Menú Cerrar

Origins: Los primeros constructores

¿Y si las historias más descabelladas sobre los primeros pasos de la humanidad fueran ciertas? ¿Y si una poderosa y benévola civilización espacial fue la que nos impulsó a emprender el camino a la grandeza? ¿Y si nuestro empeño por destacar y mejorar, con la ayuda de conocimientos arcanos y alienígenas, fue lo que realmente forjó nuestra historia y cultura?

¿Y si tú pudieras ser parte de estos grandes acontecimientos?

Así se presenta Origins: First Builders, un eurogame de construcción de ciudades y colocación de trabajadores, creado por Adam Kwapinski, ilustrado por Zbigniew Umgelter y Aleksander Zawada, editado por Board&Dice, que nos trae Maldito Games a España.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 1 tablero principal
  • 4 tableros de jugador
  • 49 dados
  • 24 bases de población
  • 4 miniaturas de arconte
  • 20 fichas de jugador
  • 100 losetas
    • 75 de edificios
    • 4 de ágora
    • 4 de palacio
    • 12 de zodiaco
    • 5 de bonus
  • 61 cartas
    • 45 de distrito
    • 12 de zodiaco
    • 4 de ayuda
  • 80 fichas de recursos
  • 5 naves nodrizas
  • 60 discos (12 de cada color)
  • 20 tokens de superioridad
  • 1 marcador de baluarte
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Vinieron a este planeta y te eligieron a ti. Elevaron a tu pueblo y prometieron gran prosperidad. Proporcionaron la sabiduría y los recursos para construir sus ciudades por las nubes. Te enseñaron los caminos de la cultura, la ciencia y la guerra. Prometieron conocimientos para todos los que estuvieran dispuestos a aprender. Ven, Arconte, guía a tus ciudadanos a la victoria, bajo la atenta mirada de los constructores, nuestros benefactores de más allá de los cielos.

En Origins: First Builders, los jugadores representan a unos arcontes, representantes de una poderosa y antigua raza espacial que visita la Tierra con el objetivo de guiar a la población, influir en la construcción de edificios y monumentos, hacerte escalar los tres poderosos templos del zodiaco y hacerte participar en una carrera armamentística contra tus rivales. Todo ello para dejar la mayor huella en la historia de la humanidad.

¿Cómo se juega?

Preparación

  1. Colocad el tablero principal en el centro de la mesa.
  2. Dejad todos los recursos (oro, sabiduría, comida y piedra) y dados de ciudadano al alcance de todos los jugadores formando una reserva común. En función del número de jugadores, dejad en la caja 0, 1 o 2 dados de ciudadano de cada color (4, 3 y 2 jugadores respectivamente).
  3. Mezclad las losetas de acciones de bonificación y colocad una, de forma aleatoria, en cada uno de los lugares de encuentro del tablero.
  4. Colocad las fichas de naves nodrizas en los lugares correspondientes del tablero de tal forma que coincida su color con el color de la loseta de acciones de bonificación y por el valor 1.
  5. Barajad todas las cartas del Zodíaco. Sacad y colocad al azar y boca arriba una sobre cada track del templo.
  6. Separad por colores y mezclad las losetas de edificio y colocadlas en cinco pilas, boca abajo, en el tablero principal.
  7. Sacad la loseta superior de cada pila, barajadlas y colocadlas boca arriba en cada uno de los espacios del mercado del tablero. Por último, dad la vuelta a la primera loseta de cada pila de losetas de edificios, dejándolas visibles en lo alto de su pila.
  8. Coged 1 dado de ciudadano de cada uno de los cinco colores y lanzadlos. Si saliera un 6, volved a lanzar dicho dado. Colocad dichos dados en su lugar correspondiente del tablero, comenzando por el número más bajo en el espacio más a la izquierda y completando la fila con resultados ascendentes. En caso de empate, colocad primero el dado cuyo color coincide con el color de la loseta que se sitúe más abajo en el mercado.
  9. Lanza tantos dados blancos de orador como jugadores haya y colócalos en su lugar correspondiente del tablero.
  10. Barajad las cartas de distrito y robad tantas cartas como jugadores haya + 2. Colocad dichas cartas cerca del tablero y poned dos fichas de oro encima de cada una de ellas.
  11. Coged un disco de torre de cada color y colocadlos en sus respectivos lugares de la torre del tablero.
  12. Para cada torre que se muestra en una carta de distrito, se añade un disco de torre adicional en el color correspondiente.
  13. Cada jugador elige un color y coge:
    1. Un disco de torre sin usar de cada color. Se devuelven todos los que queden a la caja.
    2. Un tablero de jugador.
    3. Todas las bases de su color.
    4. El meeple de arconte de su color.
    5. Una carta de ayuda.
    6. Un recurso de cada tipo (1 oro, 1 piedra, 1 comida y 1 sabiduría).
    7. Una loseta de Ágora y otra de Palacio.
  14. Cada jugador debe colocar sus bases en los siguientes espacios:
    1. 3 bases en tres espacio de su registro de población de su tablero de jugador.
    2. 2 bases de población junto a su tablero de jugador.
  15. Cada jugador ahora debe colocar su loseta de Ágora y debajo la de Palacio junto a su tablero de jugador y coloca sus discos de torre en cada espacio correspondiente de su loseta de Palacio.
  16. Se elige el jugador inicial que recibe la ficha de baluarte.
  17. Por orden, todos los jugadores colocan su disco en el inicio del track militar.
  18. Coged 2 dados de ciudadanos de cada color (2 rojos, 2 morados, 2 azules, 2 amarillos y 2 naranjas) y lanzadlos sin que pueda quedarse ningún seis como resultado.
  19. Por orden y empezando por el primer jugador y yendo en el sentido de las agujas del reloj, cada jugador elige 1 dado de ciudadano. Después, por orden inverso, cada jugador vuelve a escoger uno de los dados restantes. Por último, cada jugador coloca sus dos dados de ciudadano en la parte superior de sus 2 bases de población iniciales, convirtiéndose así ambos dados en dos hombres libres.

