Menú Cerrar

Dominion Renacimiento

Corren tiempos trascendentales. El mundo del arte se ha visto transformado, tanto por el descubrimiento de la «perspectiva» como por el de la «financiación«. Una imagen solía valer más que una docena de palabras, ahora, las nuevas, valen más que un centenar.

Las pinturas al óleo se han vuelto tan realistas que has contratado a un artista para que te haga un retrato cada mañana, para comprobar si vas bien peinado. Los bustos también han mejorado, ya no llegan solo hasta los hombros, sino que llegan hasta el suelo. La ciencia y la medicina han avanzado, ya no hay superstición, ahora se sabe el número exacto de sanguijuelas necesarias para cada dolencia. Tienes un reloj que mide con precisión la hora, y un calendario con una exactitud de una semana. Es una auténtica edad de oro.

Así se presenta la duodécima expansión del Dominion, llamada Renacimiento. Una expansión creada, como no podía ser de otra manera, por Ronald X. Vaccarino, ilustrada por Julien Delval y Matthias Catrien y que nos trae a España y en castellano la editorial Devir.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 300 cartas
  • 35 monedas
  • 6 tableros de arcas y aldeanos
  • 12 cubos
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Dominion Renacimiento es una expansión para Dominion que incluye 300 nuevas cartas y nuevas pequeñas mecánicas que aportan más variedad y posibilidades estratégicas al juego destacando la utilización de cofres y aldeanos, que permitirán al jugador ahorrar monedas y acciones, objetos por los que luchar y proyectos que otorgarán a los jugadores ciertas habilidades durante la partida.

¿Cómo se juega?

Preparación

Para preparar una partida de Dominion, utilizando la expansión renacimiento, tan solo debes seguir los siguientes pasos:

  1. Coged todas las cartas de tesoro, victoria y maldición del juego base o de Dominion Intriga.
  2. Decidid entre todos los jugadores, ya sea por elección, por azar o viendo las ideas de partidas que propone las reglas del juego, los 10 conjuntos de cartas de reino que se van a utilizar en la partida.
    1. En partidas en las que se usen proyectos, cada jugador coge 2 cubos del mismo color.
    2. Si se utilizan cartas que hagan referencia a las arcas o a los aldeanos, cada jugador deberá coger el tablero correspondiente. Además dejad las monedas cerca del tablero, formando un suministro.
    3. Si se usan las cartas abanderado, bravucona, guardia fronteriza o tesorera, se deben coger las cartas de objeto a las que hagan referencia y colocarlas cerca del tablero.

Desarrollo de la partida

Una partida utilizando cartas de esta expansión se juega exactamente igual que cualquier otra partida a Dominion. Simplemente hay que tener claro una serie de conceptos y mecánicas nuevas que se introducen:

  • Arcas y aldeanos
  • Proyectos
  • Objetos
  • Cartas de duración

Arcas y aldeanos

Cuando se utilizan cartas que hagan referencia a las arcas o a los aldeanos, cada jugador deberá coger el tablero correspondiente.

Este tablero permite al jugador reservar monedas y acciones para utilizarlas más adelante.

  • Cuando una carta indique «+1 arcas» significa que el jugador debe añadir una ficha de moneda a la sección de arcas de su tablero. En la fase de compra, podrá sumar +1 al valor de la compra por cada una de estas fichas.
  • Cuando una carta indique «+1 aldeano» significa que el jugador debe añadir una ficha a la sección de aldeanos de su tablero. En la fase de acción, podrá canjear cada una de estas fichas por una acción extra.

Proyectos

Estas cartas son habilidades que los jugadores pueden comprar en su fase de compra gastando una acción y pagando su coste. Cuando se compre un proyecto, el jugador deberá colocar uno de sus cubos encima de la carta indicando que tiene el derecho a utilizar su habilidad para el resto de la partida.

Hay que tener en cuenta las siguientes reglas cuando se usan los proyectos:

  • Una partida no debería tener más de dos proyectos.
  • No se pueden asignar dos cubos al mismo proyecto.
  • Una vez asignado, no se puede retirar el cubo.
  • Los proyectos pueden ser compartidos por varios jugadores.
  • Pagar un proyecto no es comprar una carta, por lo que las habilidades de abaratamiento de algunas cartas no tienen efecto sobre ellos.

