Menú Cerrar

El legado del Maharajá

El Maharajá ha envejecido y sus hijos le compran valiosos regalos con el fin de obtener su favor y así convertirse en el nuevo Maharajá. Elige entre coger dinero o comprar productos, obtén la mejor oferta y completa colecciones.

Así se nos presenta El legado del Maharajá, un juego de cartas creado e ilustrado por Michael Schacht y que nos trae la editorial Game 4 Gamers, en el que los jugadores, mediante una mecánica sencilla de subastas, competirán por hacerse con diferentes antigüedades valiosas para su colección. De este forma, intentarán ganarse el favor de su padre antes de que le llegue su fin para convertirse en el hijo favorito y alzarse con el trono.

¿Quién será el próximo heredero?

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 36 cartas de antigüedades (6 tipos en 6 colores)
  • 9 cartas de comercio
  • 15 cartas de colección
  • 14 monedas de oro (3 rupias de valor)
  • 12 monedas de plata (1 rupia de valor)
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

El legado del Maharajá es una carrera para ganarse el favor del monarca convirtiéndonos, si lo hacemos mejor que ninguno, en su sucesor. Para lograrlo, cada jugador dispone de varios días de venta para conseguir las más preciadas reliquias y el mayor número de colecciones de antigüedades.

¿Cómo se juega?

Antes de ver cómo se juego es importante conocer los tres tipos de cartas que nos vamos a encontrar en El legado del Maharajá:

  • Antigüedades
  • Comercio
  • Colección

Preparación

  1. Baraja las 36 cartas de antigüedades y colócalas bocabajo en una pila.
  2. Saca cuatro de ellas y colócalas boca arriba en el centro de la mesa. Formarán la oferta del mercado actual.
  3. Pon las cartas de comercio (según el número de jugadores) boca arriba en una fila ordenadas de izquierda a derecha de mayor a menor y pon una moneda de oro encima de cada una de ellas.
  4. Coloca las cartas de colección agrupadas por tipo, unas encimas de otras de mayor o menor cantidad de elementos y por el lado beige hacia arriba.
  5. Forma una reserva de monedas que hará las veces de banco.
  6. Elegimos un jugador inicial que obtendrá 1 moneda de oro y una de plata. El resto de jugadores recibirán una moneda de plata adicional.

Desarrollo de la partida

La partida está dividida en días de venta y en cada uno de esos días, los jugadores por orden de turno, deben realizar la siguiente secuencia de tres acciones:

  1. Acción de mercado.
  2. Reclamar una carta de colección.
  3. Pagar impuestos.

1. Acción de mercado

En esta primera acción, el jugador debe elegir una de estas dos opciones:

  • Coger la moneda de oro que se encuentra más a la izquierda de una carta de comercio.
  • Comprar una de las antigüedades del mercado pagando el precio que muestra la carta de comercio que se encuentra más a la izquierda y que lleva una moneda.

2. Reclamar una carta de colección

Después de hacer cualquiera de estas dos acciones, el jugador tiene la opción de reclamar una de las cartas de colección, siempre que posea las antigüedades representadas en esa tarjeta. Algunas de estas cartas, concretamente las de colección pequeña, obligan al jugador a descartarse de una de las antigüedades representadas en dicha colección. Por el contrario, las cartas de gran colección no te obligan a descartarte de ninguna de ellas, pero existe una importante restricción: Si el jugador ya posee la carta de gran colección de ese tipo, no puede coger posteriormente la carta de colección pequeña del mismo tipo.

3. Pagar impuestos

El jugador debe tener como máximo 8 rupias cuando finaliza su turno. En el caso de tener más, debe pagar el exceso al banco.

Final de ronda

El día de venta finaliza cuando un jugador ha comprado la última antigüedad de la oferta actual o haya cogido la última moneda de oro de las cartas de comercio, pudiendo terminar su turno. Se repondrá tanto el mercado (habiendo descartado las cartas que no se hubieran comprado) como las monedas encima de las cartas de comercio.

El jugador que inicia esta ronda de juego es al que le correspondía seguir jugando, comenzando un nuevo día de ventas.

Fin de la partida

La partida de El legado del Maharajá acaba cuando el mazo de antigüedades se agota.

En ese momento, los jugadores que tengan una sola carta de antigüedad en un color, deben eliminarla de su colección. No se tendrán en cuenta para la puntuación final.

Una vez se hayan descartado dichas cartas de todos los jugadores, se procederá al recuento de puntos. Para ello hay que:

  • Sumar los valores de sus cartas de colección.
  • Añadirle los valores de las cartas de antigüedades restantes.
  • Sumarle, por último, un punto extra por cada 3 rupias que tenga en su reserva

Quien tenga más puntos, será el heredero predilecto del Maharajá y ganará la partida.

Variante para dos jugadores

En este modo de juego utilizamos las cartas de colección por su lado gris.

En el momento en el que un jugador adquiera una de estas cartas de colección, deberá activar el efecto correspondiente que el jugador ejecutará como último paso de su turno.

Este tipo de efectos son:

  • Recibir 3 rupias del banco.
  • Tener un turno completo adicional.
  • Eliminar las antigüedades de la oferta actual del mercado.

El resto de juego será exactamente igual.

¿Cuál es nuestra valoración?