Una vez realizados todos estos pasos, los jugadores están listos para comenzar.

Conceptos básicos

Hay una serie de conceptos importantes en torno a los cuales gira el juego y que conviene mencionar antes de ver cómo se juega:

Recursos básicos y oro

Hay tres recursos básicos en el juego: piedra, comida y sabiduría.

El oro es otro recurso que se puede gastar en lugar de cualquiera de los otros tres. Además, cada oro que sobre se convertirá en un punto de victoria al final de la partida.

Expandir la ciudad

Cada jugador comienza con una ciudad que consta de solo dos losetas de edificio: el ágora y el palacio.

A medida que va avanzando el juego, las ciudades irán creciendo tanto en tamaño como en fuerza según se vayan agregando nuevas losetas de ciudad.

Una vez que se consigue una loseta de ciudad, ésta se debe colocar inmediatamente. Una vez que se coloque, se podrá realizar su habilidad especial. Ésta habilidad también podrá volver a ser ejecutada en el momento en el que se cierra el distrito al que pertenece dicha loseta y con un dado de ciudadano que coincida en color.

Un distrito es un bloque de edificios construidos colocados en 2×2. Cuando se cierra un distrito, el jugador podrá colocar uno de sus dados de ciudadano disponible en el centro de dicho bloque para ejecutar la habilidad de los edificios que lo forman que coincidan en color con el dado.

Si, además, el patrón de los edificios de un distrito coincide con el patrón que muestra una de las cartas de distrito disponible, el jugador ganará puntos de victoria adicionales.

También hay que tener en cuenta que, al final de la partida, se ganarán puntos de victoria utilizando el valor de los dados colocados en los distritos multiplicado por la altura de la torre del palacio coincidente con el color del dado.

Track militar

El track militar se encuentra en el centro del tablero y mide la fuerza militar de cada jugador.

Diferentes efectos del juego pueden hacer que un jugador suba en este track o incluso atacar a otros jugadores.

Subir por el track mejora las recompensas que recibe un jugador cuando ataca y aumenta sus posibilidades de convertirse en el primer jugador. En cambio, atacar le otorga la bonificación que se encuentra impresa junto a la casilla que ocupa su disco militar y le da puntos de victoria.

Trabajadores

Los trabajadores son los que permiten realizar a los jugadores una parte importante de las acciones disponibles del juego. Están divididos en tres categorías:

  • Hombres libres
  • Oradores
  • Arcontes

Hombres libres

Un hombre libre consiste en un dado de ciudadano con una base de población del color del jugador. Cada hombre libre tiene un valor y un color.

Todos los jugadores comienzan con dos hombres libres tras el draft de dados de ciudadanos que se ha realizado durante la preparación y han sido colocados en sus bases de población.

Siempre que se realice alguna acción con uno de estos hombres libres hay que mover el dado y la base. Si una acción o efecto se refiere específicamente a un dado de ciudadano, entonces sólo se utiliza el dado de ciudadano (y no la base de población).

Oradores

Los oradores, representados por los dados blancos, son trabajadores temporales que un jugador puede controlar a través de una acción de bonificación. En el momento en el que el jugador utiliza al orador en alguna de las acciones, lo pierde. Estos dados no se colocan en las bases y no tienen color, solo tienen un valor.

Arcontes

A diferencia de los hombres libres y de los oradores, un arconte no tiene ningún valor y por tanto ignora las restricciones basadas en ellos. Un arconte tampoco tiene color pero puede ganar uno o más colores durante el juego.