Objetos

Las cartas de objeto son habilidades que los jugadores pueden conseguir gracias a una carta de reino concreta. En el caso de que un jugador consiga un objeto que tiene otro jugador, se lo quita ya que un objeto solo puede estar en posesión de un jugador.

Mientras se disponga del objeto, el jugador puede usar la habilidad que indique.

Cartas de duración

Existen dos cartas de duración y son de color naranja. Estas cartas ofrecen habilidades que afectan a futuros turnos y no se descartan en la fase de mantenimiento del jugador mientras les quede algo por hacer. Solo se descartarán en el mantenimiento del último turno en el que se hace algo.

Fin de la partida

Una partida de Dominion utilizando cartas de la expansión renacimiento acaba exactamente igual que una partida normal, es decir, cuando se acaben las cartas de provincia o cuando se agotan 3 mazos de cartas de reino. En ese momento se termina la partida y se cuentan los puntos de cada jugador.

El jugador que más puntos tenga, es el vencedor.

¿Cuál es nuestra valoración?

A estas alturas ¿Quién no conoce Dominion y sus múltiples expansiones? y ¿Quién no lo ha jugado alguna vez?

Renacimiento es la duodécima expansión del deck building por excelencia. Un juego que se ha convertido, desde que salió, y por méritos propios, en la referencia de esta mecánica y de muchos otros juegos posteriores.

Todas sus expansiones tienen como objetivo ampliar la experiencia de juego, dar más variedad a la partidas con nuevas cartas y nuevas mecánicas a base de cantidad y calidad. Algunas agregan mucha profundidad e historia, mientras que otras agregan varias capas de complejidad. Es cierto que no todas las cajas tienen el mismo éxito pero es más cierto aún que cada una tiene un conjunto de cartas que funcionan muy bien entre todas ellas, aportando cosas nuevas e interesantes.

En cuanto a su estética y su estilo artístico, Renacimiento sigue clara y lógicamente la misma tónica que toda su línea general, salvo las conocidas excepciones. Caja de 30×30 con tonos azulados, una temática que sigue acompañando, muy buenas ilustraciones, tanto en la caja como en las cartas, y una magnífica cuna para colocarlas todas en el interior. En definitiva, una clara expansión de Dominion.

Ahora bien, ¿Qué trae y qué aporta Renacimiento? Sin duda, las dos cosas más importantes de una expansión de Dominion son, por un lado, las cartas y, por otro lado, las nuevas mecánicas que las acompañan.

El juego incorpora 300 nuevas cartas a la colección y hay que tener en cuenta que no trae, al ser una expansión, las cartas básicas de monedas, de victoria ni las maldiciones. Dentro de estas 300, se incluyen las cartas de reino pero también cartas de proyecto y cartas de objetos.

Con respecto a los tipos de cartas de reino, vemos que se han incorporado 17 cartas de acción, 2 cartas de ataque, 1 de reacción, 3 de tesoro y 2 de duración.

Muchas de estas cartas de reino usan acciones o habilidades conocidas por expansiones anteriores, como las cartas de duración, cartas que se desechan una vez que se utilizan, cartas que te dan ciertas habilidades cuando las juegas pero otras cuando las consigues, cartas que reducen el coste de otras y, lógicamente, también se incluyen cartas más comunes que tienen habilidades básicas que otorgan acciones o monedas.

En cambio, algunas de estas cartas de reino incorporan una de las «nuevas» mecánicas que más nos han gustado dentro del mundo de Dominion y es la utilización de las arcas y de los aldeanos. Una mecánica muy sencilla pero tremendamente útil que consiste básicamente en poder guardar dinero o acciones para utilizarlos en algún turno posterior. Así de sencillo.

Ponemos entre comillas lo de nuevas, porque aunque el sistema de monedas ya ha sido utilizado por varias expansiones, aquí se ha ampliado y mejorado. En esta ocasión, el juego incorpora, además de unas fichas con forma de monedas metálicas, 6 tablerillos en diferentes colores, uno para cada jugador.

En la parte superior de los tablerillos nos encontramos con las arcas. Cuando una carta nos indique +X arcas, deberemos simplemente colocar X fichas en la zona del tablero correspondiente a las arcas. Esto nos permitirá, en turnos posteriores, obtener más +1 de valor por cada ficha que gastemos, cuando vayamos a realizar una compra.

Algo muy parecido ocurre con la zona de los aldeanos. Cuando una carta nos indique +X aldeanos, deberemos añadir X fichas a la zona del tablero correspondiente, permitiéndonos, en este caso, gastar en algún turno posterior, X fichas para obtener X acciones de más.

