Menú Cerrar

Camel Up

Camel up es un alocado juego de apuestas en el que seguramente la posición final de los camellos al pasar por meta no tenga nada que ver con lo que en principio habías imaginado y apostado.

Merecido ganador del Spiel des Jahres en el 2014, cuyo autor, Steffen Bogen, ha conseguido que queramos jugar varias partidas seguidas ya que la emoción que suscita apostar, genera en nosotros ganas de seguir jugándolo sin cansarnos.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • Tablero
  • 5 Camellos de madera de 5 colores
  • Pirámide para los dados
  • 5 Dados de madera en 5 colores
  • 60 Cartas
    • 40 Cartas de apuesta
    • 20 Cartas de billetes
  • 8 Losetas de Oasis/Desierto
  • 15 Losetas de apuestas parciales
  • 5 Losetas de pirámide
  • 50 Monedas
  • Marcador de jugador inicial
  • Reglamento

¿De qué trata?

Como miembros de la alta sociedad egipcia, nos reunimos en el desierto con un objetivo: ganar la mayor cantidad de dinero posible apostando por el camello que creemos que ganará cada etapa y al que ganará la carrera completa.

Pronto verás que estás ante la carrera de camellos más alocada de todos los tiempos donde las pirámides se dan la vuelta, unos camellos se montan encima de otros y donde podrás ganar dinero también si aciertas el camello que llegará el último. Anímate a participar apostando tus monedas y perdiendo o aumentando tus ganancias tras cada ronda.

¿Cómo se juega?

En Camel up, cada uno de nosotros será un aristócrata al que le gusta apostar y nos dejaremos nuestro dinero intentando prever qué camello cruzará la línea de meta en primer y último lugar.

Nos encontramos ante un juego de apuestas en el que deberemos pensar en la probabilidad de vencer de los diferentes camellos para acabar siendo los que ganemos el juego.

Componentes

El tablero

Viene dividido en dos partes principales con sus mini apartados cada uno, pero muy fáciles de reconocer.

A la izquierda, tenemos el circuito de 17 casillas por el que los camellos correrán, moviéndose según indiquen los dados. En el centro de este circuito, colocaremos la pirámide que nos ayudará con el lanzamiento de los dados.

En la mitad de la derecha del tablero, tenemos los box de los camellos y las gradas. En las esquinas superiores de esta mitad veremos los espacios habilitados para colocar las cartas de ganador de la carrera y de último camello. Además entre ellas veremos un espacio para colocar las losetas de pirámide que iremos cogiendo cuando decidamos tirar dados.

En la zona de los boxes tendremos las losetas de apuestas parciales (3 por cada camello) y las casetas para ir colocando los dados que vayan saliendo y utilicemos.

La pirámide

Lo que más llama inicialmente la atención del juego es su pirámide, que contendrá los dados de colores correspondientes a cada camello y cuando un jugador decida que en su turno quiere que estos camello se muevan, activará el mecanismo (agitándola bocabajo y accionando la puerta superior) lo que hará que caiga un dado. El valor que indique ese dado es el número de posiciones que avanzará el camello correspondiente según el color.

Los camellos

Estos meeples de camello son los principales protagonistas del juego. En tamaño mediano y de madera, te encantarán y siempre querrás ser el que los mueva tras cada lanzamiento de dado ya que, además se apilan unos sobre otros. Sus colores hacen además que el juego sea más vistoso si cabe.

Losetas de oasis y desierto

Tendremos una por jugador y las podremos ir colocando sobre las casillas del recorrido, afectando al movimiento de los camellos y obteniendo ciertos beneficios. La misma loseta tiene por un lado desierto y por el otro oasis.

Las losetas de apuesta

Durante la carrera tendremos una serie de recuentos parciales mediante los que los jugadores ganan o pierden dinero en función de unas losetas de apuesta por cada camello. Dichas losetas otorgan o quitan una determinada cantidad de dinero si al término del parcial el color del camello de la misma es el que va primero, el segundo o si va en las últimas posiciones.

Las losetas de pirámide

Las utilizaremos cuando decidamos que en nuestro turno queremos que alguno de los camellos avance. Nos dará una moneda y podremos accionar la pirámide para ver qué dado aparece.

Las cartas de apuesta

Cada jugador tendrá en su mano 5 cartas que se corresponden con los colores de los diferentes camellos y las deberán jugar en secreto durante la partida para apostar por el camello que creen que va a ganar y por el que piensan que va a perder.