Cartas del zodiaco y templos

El tablero cuenta con un área de templos que se divide en tres tracks diferentes. Cada uno de estos tracks pertenece a un templo específico: el del bosque, el de la montaña y el del mar. Estos tracks otorgan puntos de victoria al final de la partida pero solo a los dos tracks más bajos.

Durante la preparación de la partida, tanto la carta del zodiaco como su correspondiente loseta de templo, se han asignado aleatoriamente a cada uno de los templos. Estas cartas ofrecen una habilidad única al que las tenga.

Desarrollo de la partida

Origins: First Builders se juega en varias rondas hasta que se active una de las condiciones de final de partida.

Durante una ronda, comenzando por el jugador inicial y yendo en el sentido de las agujas del reloj, los jugadores se turnan para realizar diferentes acciones. Cuando todos los jugadores pasan, se termina la ronda y si las condiciones de final de partida aún no se han cumplido, el juego continúa con otra ronda más.

Acciones

En su turno, el jugador debe realizar una de las siguientes acciones:

  • Visitar un sitio de encuentro
  • Cerrar un distrito
  • Construir un nivel de la torre
  • Aumentar la población
  • Pasar

Visitar un sitio de encuentro

Visitar sitios de encuentro con los trabajadores permite ganar recursos, conseguir dados adicionales o incluso avanzar por los tracks de los templos o del track militar. Estos espacios son ilimitados y por tanto, los jugadores pueden colocar a sus trabajadores en cualquier lugar de encuentro independientemente de cuántos trabajadores ya estén en dicho lugar.

Para realizar la acción, el jugador debe coger a uno de sus hombres libres, a un orador que esté bajo su control o a su arconte y deberá colocarlo en uno de los sitios de encuentro que desea utilizar y comparar el valor del dado con el valor del lugar de encuentro:

  • Si el valor de su dado es igual o superior al valor del sitio de encuentro, puede realizar la acción.
  • Si el valor de su dado es menor que el valor del sitio de encuentro, debe pagar la diferencia en sabiduría. Si no quiere o no puede pagar la diferencia, no puede realizar la acción.
  • Si se coloca al arconte, se ignora el valor del sitio de encuentro y el jugador podrá hacer la acción.

Una vez que se haya colocado al arconte, al hombre libre o al orador, se le debe sumar 1 al valor del sitio de encuentro.

A continuación, el jugador debe seleccionar una de las acciones disponibles y ejecutarla. Además, si el color del dado coincide con el color de la loseta de bonus, también puede realizar dicha acción, pudiendo elegir resolverse antes o después de la acción principal. En el caso de que se envíe a un hombre libre con valor de 6 a uno de los sitios de encuentro, el jugador puede resolver las dos acciones principales del lugar.

Acciones en los lugares de encuentro

En función del símbolo de las losetas de acción que hay en el lugar de encuentro que visiten los jugadores, pueden realizar alguna de las siguientes acciones correspondientes a dichos símbolos:

  • Obtener recursos
  • Moverte en el track militar
  • Comprar un edificio
  • Avanzar por el track del templo
  • Ganar un dado de ciudadano
  • Pagar comida para aumentar el valor de un hombre libre o moverlo por el track militar

Obtener recursos

Se obtienen tantos recursos como aparezcan en la loseta de acción del lugar de encuentro, pudiendo recibir:

  • 3 de piedra
  • 3 de alimento
  • 3 de sabiduría
  • 1 recurso elegido y 1 oro
  • 1 alimento, 1 piedra y 1 sabiduría

Moverte en el track militar

El jugador moverá su disco de fuerza militar por el track militar tantas casillas como movimientos estén permitidos.
Los discos de un jugador pueden adelantar y ocupar el mismo espacio que los discos de otros jugadores sin problema. En el caso de que compartan espacio, el disco que se está moviendo es el que debe ponerse encima de los discos del resto de jugadores. Esto permite determinar el orden de los jugadores en cada ronda.

Siempre que el disco pase por una ficha de superioridad impresa en el track, el jugador recibe una ficha de superioridad. Estas fichas permiten realizar, una vez por turno, una acción adicional.

Siempre que un efecto permita realizar un ataque, se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Obtener el bonus impreso en el tablero al lado del espacio que el disco del jugador ocupe en el track militar.
  2. El jugador recibe 1 punto de victoria por cada disco que tenga menos fuerza militar en el track y 1 punto de victoria por cada símbolo de ficha de superioridad que el disco del jugador haya traspasado.

