Menú Cerrar

Amazonia

Compite para crear la selva más pródiga en la que crezcan los árboles más altos y exuberantes plantas selváticas capaces de atraer la mayor diversidad de vida salvaje

En este sencillo juego para dos jugadores deberás aceptar o rechazar cartas de selva bajo la espesura de las frondas,  ¡Selecciónalas muy bien!

Así se presenta Amazonia, un juego de cartas creado por Tim Eisner, ilustrado por Vincent Dutrait y que nos trae la editorial Devir a España en perfecto castellano.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 183 cartas
    • 4 de tronco inicial
    • 140 de selva
      • 112 básicas
      • 28 avanzadas
    • 21 de semilla
    • 5 de estación/crecimiento
      • 3 básicas
      • 2 variantes
    • 11 de estación cambiante
    • 2 de ayuda
  • 64 fichas
    • 50 de puntos
    • 4 de premios
    • 10 de fauna
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Amazonia es un juego en el que los jugadores compiten para ver quién es capaz de hacer que su selva medre más.

El ecosistema de los bosques lluviosos está lleno de simbiosis y debes hacer que crezcan árboles altos y exuberantes plantas selváticas para atraer la mayor diversidad de vida salvaje. Si seleccionas cuidadosamente lo que crece en tu selva, puedes conseguir el equilibrio ideal de flora y fauna y lograr así un ecosistema próspero.

¿Cómo se juega?

Preparación para dos jugadores

Para preparar una partida para dos jugadores sigue los siguientes pasos:

  1. Coloca las cartas de estación/crecimiento en el centro de la mesa tal y como se indica.
  2. Deja todas las fichas de puntos, de fauna y de premios al alcance de los jugadores.
  3. Baraja todas las cartas de semilla y forma un mazo de robo en el centro de la mesa al lado de las cartas de estación 2/3.
  4. Baraja todas las cartas de selva y retira, al azar, diez de ellas de la partida. (En las primeras partidas se aconseja también eliminar las cartas con el símbolo de interrogación en fondo morado ya que son las cartas avanzadas).
  5. Divide las restantes en 3 mazos iguales y colócalos uno en cada estación.
  6. Roba una carta del mazo de la estación actual y ponla, boca abajo, en la zona de nuevo crecimiento 1, pon dos cartas en la zona de nuevo crecimiento 2 y tres en la zona de nuevo crecimiento 3.
  7. Cada jugador coge una carta de tronco inicial que coloca en su zona de juego.
  8. Se decide el jugador inicial. El juego ofrece que sea el que más recientemente haya regado una planta.

Desarrollo

Una partida a Amazonia se desarrolla durante 3 estaciones (rondas). En cada una de ellas, los jugadores se alternan para escoger grupos de cartas de selva de la estación actual, las cuales añaden a sus zonas de juego personales  procurando hacerse con los animales y plantas que más les interese con la vista puesta en el final de cada estación.

En cada una de estas rondas, el jugador en turno, deberá examinar la pila de cartas que se encuentra en la zona de crecimiento 1 y decidir si:

  • Se las queda: Añade todas las cartas de la pila a su selva y roba la primera carta del mazo de la estación actual y la deja en el sitio que ocupaba la pila que ha cogido.
  • Las rechaza: Deja las cartas donde estaban, añadiendo una carta extra y coge todas las cartas de la siguiente pila, nuevo crecimiento 2 y deberá volver a tomar la misma decisión:
    • Se las queda: Añade todas las cartas a su selva y coge una carta del mazo y la deja en la pila de crecimiento 2.
    • Las rechaza: Devuelve todas las cartas a su pila añadiendo una extra del mazo y coge la siguiente y última pila, nuevo crecimiento 3 para volver a decidir:
      • Se las queda: Las añade y coge una carta del mazo y la deja en la zona de la pila de crecimiento 3.
      • Las rechaza: En este caso, además de devolver todas las cartas a su correspondiente lugar añadiendo una carta extra, cogerá la siguiente carta del mazo de la estación actual y se la tendrá que quedar para su selva.