Al final del juego, cuando se levanten dichas cartas, se obtendrán monedas en función del acierto y del orden de colocación de las mismas. Los dueños de las que no sean las del camello ganador, perderán dinero.

El dinero

En este juego encontramos monedas y billetes de diferentes valores. Iremos ganando o perdiendo dinero según nuestras apuestas durante el juego.

Preparación de la Partida

  1. Se despliega el tablero y colocamos la pirámide en el centro del circuito.
  2. Antes de introducir todos los dados en la pirámide, debemos lanzarlos para establecer la posición inicial de los camellos.
  3. Se ordenan las losetas de apuesta por colores y en valor creciente (abajo la de valor 2, encima la de valor 3 y encima del todo la de valor 5).
  4. También se colocan las losetas de pirámide en el espacio correspondiente, sin ningún orden concreto.
  5. Cada jugador recibe una mano de cartas de su personaje, la loseta de oasis/desierto de su personaje y 3 monedas.
  6. Se elige al jugador inicial, debiendo ser el jugador más joven según se indica en el reglamento.

La partida

Durante su turno, cada jugador puede realizar una de las siguientes acciones:

  • Tomar una loseta de apuesta parcial: el jugador cogerá una de las losetas de apuesta con valor 5, 3 o 2 de uno de los colores de camello y la colocará en su zona de la mesa.
  • Mover un camello: Podremos moverlos si cogemos una loseta de pirámide. Nos quedaremos dicha loseta y activaremos el mecanismo de la pirámide para que, según el color y el número del dado que salga de ella, mover el camello correspondiente esas posiciones. Si tuviese camellos encima de él, avanzaría con ellos a cuestas.
    Si el movimiento termina sobre una casilla de oasis, avanzará una casilla adicional (y el dueño de la loseta recibirá una moneda). Si el movimiento termina sobre una casilla de desierto, retrocedería una casilla (y el dueño de la loseta recibirá una moneda), y se colocará debajo de los camellos que hubiese en ella. Dejaremos el dado en el box correspondiente a ese camello.
  • Colocar/mover la loseta de oasis/desierto: si aún no tenemos nuestra loseta en el tablero, podremos colocarla por el lado que queramos, cumpliendo estas normas: no se puede colocar en casillas adyacentes a otras casillas con losetas de oasis/desierto y no se puede colocar en la primera casilla del circuito. Si ya la tuviéramos en el tablero, podremos recolocarla cumpliendo las normas anteriores.
  • Apostar por el resultado final: podremos colocar bocabajo de forma oculta una de las cartas de apuesta final en uno de los espacios disponibles de ganador o perdedor.

Sabiendo esto, debemos hablar del movimiento de los camellos. Debe quedarnos claro que los camellos pueden apilarse. Si un camello llega a una casilla en la que ya hay otros camellos, debe ponerse encima de ellos si está avanzando. Si está retrocediendo, se colocará debajo de todos los camellos que haya en la casilla a la que acaba de llegar.

De igual manera, si el que se mueve lleva camellos de otro color encima suya, deberá llevar a cuestas a todos los que tenga encima, al avanzar.

El objetivo principal del juego es adivinar el color del camello que cruzará la línea de meta en primer lugar, así como también acertar con el color del que finalice en última posición.

Antes de llegar al final del recorrido, durante la carrera se suceden una serie de parciales, y los jugadores ganaremos o perderemos dinero en función de unas losetas de apuesta. Cuando todos los dados hayan salido de la pirámide finaliza una etapa parcial y se contabiliza así:

  1. Cada jugador recibe o pierde las monedas correspondientes a las losetas de pirámide y apuesta parcial que tenga en su zona. Si varios camellos se encuentran apilados, el orden se tienen en cuenta de arriba a abajo en la pila.
  2. Se devuelven al tablero las losetas de pirámide y apuesta parcial para dejarlos igual que cuando se preparó el juego.
  3. Finalmente, se reintroducen todos los dados en la pirámide y se sigue con el juego.

Fin de la Partida

La partida finaliza cuando un camello atraviesa la línea de meta y se realizará lo siguiente:

  1. Se hace el recuento de la etapa parcial de igual forma que en el transcurso de la partida.
  2. Se coge el mazo de cartas de las apuestas al ganador, se le da la vuelta y se van comprobando el color y el dueño de la carta en orden. Si ha acertado, recibirá las monedas correspondientes en función de en qué posición acertó. Si no ha acertado, deberá pagar una moneda.
  3. Se procede de igual forma con las apuestas al camello que ha quedado en última posición.

Se cuenta el dinero de cada persona y el ganador será el jugador con mayor cantidad de dinero.