Comprar un edificio

Cuando una acción o cualquier efecto del juego permite comprar una loseta de edificio, el jugador debe:

  1. Seleccionar la loseta de edificio del mercado de edificios que desea comprar.
  2. Pagar el coste de sabiduría correspondiente al lugar que ocupa dicha loseta.
  3. Pagar el coste de piedra de la loseta seleccionada.
  4. Coger la loseta y colocarla en su ciudad.
  5. Mover todas las losetas de edificio del mercado hacia arriba de tal forma que el último espacio quede vacío.
  6. Coger una nueva loseta de edificio de la parte superior de la pila que coincida en color con la loseta que se acaba de comprar y darle la vuelta a la loseta siguiente de dicha pila.

Siempre que se consiga una nueva loseta de edificio, el jugador debe añadirla inmediatamente a su ciudad. Esta debe colocarse de tal forma que sea adyacente a una loseta ya construida en su ciudad y que no se superponga a ninguna otra loseta. Una vez colocada, el jugador puede realizar la habilidad que le otorga dicho edificio.

Construir la loseta como una granja

Cuando un jugador compra una loseta de edificio tiene la opción de construirla como granja. En ese caso, el jugador no pagará ningún coste por la loseta que seleccione y para colocarla en su ciudad le dará la vuelta. Esta loseta se considera que no tiene ni color ni habilidad especial.

Avanzar por el track del templo

El jugador paga 1 de piedra y puede mover uno de sus discos del zodiaco dos casillas y obtener inmediatamente la carta del zodiaco del templo.

Ganar un dado de ciudadano

Se puede coger un dado de ciudadano del mercado. En este caso, el jugador debe:

  1. Escoger el dado de ciudadano que quiera del mercado.
  2. Pagar el coste en sabiduría en función del lugar que ocupe dicho dado.
  3. Coger el dado y, sin cambiarlo de valor, ponerlo en una de las bases de población que tenga vacía.
  4. Mover los dados del mercado hacia la izquierda de tal forma que se quede vacío el hueco de la derecha.
  5. Coger un nuevo dado de la reserva, lanzarlo (relanzarlo si sale el número 6) y colocarlo en dicho espacio vacío.

En el caso de que no se tenga una base de población vacía, el jugador no podrá coger un nuevo dado.

Pagar comida para aumentar el valor de un hombre libre o moverlo por el track militar

Este lugar, permite al jugador pagar de 1 a 3 de alimento para escoger una de las siguientes opciones:

  • Aumentar el valor de uno de sus hombres libres a razón de 1 punto por comida gastada.
  • Mover tantas casillas por el track militar como comidas haya pagado.

Losetas con acciones de bonus

Siempre que un jugador coloque un hombre libre que coincida con el color de la ficha de la acción de bonificación, también podrá realizar su acción de bonificación.

Dependiendo del color, estas acciones permiten al jugador:

  • Azul: Pagar una piedra para moverse un espacio por el track del templo.
  • Morado: Pagar una comida para comprar un edificio.
  • Rojo: Pagar una sabiduría para o moverse un espacio por el track militar o para atacar.
  • Naranja: Coger un orador disponible del mercado.
  • Amarillo: Obtener un recurso básico que se elija.

Cerrar un distrito

Como acción, un jugador puede tomar la decisión de cerrar un distrito de su ciudad. Realizar esta acción permite ganar puntos de victoria, obtener oro o conseguir bonus adicionales.

Para cerrar un distrito el jugador debe:

  1. Seleccionar a un hombre libre de su zona de juego y colocar el dado de ciudadano en el asiento de poder del distrito que se quiere cerrar, es decir, en el hueco que se encuentra entre las 4 losetas de edificio que forman el distrito. La base de población se queda en su lugar para poder recibir otro dado de ciudadano.
  2. Activar todos los edificios que sean adyacentes al asiento de poder y que compartan el color con el dado de ciudadano que se ha colocado.

Si el distrito que se cierra cumple alguno de los patrones de alguna de las cartas de distrito disponibles, el jugador recibe los puntos de victoria que indique y el oro que se pueda encontrar encima de la carta.

A lo largo de la partida, un mismo jugador puede hacer coincidir más veces el patrón de una misma carta con más distritos de su ciudad. La primera vez que lo haga ganará la cantidad más alta de puntos de victoria y a partir de la segunda vez, el valor de puntos más bajo.

Construir un nivel de torre

Las torres otorgan puntos de victoria adicionales al final de la partida en función de la altura del color de la torre y el color correspondiente a los dados situados en los asientos de poder.

Para construir un nivel en la torre de cualquier color, el jugador debe seleccionar uno de los discos de torre que aún estén disponibles en la reserva y pagar la cantidad de oro equivalente a la altura de la torre al que está expandiéndose. Una vez pagado, se coloca dicha ficha encima del resto de fichas del mismo color de la loseta de palacio.

Aumentar la población

Si un jugador quiere aumentar su fuerza de trabajo con nuevos hombres libres, necesita tener disponible una base de población y conseguir un nuevo dado de ciudadano.

