirán esconder sus respectivos códigos, las hojas de deducción, donde podrán apuntar toda la información que vayan averiguando y, por último, las 21 cartas. Éstas cartas contienen una pregunta doblemente escrita pero en sentido opuesto para una buena lectura de todos los jugadores, independientemente de cómo estén sentados.

A la hora de jugarlo, Break the code maneja unas reglas y unas mecánicas muy sencillas. El objetivo del juego no es otro que adivinar un código oculto, ya sea el de nuestro rival en el caso de jugar dos personas, o el código del centro de la mesa en el caso en el que juguemos más de dos.

Para ello, lo primero que deben hacer los jugadores es coger al azar las fichas con los números que van a conformar sus códigos y ordenarlos tras su pantalla con dos reglas muy sencillas: Deberán colocarlos de menor a mayor y siempre poniendo primero el valor en negro en caso de tener el mismo número. Una vez ordenado, simplemente lo colocarán tras su pantalla de tal forma que cada ficha corresponda con una de las letras preimpresas en la pantalla.

Una vez que los jugadores han colocado sus códigos (y han colocado otro código oculto en el centro de la mesa en el caso de jugar tres o cuatro participantes), se sacan al azar 6 de las cartas de pregunta, dejándolas en el centro de la mesa y comienza la partida.

El turno es tremendamente sencillo. El jugador simplemente tendrá que decidir si intenta resolver el código del rival, para partidas de dos jugadores, o el código del centro en el caso de ser más, si considera que tiene todas las pistas y claves para acertar correctamente todo el código y en orden. La otra alternativa, y obviamente más común durante toda la partida, será la de escoger una de las preguntas que se encuentran en las cartas disponibles y leerla en voz alta para que los jugadores respondan con sinceridad.

Lógicamente, todas las preguntas están orientadas a ir dándote pistas para ir descubriendo poco a poco el código, pero hay que darse cuenta de que algunas preguntas son más valiosas que otras en función de lo que ya sabemos de nuestro/s rival/es.

A medida que va avanzando la partida, iremos teniendo claro tanto los números que se esconden en el código que hay que adivinar, como el color y el orden que ocupan. En el momento que pensemos que lo tenemos claro, deberemos probar suerte en nuestro turno e intentar adivinarlo.

Si fallamos, habremos perdido el turno en partidas de dos jugadores ya que nuestro rival nos dirá simplemente que hemos errado, pero en el caso de ser partidas a tres o a cuatro, como el código que hay que comprobar se encuentra en el centro de la mesa y lo habremos consultado para realizar la comparación, quedaremos directamente eliminados de la partida.

Para poder descubrir el código hay que tener varias cosas en cuenta. La primera es que solo hay 20 fichas, numeradas del 0 al 9 en dos colores, blanco y negro, a excepción de los dos cincos, que son verdes. Esto quiere decir, por ejemplo, que si nosotros tenemos el 2 negro y descubrimos, gracias a una pregunta, que nuestro rival tiene el otro 2, es obvio que será el de color blanco.

Lo segundo es fijarnos en que nuestros códigos tenemos que ordenarlos de menor a mayor cuando preparamos la partida y, por tanto, cuando empezamos a descifrar valores y posiciones de nuestro rival, sabremos que todos los de la izquierda serán menores y todos los de la derecha serán valores superiores.

Así, poco a poco y gracias a las preguntas que vamos formulando, los jugadores irán recopilando información que irán anotando en su hoja de deducción para lograr descubrir los códigos ocultos hasta que damos con él de forma definitiva. Siempre podremos intentar probar suerte cuando tenemos ciertas dudas porque veamos que nuestros rivales estén más cerca de averiguar el código pero no siempre es aconsejable jugártela y es preferible ir a lo seguro para no perder un turno, o lo que es peor, perder la partida si somos más de 2 jugadores.

Por otro lado, una de las cosas más sorprendentes y llamativas del juego es su escalabilidad. Break the code va de 2 a 4 jugadores pero, y a pesar de que las mecánicas y las sensaciones son muy parecidas, como hemos visto el objetivo del juego cambia bastante si jugamos a dos o a tres/cuatro. A dos jugadores, el objetivo de estos es intentar adivinar el código que esconde el rival tras su pantalla. En esta modalidad, se producen unas partidas muy tensas y atómicas en las que puedes observar fácilmente las cábalas que va haciendo tu rival y las deducciones que tienes tú y ver quién va teniendo más información en esta carrera por averiguar antes el código del rival.

En cambio, con partidas de 3 o 4 jugadores, el objetivo es distinto. A pesar de que las preguntas que realice el jugador en su turno deben ser respondidas con sinceridad por sus rivales, el objetivo es adivinar, por descarte, el código que se encuentra oculto en el centro de la mesa. Otra de las grandes diferencias es que cuando un jugador realice una pregunta, todo el resto de jugadores deberá responderla. Incluso a 4 jugadores, el propio participante que hace la pregunta deberá contestar.

Todo esto supone tres cambios importantes. El primero es la cantidad de información que pasamos a manejar, el segundo es que ahora habrá jugadores que hagan preguntas cuyas respuestas te serán muy útiles a ti también y tercero, y quizás más importante, es que ahora hay que tener cuidado con qué preguntas debemos realizar en nuestro turno.

Esto último se debe a dos cosas. La primera es que ahora esa información puede llegar a ser más valiosa para nuestro rival que para nosotros mismos o incluso que no queramos desvelar nosotros la respuesta a la pregunta que nosotros mismos hacemos en la variante con cuatro jugadores. La segunda es que habrá preguntas más interesantes si la respuesta la obtienes de varios jugadores y no solo de uno. Por tanto, es curioso ver que, en función del número de jugadores, las preguntas que se seleccionan para averiguar el código cambian según cuántos juguemos.

La rejugabilidad es otra de las características destacadas de Break the code. Es cierto que el número de cartas con pregunta es relativamente corto y, que al tratarse de un juego rápido, si le echamos muchas partidas en poco tiempo lo quemaremos con facilidad, pero estamos ante un juego en el que el azar de los códigos y de las preguntas hacen que cada partida cambie lo suficiente para que queramos jugar con bastante frecuencia.

En resumidas cuentas, Break the code es un juego de deducción con un diseño muy accesible y fabuloso para iniciarse en este tipo de juegos ya que se explica en 5 minutos, se juega en 15 y es tremendamente ágil.

Con una buena escalabilidad que, además, dependiendo del número de jugadores cambia el objetivo del juego y una alta rejugabilidad, convierten Break the code en una magnífica opción si os gustan los juegos de deducción sencillos y entretenidos.

Compra Break the code en Zacatrus!

Compra Break the code en Amazon

Devir Break The Code
  • Se explica en 5 minutos y se juega en 15, pero no vas a poder echar solo una
  • Una vuelta de tuerca modernizada a clásicos de la deducción lógica como el Mastermind
  • Óptimo para los amantes de los Escape Rooms con candados
  • Dimensiones del paquete: 12.8 L x 18.0 H x 4.3 W (centimeters)

Última actualización el 2022-11-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.