Una vez que el jugador se ha quedado con alguna de las pilas o ha cogido como última opción una carta del mazo y las ha añadido a su selva, comienza el turno del siguiente jugador que hará exactamente lo mismo, teniendo en cuenta que ahora el número de cartas de cada pila de nuevo crecimiento habrá variado en función de lo que haya hecho el otro jugador.

De este modo, los turnos se suceden hasta que no queden cartas de la estación actual, momento en que finaliza y se puntúa la ronda en función del los siguientes criterios, en el siguiente orden y comenzando por el jugador que haya cogido la última carta de la pila de nuevo crecimiento:

  1. Fauna: Activa todos los efectos de la fauna que indiquen que se pueden usar al final de la estación.
  2. Semillas: Si el jugador tiene alguna carta de semilla, deberá robar 3 cartas de semilla (más una por cada carta de incendio) y se podrá quedar una por cada semilla que tenga.
  3. Peligros: En función del número de cartas de incendio (afectan a las cartas de flora) o enfermedad (afectan a las cartas de fauna) que posea el jugador podrán pasar las siguientes cosas:
    1. Con solo una carta: No pasa nada.
    2. Con dos cartas del mismo tipo: El jugador debe eliminar dos cartas de su selva (en función del peligro).
    3. Con tres o más cartas del mismo tipo: Cada jugador deberá eliminar de su selva una carta a su elección y dependiendo del tipo de peligro que sea.
  4. Árboles: Se puntúan los árboles que se han completado durante la ronda actual. Para ello, se tomará en cuenta el número que indique tanto los troncos del árbol como lo que indique la carta de copa.
    Se añade una ficha de animal para indicar que dicho árbol ya ha sido puntuado durante una ronda. Además, el jugador que tenga el árbol más alto se llevará la ficha de premio correspondiente de la ronda actual.
  5. Plantas y tiempo: Se puntúan tanto las cartas de planta como las cartas de tiempo en función de sus condiciones y especificaciones.

Una vez que ambos jugadores han puntuado la ronda, descartan todas las cartas de su zona de juego excepto los árboles y la fauna.

En el caso de que no sea la última ronda, se jugará una nueva con las cartas de la estación siguiente, colocando nuevamente las cartas correspondientes en la zona de crecimiento y comenzando por el jugador que menos puntos tenga.

Fin de la partida

Cuando se realiza la puntuación de la tercera y última ronda, acaba la partida. En ese momento, los jugadores puntúan sus cartas de fauna activa y por parejas reproductivas. También se hace entrega del premio a la selva más grande, que será para el jugador que tenga más árboles completados.

El jugador que haya obtenido más puntos de victoria después de esta puntuación final, gana la partida a Amazonia. En caso de empate, ganará el jugador que más fauna tenga.

Variantes

El juego incorpora 4 variantes:

  • Avanzada: Se añaden las cartas avanzadas a las cartas de selva en distintas combinaciones que permiten aumentar la diversidad de las selvas.
  • Estaciones cambiantes: Se introduce una regla adicional aleatoria (una carta de estación) para cada una de las 3 estaciones. Estas reglas añaden bonificaciones o penalizaciones a determinadas cartas.
  • Solitario: Nos enfrentamos en un cara a cara con el espíritu de la selva, un oponente virtual que realiza una serie de acciones sistemáticas para disputarnos la creación del mayor bosque en Amazonia.
  • Para 3 o 4 jugadores: Se usan las mismas reglas pero con algunas excepciones. Las más importantes son:
    • Las cartas de nuevo crecimiento se colocan de tal forma que cada jugador tenga a su izquierda la pila 1, a su derecha la 2 y en el centro de la mesa la 3. Esto provoca que cada jugador comparte la pila 1 con un jugador, la pila 2 con otro jugador y la 3 con todos los jugadores. 
    • Se juegan solo dos estaciones.

¿Cuál es nuestra valoración?

Los juegos de mesa para dos jugadores tienen su propio nicho, de hecho, podríamos decir que es quizás uno de los más importantes del mundo lúdico. Esto se debe fundamentalmente a que son muchos los jugadores que al final acaban jugando la mayor parte de sus partidas con su pareja o incluso con un buen amigo o familiar que esté tan metido en él. Es comprensible que no todo el mundo tiene fácil quedar con más gente en una era tan dinámica y estresante en la que andamos de aquí para allá y cada uno con nuestros trabajos, familias, responsabilidades…etc.