Tener bases de población libres se pueden conseguir de dos formas: o bien se ha utilizado uno de los dados de ciudadano en un asiento de poder, dejando la base libre o se puede obtener una nueva base pagando su coste correspondiente de comida, impresa en el tablero de jugador.

Si se construyen todas las bases de población, el jugador consigue 10 puntos de victoria.

Pasar

Cuando un jugador no puede o no quiere realizar otra acción puede pasar, perdiendo así toda posibilidad de realizar más acciones durante la ronda actual.

Si decide pasar, el jugador debe coger a su arconte y a todos sus hombres libres del tablero e incrementar su valor en 1 número. Si el valor actual ya es de 6, entonces ese dado de ciudadano se convierte en consejero.

Consejeros

Siempre que un dado de ciudadano pase del 6 se convierte en consejero y el jugador deberá colocar el dado en el espacio correspondiente al track de consejeros del tablero del jugador, dejando así libre la base de la población que estaba usando como hombre libre que era.

Cuando otro dado de ciudadano se convierte en consejero, si es de otro color de los que ya se encuentran allí, se coloca en el siguiente espacio del track. Si por el contrario, el color coincide con uno de los consejeros que ya se encuentran allí, dicho dado le otorgará al jugador tantos puntos de victoria como indique la casilla del consejero situado más a la derecha.

Habilidad especial de los arcontes

Al comienzo del juego, los arcontes se considera que no tienen color. Sin embargo, cada consejero que haya en el tablero de jugador añade su propio color al arconte, permitiendo así realizar las acciones de las losetas de bonificación.

Gastar tokens de superioridad

Cuando un jugador realiza una acción que no sea pasar, puede gastar inmediatamente una ficha de superioridad para realizar otra acción, incluso si acaba de obtener la ficha de superioridad en ese mismo turno.

Final de ronda

Una vez que todos los jugadores hayan pasado, la ronda actual termina y se realizan las siguientes acciones:

  1. Devolved todos los dados de oradores que se han jugado esta ronda al mercado de oradores sumándoles 1 a su valor (si su valor era 5, se relanza el dado).
  2. El jugador que tenga la ficha del track militar más alejada, recibe la ficha de baluarte de primer jugador.
  3. Se retroceden todas las fichas del track militar hasta que sean adyacentes al símbolo de ficha de superiorida más cercano.
  4. Comenzando con el templo del bosque y hacia la derecha, dad la carta de zodiaco correspondiente al jugador que tiene el disco del zodiaco más alta en el track de dicho templo.
  5. Comprobad si se cumplen las condiciones de final de partida. Si se cumple alguna de ellas, la partida termina inmediatamente. De lo contrario, se juega una nueva ronda empezando por el nuevo jugador inicial que es quien tiene la ficha de baluarte.

Fin de la partida

El juego termina al final de la ronda en la que se cumplan una o más de las condiciones siguientes:

  • Algún jugador ha conseguido mover a lo alto de cada track de templo sus fichas del zodiaco.
  • No hay más oro en ninguna de las cartas de distrito.
  • Quedan tres o menos colores de discos de torre en la reserva.
  • No queda ningún dado de ciudadano del color necesario para añadir al mercado de ciudadanos.

Una vez que se termina la partida, se determinan los puntos de cada jugador en función de las siguientes situaciones:

  • 1 punto de victoria por cada oro sobrante.
  • Tantos puntos de victoria como el valor impreso al lado del consejero situado más a la derecha del track de consejeros.
  • Tantos puntos de victoria como puntos indiquen las casillas donde se encuentran los discos del zodiaco de los dos tracks más bajos. Es decir, se excluye el disco del track que más lejos ha llegado.
  • Por cada dado de ciudadano situado en un asiento de poder, se reciben tantos puntos de victoria como el valor del dado multiplicado por la altura de la torre de la loseta de palacio coincidente en color.

El jugador con más puntos de victoria es el ganador. En caso de empate, el ganador será quién tenga más losetas de edificio en su ciudad. Si el empate persiste, comparten la victoria.