Es decir, básicamente esta mecánica nos permite ahorrar y este ahorro, tanto de dinero como de acciones, tiene un poder estratégico muy interesante ya que habrá turnos en los que necesitaremos tirar de alguno de ellos para permitirnos utilizar una nueva carta o comprarnos algo que necesitemos cuando, sin este ahorro, no podríamos.

Luego nos encontramos con las 20 cartas de proyecto. Estas cartas son únicas y permiten al jugador que pague por ellas su precio, usar la habilidad que proporcionan durante el resto de la partida. Decimos que paguen, y no que compren, porque no son cartas que nos llevamos a nuestro mazo, sino que simplemente pondremos un cubito encima de ellas para indicar que las hemos pagado pudiéndolas usar pero seguirán quedándose en el centro de la mesa para que el resto de los jugadores también las puedan adquirir.

Sus habilidades suelen ser muy útiles y, aunque varían mucho tanto en precio como en aporte, suele merecer la pena pagar por ellas. De hecho, la duda se centraría más en saber en qué momento es mejor adquirirlas que a si se debe o no hacerlo.

El juego recomienda no utilizar más de dos de estos proyectos en las partidas y se pueden emplear con partidas que ni siquiera utilicen ninguna carta de Renacimiento, cosa que se agradece mucho ya que son añadidos al juego en general y no siempre querrás jugar con cartas de esta expansión pero si podrás utilizar alguno de sus proyectos, aportando así más variabilidad a cualquier partida.

Por último, nos encontramos con las 5 cartas de objeto. Estas cartas están vinculadas a 4 personajes y solo se utilizarán en la partida si alguno de ellos es elegido como uno de los 10 conjuntos de cartas del reino para una partida.

La virtud de estos objetos es que el jugador que lo tenga en posesión ganará la habilidad pasiva que describa mientras lo tenga. Hay que tener en cuenta que son únicos y solo los puede tener un jugador, es decir, si por algún motivo, alguno de los jugadores tiene uno de ellos, pero otro jugador lo consigue, este último se lo quita y se lo queda él.

Estas habilidades van encaminadas a conseguir más cartas para tu mano, a tener más dinero o incluso a conseguir una carta de oro. Es decir, son habilidades bastante potentes que hacen que el jugador que lo tenga, parta con ventaja. Por este motivo, los jugadores harán lo imposible para irse quitando los objetos unos a otros para aprovecharse de los beneficios y que no lo haga el rival. Son divertidos y brindan una nueva forma interesante de interacción con los jugadores además de las cartas de ataque.

Con esto se termina todo lo nuevo que aporta esta expansión. Como vemos, se han añadido elementos, cierto tipo de cartas con cambios y matices divertidos, se han refinado algunas mecánicas existentes y se han añadido algunas muy interesantes, sin ser complicadas. Incluso las cartas más complejas no son difíciles de entender,  algo de lo que si adolece alguna de las otras expansiones. De hecho, son los suficientemente sencillas como para introducir con esta expansión a los nuevos jugadores de Dominion.

Por tanto, por todo lo comentado, queremos concluir que con Renacimiento nos encontramos con una de las mejores expansiones de Dominion. De hecho, creemos que puede ser la expansión que recomendaríamos para alguien que busca ampliar su colección. Puede que no sea la mejor de todas y contiene cartas con mecánicas que los veteranos reconocerán de inmediato, pero si que consideramos que es la que más ha sabido equilibrar la incorporación de nuevas mecánicas que promueven estrategias interesantes y mucha variabilidad sin dejar de ser sencillas.

En definitiva, una expansión muy sólida que crea una experiencia muy agradable para los jugadores y por lo que consideramos que es una compra segura para los amantes del juego ya que verá mesa con bastante facilidad.

Compra Dominion Renacimiento en Zacatrus!

 

Compra Dominion Renacimiento en Amazon

Rio Grande Games Dominion Renaissance-Expansión para dominó, Individual, Color 1. (Ass Altenburger RIO01417)
  • De 2 a 4 jugadores
  • A partir de 13 años
  • Ampliación de tamaño mediano con 300 tarjetas nuevas y bandeja de almacenamiento
  • Nuevos tipos de cartas con nuevos principios del juego: artefactos y proyectos
  • 12. Ampliación al juego del año 2009

 

 

Última actualización el 2022-06-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.