No es de extrañar, por esta razón, que aparezcan en el mercado con bastante frecuencia muchos juegos exclusivos para dos jugadores o incluso muchos juegos en general que, aún pudiendo jugarse a más, su mejor número acaba siendo para dos personas.

En este contexto aparece Amazonia, que, aunque tiene variante en solitario y para más jugadores, la propia caja lo presenta como un juego exclusivo para dos jugadores para así competir con el gran mercado de este tipo de juegos. ¿Está a la altura de los mejores? ¿Será un juego que habrá que mencionar siempre cuando recomendamos juegos para dos? Vamos a verlo.

De lo primero que queremos hablar y destacar de Amazonia, obviamente, es su precioso estilo artístico. Se podría decir que es bonito y elegante a rabiar.

La propia caja, con el clásico tamaño de juegos para dos jugadores y que contiene un porrón de cartas y un buen puñado de fichas, es una obra maestra en sí misma que hará las delicias de los amantes de la naturaleza. En general, se nota el cuidado con el que están trabajadas todas las ilustraciones de las cartas, dejando un muy buen sabor de boca, casi inmejorable.

Hay que destacar también en este sentido que, aunque las cartas tengan texto y por tanto es un juego que tiene cierta dependencia del idioma, la simbología que utiliza es muy apropiada y se entiende fácilmente, haciendo que el aprendizaje sea muy fluido.

Además, toda su estética encaja perfectamente con su temática. Sentiremos, en cierta medida, que estamos creando una selva añadiendo distintos árboles, flora y fauna que la enriquezcan. Eso sí, reservar una mesa de cierto tamaño ya que al final de la partida ocupará bastante más espacio de lo que parece en un principio.

En definitiva, todo lo que tiene que ver con la estética y la temática brilla en su conjunto.

Por otro lado, si entramos a analizar el juego en sí, a la hora de definir sus mecánicas podríamos decir que se trata de un set collection de manual con un draft de cartas muy original.

Esto es debido básicamente a que, como ya sabemos, el objetivo del juego es crear nuestra propia selva, a ser posible con los mejores y más altos árboles, con una variada flora y una rica fauna, evitando, además, todos los peligros que la puedan afectar. 

Todos estos elementos que hemos enumerado son las cartas que deberemos ir coleccionando en nuestra zona de juego teniendo en cuenta sus beneficios y sus formas de puntuar. Pero ojo, porque dentro de la sencillez de esta mecánica, se esconde un poco más de profundidad de lo que viene siendo habitual en este tipo de juegos.

La otra mecánica principal que hemos mencionado, el draft de cartas, es el que nos parece incluso más potente y muy original. En esencia, este draft consiste en que en cada turno, el jugador tiene disponibles los tres montones de nuevo crecimiento para quedarse con uno de ellos. La gracia se encuentra en que el jugador deberá mirar cada una de las pilas en orden y decidir si se la queda o pasa a la siguiente.

En caso de no quedarse con la primera, la vuelve a dejar en su sitio y añade una carta del mazo y mira la siguiente. Si por el contrario quiere conservarla, toma todas las cartas y las coloca en su zona de juego. Si se diera el caso, que el jugador levanta las tres pilas en orden y no ha querido ninguna, se verá forzado a coger una carta del mazo de robo y quedársela, sea lo que sea.

Además, cada vez que decidamos no coger una pila, se le añadirá una carta más, lo que hace que cada vez sea más interesante dicha pila.

Con esta forma de jugar, tras cada vistazo, toca plantearse si dejamos pasar las cartas que nos vienen bien (más o menos) en la pila que estamos viendo por un hipotético grupo de cartas que nos encaje mejor en la siguiente pila. 

Nos ha perecido una idea de draft muy buena y con un toque importante de forzar la suerte ya que al no poder coger una pila que ya has descartado y desconocer lo que hay en la siguiente, genera curiosidad e incertidumbre entre los jugadores porque es posible que la siguiente pila pueda llegar a ser peor que la anterior y al final acabar lamentándonos.