Modo solitario

El juego en solitario se juega de la misma forma pero aplicando los siguientes cambios:

  • Coge los componentes para un jugador y coge otro disco más de otro jugador y colócalo en la casilla inicial del track militar.
  • Coloca 3 cartas de distrito en el mercado y pon 2 de oro en cada una de ellas.
  • En lugar de hacer el draft de dados iniciales, simplemente lanza un dado de cada color (si sale un 6 relánzalo), descarta los dos dados más altos y de los tres que quedan, elige 2.
  • Siempre que visites un sitio de encuentro, debes aumentar el valor de dicho sitio y el de uno de sus vecinos, sin poder aumentar el valor de un 6 de uno de estos.
  • Puedes gastar una ficha de superioridad para no aumentar los sitios de encuentro cuando los visitas (ni el que activas ni ninguno de los vecinos). Esto reemplaza el uso habitual de Fichas de superioridad.
  • La partida finaliza en la ronda 5 y por tanto no se tienen en cuenta las condiciones normales de fin de partida.
  • Al comienzo de la segunda ronda, mueve el otro disco militar hasta el último espacio antes de la segunda ficha de superioridad. Al comienzo de la tercera ronda, muévela al último espacio antes de la tercera ficha de superioridad, etc. Durante tus ataques compara con este disco, como si fuera un segundo jugador.
  • Al final de cada ronda, devuelve al tablero y al azar todas menos una de tus cartas de bonificación del zodiaco.
  • Comprueba las siguientes condiciones:
    • La ficha de bonificación roja está en el primer sitio de encuentro.
    • La ficha de bonificación violeta está en el segundo.
    • La ficha de bonificación azul está en el tercero.
    • La ficha de bonificación naranja está en el cuarto.

Ganas la partida si al final de la quinta ronda tienes al menos 180 puntos, más 20 más por cada uno de las anteriores condiciones cumplidas.

¿Cuál es nuestra valoración?

Con Origins: First Builders estamos ante un euro city build de gestión y colocación de trabajadores. Una apuesta muy interesante de la famosa editorial Board&Dice y que nos traerá en castellano Maldito Games para eliminar la pequeña dependencia que tiene el juego del idioma.

Con unas reglas muy bien estructuradas y un poco más sencillas de lo que puedan parecer en un principio al ver la buena cantidad de páginas que trae el manual, vemos que estamos ante un juego que a simple vista llama mucho la atención. Sin duda, una de las primeras cosas por lo que lo hace es por la caja del juego.

Caja de tamaño estándar de 30×30 con una ilustración envolvente por los laterales que no deja indiferente a nadie. Muy llamativa, colorida y detallada, en la que, de un vistazo, ya podemos darnos cuenta de que estamos ante un euro de construcción de ciudades. Es cierto que este tipo de juegos está muy explorado dentro del mundo de los juegos de mesa, pero la temática le sienta bastante bien y le da un aura de cierto misterio, no al juego en sí, sino a su ambientación.

En cuanto a componentes el juego está cargado de ellos y hay que decir antes de entrar en detalles que la calidad de todos ellos es muy elevada. Obviamente uno de los que más destaca es su tablero de cuatro alas y de una sola cara. Es cierto que no es que brillen las ilustraciones que vemos en él, pero si que es un tablero muy funcional y que organiza bien los diferentes lugares que lo componen. Algo parecido ocurre con los cuatro tablerillos de cada jugador. Todos son iguales salvo por la ilustración y en ellos se encuentran los diferentes huecos donde se alojarán los dados y bases de población de cada jugador.

Luego nos encontramos con otros tres grandes componentes del juego: las cartas, las losetas y los dados.

Las cartas son de pequeño tamaño y se dividen en dos grandes grupos: primero tenemos las cartas de distrito, que tienen una ilustración en el reverso que nos ha gustado mucho y son las que mostrarán los patrones que los jugadores deberán conseguir en su ciudad para ganar puntos de victoria y luego tenemos las cartas del zodiaco, que muestran las diferentes constelaciones y que permitirán a los jugadores que las posean, obtener sus beneficios.

Las losetas representan estos diferentes edificios que los jugadores podrán ir construyendo. Por un lado de la loseta se muestran en todas una granja y por el otro lado de la loseta se muestra un edificio con un color y con una habilidad específica que podrá ejecutar el jugador en dos momentos dados, uno al colocar el edificio en su ciudad y otro si cumple la condición requerida cuando se cierre el distrito al que pertenece dicha loseta.

Por último, dentro de estos tres componentes, nos encontramos con las estrellas del juego, los dados. Dados clásicos de 6 caras, cuadrados y en 6 colores diferentes. 5 de estos colores representan a los diferentes ciudadanos de la población de los jugadores y los dados blancos, que representan a los oradores, se usarán en la partida como trabajadores temporales.

Otro de los componentes que no podemos dejar de destacar son las miniaturas de los arcontes. A nosotros siempre nos gusta la inclusión de minis dentro de los juegos, aunque sean euros. Les da un toque más personal y hacen que los juegos sean un poquito más inmersivos. En este caso, cada jugador contará con una de estas miniaturas que se usarán, al igual que los dados, como trabajadores, pero en este caso unos trabajadores especiales que les dan una importancia y una utilidad significativa. Para empezar, porque los arcontes pasan olímpicamente de las restricciones del valor de los sitios de encuentro y segundo e igual de importante, es porque el color de este trabajador podrá ser del color de cualquier dado de asesor que tenga el jugador en su tablero personal, convirtiéndolo a la vez en un trabajador poderoso y versátil.