¿Cuál es nuestra valoración?

Nos encontramos con un juego que es super conocido, que se ha hecho famoso con el paso de los años y hemos descubierto partida tras partida el porqué obtuvo el merecido premio Spiel des Jahres en el 2014.

Es un juego divertido, sencillo de entender y con mucha jugabilidad. Partidas rápidas en las que continuamente iremos viendo nuestro avance y en las que al final, desvelaremos la apuesta secreta de cada uno de los jugadores. Podemos llegar a valorarlo como mezcla entre filler y eurogame ya que tiene rasgos de ambas categorías pero no encaja por completo en ninguna de ellas.

Para empezar, la temática de los camellos ha sido explotada con una idea genial: carreras de camellos en las que debemos apostar no solo por el ganador sino también deberemos tratar de adivinar el que perderá para ganar más dinero con ello.

¿A quién no le gusta apostar y más si no es dinero real? Puedes jugártela a un color de camello y bueno, si pierdes, no sentirás un gran vacío en tu monedero sino que puede que en la siguiente partida consigas ser el jeque que más gane apostando de nuevo.

La caja es de tamaño mediano lo que hace que sepamos que dentro habrá componentes que harán nuestras delicias jugando y nada más abrirla podemos comprobarlo: los componentes son de una calidad tremenda.  Sus ilustraciones nos llaman la atención, dando un toque de guasa a los camellos para que nos podamos imaginar como de alocadas serán sus carreras.

Los dados y camellos de madera hacen que te guste utilizarlos y quieras ser tu el que los mueva por el tablero. Queremos resaltar que los camellos no son minúsculos como algunos meeples que nos encontramos en otros juegos de mesa sino que llaman la atención y nos encanta la idea de que se puedan apilar para caminar unos encima de otros durante la partida.

El tema de la pirámide es otra cosa que nos ha fascinado. ¡Poder sacar los dados sin que rueden como locos por la mesa y sabiendo que nadie se quejará de que el que lanza lo ha trucado! Un simple mecanismo que hace que la suerte se decida por si sola.

Respecto a las losetas y el tablero, son de cartón con una dureza adecuada y resistentes. Quizá lo que menos nos ha podido parecer cómodo ha sido el tamaño de las cartas pero debe ser así si no queremos que el despliegue del juego se convierta en inmenso.

La estrategia en este juego es difícil de mantener porque en cualquier momento el azar puede cambiar la posición de los camellos y desajustar lo que habíamos apostado creyendo que sería el resultado final. Los dados, al tener caras con 1, 2 y 3, nos permiten más fácilmente intentar pensar en qué posibilidades pueden salir de una manera más fácil pero no debemos confiar en ese azar por completo. Un camello que va en cabeza, de repente puede quedarse el último de un conjunto si se le suben otros encima y adiós planes.

Lo malo que tiene por ejemplo ser el jugador que saca un dado de la pirámide es que serás el último en poder hacer apuestas en base a los últimos movimientos que se han producido en los camellos, será por eso que recibes dinero como recompensa con la loseta que robas al elegir esta acción.

En cuanto a su escabilidad, la emoción crece cuanto más jugadores seamos. Las partidas más divertidas han sido las que hemos jugado a 4 o más personas porque el apostar pronto puede ayudarte si luego sale ganador el camello que habías elegido e incluso con las losetas de apuesta parcial, podrás conseguir mucho más dinero si eres de los primeros que las coge y aciertas color y posición.

No depende para nada del idioma por lo que no es necesario elegir edición traducida ni nada por el estilo, solamente hay que tener ganas de pasárselo bien y querer apostar y sentir la emoción de los giros de los acontecimientos sobre el tablero.

En definitiva, un juego adaptable tanto a jugar entre amigos como en familia, que mantiene la emoción en cotas altas durante todo su desarrollo ya que el azar está presente durante toda la partida. Reglas sencillas de aprender aunque pueda parecer que tiene muchos componentes pero rápidamente sabréis qué acción os interesa más en vuestro turno para ganar apuestas o dinero.

Consigue Camel up en Zacatrus!

Consigue Camel up en Amazon

Pegasus Spiele 54595G Camel Up 2nd Edition - Juego de cartas
  • El "Juego del año" 2014 en el nuevo traje con componentes mejorados y mecanismos adicionales
  • Juego familiar rápido y fácil
  • Divertido tema con un emocionante mecanismo de competición
  • Juego familiar a partir de 8 años
  • Duración del juego: 20-30 minutos
  • Número de jugadores: 3-8

Última actualización el 2022-12-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.