También es muy importante jugar con las intenciones y las cartas del rival, es decir, en ocasiones preferiremos quedarnos con alguna pila de cartas que no nos vengan especialmente bien pero solo porque si las dejamos, será el rival quien luego pueda añadirlas a su selva y quizás a éste le vengan muy bien. Por este motivo, cada decisión de si la dejamos pasar o no, cuenta, y mucho.

De esta forma, los turnos se van sucediendo hasta que se agotan las cartas del mazo, momento en el que se lleva a cabo una fase de puntuación de la estación en la que se tendrán en cuenta todos los set que hemos obtenido con los árboles, la flora, el tiempo…etc.

Una vez acabada la puntuación, cogeremos el taco de la siguiente estación y la volveremos a jugar de la misma forma. Una vez que sea el taco de cartas de la tercera estación y hayamos realizado la puntuación correspondiente, será cuando la partida acabe y se puntuarán los animales y la selva más grande.

Finalmente, quien tenga más puntos al final de la partida tras este recuento, será el ganador. Así de sencillo.

Con respecto a su escalabilidad debemos aclarar algo muy importante y que la propia caja deja bastante claro. El juego está diseñado y pensado para ser un juego exclusivo para dos jugadores. A pesar de ello, esta afirmación no es del todo cierta. Esto se debe a que Amazonia incorpora algunas variantes, entre ellas dos que afectan directamente a su escalabilidad y son un modo solitario y otro para 3 o 4 jugadores.

Entendemos perfectamente que quieran destacar el modo principal de a dos jugadores ya que tiene mucho potencial para competir con los más grandes de este ámbito, pero tampoco deberíamos dejar a un lado las otras modalidades porque también son muy disfrutables sin cambiar demasiado su esencia.

Por ejemplo, en las partidas para 3 o 4, el despliegue se hace de tal forma que cada jugador tendrá un mazo de nuevo crecimiento a un lado, compartiéndolo con un jugador, otro mazo a su otro lado, compartiéndolo con el otro jugador y, por último, el tercer mazo estará en el centro de la mesa y será compartido por todos los jugadores.

Esta forma de distribuir los mazos genera una incertidumbre extra porque habrá más jugadores que metan mano en los distintos mazos y se apropien de las cartas que más te puedan interesar a ti para hacer diferentes combos, pero es que, además, habrá algún mazo al que no tengamos acceso, impidiéndonos, quizás, no completar algún set.

Como decimos, es un juego sobresaliente para dos jugadores pero tanto su modalidad en solitario como la de varios jugadores extra, se queda en un notable muy merecido.

Las otras variantes que incorpora Amazonia son para darle una mayor rejugabilidad y una mayor profundidad a las partidas. Una rejugabilidad que ya de por sí es bastante alta gracias a la gran cantidad de cartas que incorpora y los diferentes sets que se pueden conseguir.

Con la variante avanzada se incorporan otra gran cantidad de cartas, incluida nueva fauna y flora. No es que las combinaciones que hay que realizar con estas nuevas cartas sean mucho más complicadas, pero sí que añaden ciertos elementos más a tener en cuenta.

En cambio, con la variante de estaciones cambiantes, se utilizan unas cartas especiales que añaden una regla adicional en cada una de las tres estaciones. Reglas que alterarán ligeramente el comportamiento de los jugadores a la hora de tomar sus decisiones.

En definitiva, Amazonia ha venido para quedarse en muchas de las estanterías, especialmente en las de los amantes de los juegos para dos jugadores, pero sin olvidarnos de sus variantes en solitario y a más jugadores. Un título agradable y que deja un muy buen sabor de boca gracias a su preciosa estética, su elegante diseño y a unas mecánicas, que a pesar de ser muy conocidas, aportan originalidad y aire fresco.

Compra Amazonia en Zacatrus!

Compra Amazonia en Amazon

Devir Amazonia - Juego de Mesa
  • Juego para dos jugadores con un sólido modo en solitario y con posibilidades de ampliarse hasta 4 jugadores
  • Edición que incluye algunos de los extras de kickstarter
  • Juego de cartas con un arte evocador a cargo de vincent dutrait

Última actualización el 2022-12-08 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.