Para terminar, nos encontramos con más componentes como son las bases de la población, que son también elementos en 3d, los diferentes tokens, discos, marcadores y fichas de recursos necesarios para el desarrollo del juego y que están a la altura de la calidad del resto de los componentes.

Una vez que entramos en el cómo se juega, vemos que estamos ante un juego en el que destacan, por encima del resto, las mecánicas de gestión y colocación de los famosos trabajadados, es decir, de trabajadores, pero que en este caso están representados por los diferentes dados.

El juego consiste en que los jugadores deberán ir realizando diferentes acciones con el objetivo de conseguir la mayor cantidad de puntos haciendo prosperar a su población y a su ciudad. Ésta prosperidad se consigue realizando diferentes acciones y, sobre todo, utilizando a los mencionados trabajadores que son los que van a ir realizando la mayoría de las acciones disponibles que el jugador puede realizar en su turno.

Cada jugador cuenta desde el principio con dos dados, elegidos a través de un draft en la preparación del juego, y que se colocarán encima de dos de sus bases de población dentro de su tablero de jugador. Es muy importante distinguir el concepto de ciudadano y hombre libre que el juego utiliza para el desarrollo de la partida. El ciudadano es el dado, que tiene un color y un valor, mientras que el hombre libre es la combinación de dicho dado con una base de población. Esto es debido a que el dado, es decir, el ciudadano, podrá utilizarse por sí solo en algún momento del juego, como para cerrar distritos o para convertirse en asesores, mientras que para poder realizar otro tipo de acciones básicas, será necesario utilizar al hombre libre.

Para entenderlo mejor, hay que explicar que el juego se desarrolla a través de una serie de rondas hasta que se desate el final de partida. En estas rondas, los jugadores irán realizando diferentes acciones hasta que pasen. Una vez todos han pasado, se termina la ronda, se comprueba el final de partida y sino se han cumplido ninguna de las condiciones de final de partida, se juega una nueva ronda.

Ahora bien, en cada turno de la ronda, cada jugador irá realizando una acción de cuatro posibles (además de la mencionada pasar): Visitar un sitio de encuentro, cerrar un distrito, construir un nivel de la torre o aumentar la población.

Las tres últimas son las más sencillas y directas. Por un lado, aumentar la población consiste básicamente en comprar una nueva base que tengamos disponible aún en nuestro tablero de jugador y pagando su coste creciente correspondiente para que podamos combinar en un futuro otro dado de ciudadano más y tener así un hombre libre extra.

Cerrar un distrito consiste en colocar un dado de ciudadano en el hueco central que forman cuatro losetas de edificio, colocadas en 2×2, que tengamos en nuestra ciudad. Esto nos permite tres cosas fundamentales. Primero podremos activar todas las habilidades de las ciudades de dicho distrito que sean coincidentes con el color del dado empleado para cerrarlo. Segundo, si cumplimos alguno de los patrones mostrados en las cartas de distrito en juego, ganaremos suculentos puntos y tercero, el dado que se ha utilizado nos proporcionará puntos al final de la partida en función de su valor y de la altura de la torre que coincida en color.

Construir un nivel de torre permite al jugador comprar un disco del color que elija, dentro de los disponibles, y aumentar la torre que se aloja en la loseta de palacio de su ciudad de dicho color. Cuánto más alto se construya un color, más caro será comprar el disco, pero cuánto más alta sea la torre, mayor será la cantidad de puntos que el jugador consiga al final de la partida ya que dicha altura se utiliza de multiplicador de puntos con los dados que se hayan utilizado para cerrar un distrito.

La cuarta acción que hemos dejado para el final, visitar un sitio de encuentro, es la que más chicha tiene. Para realizar esta acción, recurriremos a los hombres libres. Cuántos más tengamos, más acciones de este tipo podremos hacer durante una ronda. Visitar un lugar de encuentro consiste en mover a uno de nuestros hombres libres a alguno de los cinco sitios disponibles y ejecutar alguna de las acciones que se muestran en las losetas de acciones de dichos lugares, si es que cumplimos el requisito.

Este requisito consiste en que el valor del dado de nuestro hombre libre debe ser superior al valor de la nave nodriza de dicho lugar en ese momento. Si es que si, se podrá realizar alguna de las acciones básicas de dicho lugar. Si es que no, para poder realizar alguna de las acciones, se deberá pagar en sabiduría la diferencia que hubiera. Además, si el dado que se utiliza es del mismo color que el del lugar de encuentro, entonces el jugador podrá realizar la acción de bonificación del color correspondiente.