El legado del Maharajá es un juego de cartas familiar y divertido en el que, mediante unas mecánicas simples, nos pone en la piel de unos hijos que deben satisfacer y ganar el favor de su padre con una colección de antigüedades y así convertirse en su heredero.

Con respecto a su estética y componentes, es cierto que el juego no llama especialmente la atención en este aspecto. Esto no quiere decir que no sea una buena producción ni mucho menos. La caja sin ir más lejos, es contenida de tamaño y bastante llamativa dejando claro el estilo de corte clásico e hindú del juego. En sus cartas, utiliza un estilo sencillo y sin muchos adornos con el objetivo de convertirlo en un juego bastante funcional dejando paso a que lo que brillen más sean sus mecánicas y sus bondades jugables. De hecho, su iconografía es perfecta para este cometido. Lo mismo ocurre con el otro gran componente, las monedas. Estas son muy sencillas y sin alardes pero son perfectamente válidas para jugar.

En definitiva, en este sentido, es posible que hubieran podido elegir una producción más elaborada, pero realmente no la necesita. Además, a medida que vas jugando partidas, vas apreciando mucho más su peculiar diseño.

Por contra, lo que destaca y brilla con claridad en este juego son sus mecánicas. La mecánica principal del juego es un set collection de manual. El objetivo de los jugadores es intentar conformar la colección de diversas antigüedades más valiosas y que vienen representadas por las cartas de colección. Cuantas más y más variedad tengamos, más puntos tendremos. De hecho, la mecánica está tan bien implantada que lo convierte en un juego perfecto para iniciarse en ella.

El jugador, en su turno, tiene en resumidas cuentas dos opciones: O comprar una carta o coger dinero. La compra le permite adquirir una de las antigüedades puestas en venta. Coger dinero le permite poder tener, en un turno posterior, la fortuna necesaria para poder comprarla. La clave se encuentra en que, si eliges esta última opción, lo que hace es abaratar las antigüedades del mercado ya que su coste viene determinado por el valor de la carta que tenga una moneda sin recoger. Por tanto, aunque el juego no tiene una gran toma de decisiones, estamos hablando de decidir entre dos opciones y algunas veces estás abocado a una en concreto, hay que tener claro cuál de las dos sería la mejor para tus intereses en cada momento.

En el desarrollo de la partida, esto no siempre es fácil. No basta con saber gestionar nuestras cartas, sino también deberemos intentar bloquear lo máximo posible a nuestros rivales. Aquí es donde aparece la interacción que existe entre los jugadores. No es lesiva ni agresiva, pero si que es necesaria y hay que tenerla presente para poder convertirse en el ganador. Al final, en el juego compites con tus rivales por los mismos sets y las mismas cartas de mercado en cada día de venta. Si no lo haces tu, lo harán tus rivales.

Un acierto nos ha parecido la última acción del turno, pagar impuestos. Es un hándicap a los jugadores más ahorradores ya que, si tenemos en nuestro poder más de 8 rupias, estamos obligados a entregar al banco el excedente. Esto exige que debas gastar dinero si o si en algún momento en el que quizás no estabas muy interesado en hacerlo pero que, o gastas parte del dinero o lo pierdes.

La variante para dos jugadores nos ha parecido muy gratificante. En esencia es el mismo juego y la misma mecánica, pero se le añade un plus a la partida en forma de efecto cada vez que compramos una carta de colección lo que le otorga un punto más de profundidad al juego.

Otra característica importante es que es un juego bastante directo y rápido. Las partidas son ágiles y dinámicas, el entreturno es muy corto y el setup apenas lleva ni 3 minutos de preparación. Todo esto hace que sea un juego muy fácil de sacar a mesa en cualquier momento utilizándose como juego familiar o filler.

Por otro lado, el juego escala muy bien. Va de 2 a 4 jugadores y eso es una virtud. Normalmente estos juegos suelen ser exclusivos para dos jugadores, pero en este caso llega a cuatro y es un gran acierto. Gracias a la interacción, las subastas y los sets que son su motor, cuántos más jugadores seamos, más interesante será la partida. Aumentará la lucha por conseguir dichas colecciones, mayor dificultad tendremos en predecir lo que van a hacer nuestros rivales y las opciones que nos van a dejar cuando llegue de nuevo nuestro turno y se aumentará considerablemente las posibilidades de bloqueo entre jugadores.

Pero a dos jugadores es igualmente disfrutable. Obviamente, en esta ocasión y como es lógico, será más delicioso para los amantes del control y el marcaje al otro jugador al que además, hay que añadirle el plus de la variante específica para dos jugadores.

Como último aspecto, señalar su alta rejugabilidad. Las cartas del mercado son sacadas al azar cada día de venta y eso hace que en cada partida debas adaptarte a las cartas que tienes y las cartas que vas consiguiendo en función de las estrategias de uno y de otro. Así que en ese sentido tenemos juego para rato.

Para concluir, queremos resumir que El legado del Majarahá es un filler perfecto para iniciarse y conocer bien la mecánica de colección de sets y para disfrutar de partidas dinámicas y ligeras con amigos o familiares que quieran pasárselo bien con un juego sin demasiadas pretensiones pero con muy buenos resultados.

 

Compra El legado del Maharajá en Zacatrus!

 

Compra El legado del Maharajá en Amazon

No products found.

 

Última actualización el 2022-06-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.