Esta gestión de los dados y lugares de encuentro con los valores y colores es muy interesante y tiene mucha más enjundia de lo que parece porque es lo que nos irá permitiendo hacer, o no, muchas de las acciones que vamos a ir necesitando para avanzar en el juego. Además, una vez que un jugador ha utilizado un lugar de encuentro, entonces el valor de dicho lugar se incrementa en uno, haciendo que sea aún más difícil conseguir hacer dicha acción en el futuro.

Obviamente, las acciones que nos permiten hacer los diferentes sitios son muy variopintas y, sin entrar demasiado en detalle de lo que ya viene explicando en el cómo se juega, podemos resumir que es donde podremos ir obteniendo los recursos, nos permitirán comprar losetas de ciudad, adquirir nuevos dados de ciudadano, avanzar por los diferentes tracks del zodiaco o el track militar, realizar ataques, aumentar el valor de los dados, conseguir dados de oradores… en fin, un montón de posibilidades que hay que saber gestionar y planificar bien para poder obtener la mayor cantidad de puntos posibles.

Como vemos, la gestión de los dados tiene mucha miga y más teniendo en cuenta que, además de todo lo ya comentado, los dados de ciudadano también tienen otra gestión muy importante y es que cuando un dado pasa del 6, el dado de ciudadano se convierte en asesor y se coloca en un track específico dentro del tablero del jugador. Estos asesores sirven, además de para darle el color del asesor al arconte, para obtener una buena cantidad de puntos cada vez que se convierta en asesor otro dado del mismo color de los que ya son asesores y también puntos de victoria en el final de partida.

También conseguiremos muchos puntos utilizando tanto el track militar, donde obtendremos diferentes bonificaciones y tokens de superioridad que nos permitirán realizar acciones extra, como utilizando los distintos tracks del zodiaco… en fin, como vemos una de las virtudes de este juego es que hay múltiples formas de conseguir puntos y hay que saber muy bien la estrategia que quieres desempeñar para saber cómo maximizarlos con cada acción.

Por otro lado, el juego termina por múltiples razones. Estas son: si se agotan los dados de un color, un jugador llega al máximo en los 3 tracks del zodiaco, no hay más oro sobre las cartas de patrones o se agotan 3 colores de discos en la reserva de discos de torre. Esto hace que puedas intuir pero que no tengas muy claro si habrá o no otra ronda más después de la que estás jugando, creciendo así la tensión en la toma de decisiones para saber qué acciones conviene hacer durante la actual ronda.

Una vez se desencadene el final de la partida, simplemente, lo único que queda es recontar los puntos que cada jugador ha conseguido por sus múltiples vías y quién más tenga, se convierte en el vencedor.

Con respecto a la escalabilidad, el juego va de 1 a 4 jugadores, es decir, incluye modo solitario, y funciona muy bien a cualquiera de sus números. Especialmente esto es debido a la escasa interacción que hay entre los jugadores más allá de coger los dados o los edificios del mercado, el aumento del valor de los sitios de encuentro cada vez que lo visiten alguno de nuestros rivales o compitiendo con ellos en los tracks del zodiaco o el militar.

No es uno de estos juegos multisolitarios ni mucho menos, pero si que tienes la sensación de poder estar tranquilo gestionando las losetas de tu ciudad y haciendo tus cosas sin que el resto de jugadores pueda fastidiarte y que simplemente estás compitiendo contra ellos en ciertos puntos del mapa. Además, el modo solitario, en el que varían algunas pequeñas cosas que hay que tener en cuenta, también es muy solvente y desafiante.

El factor rejugabilidad es otra de sus características más notables. Sin perder un ápice de la misma jugabilidad durante diferentes partidas, al comienzo de cada una se sacan y se colocan al azar muchos de sus componentes. Las cartas del zodiaco, las cartas de distrito, los diferentes mercados (edificios, dados de ciudadano y dados de oradores) e incluso los colores de los diferentes sitios de encuentro son distintos en cada una de las partidas, dando un toque de variabilidad que se agradece mucho al cabo de varias partidas.

En definitiva, y para ir cerrando nuestra valoración queremos decir que con Origins: Primeros constructores estamos ante un juego que parte con una mecánica de gestión y colocación de dados que aparenta ser sencilla pero que esconde mucha más estrategia y profundidad de lo que parece. Un juego en el que hay muchas cosas que se pueden hacer, muchas formas de conseguir puntos y en el que tendremos que saber como optimizar nuestras decisiones sobre las acciones a realizar para conseguir ser mejor que nuestros rivales.

Una escalabilidad perfecta, con modo solitario incluido, una buena rejugabilidad y una magnífica producción, lo avalan como un juego que los amantes de los euros van a disfrutar.

Compra Origins: Los primeros constructores en Zacatrus!

 

Compra Origins: Los primeros constructores en Amazon

 

 

Última actualización el 2022-06-30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.