Menú Cerrar

La expedición perdida

Aprovecha al máximo tu comida, tu munición y tu salud según te adentras en la jungla. Elige la senda cuidadosamente e intenta prevenir todas las calamidades que pueden ocurrir o lo pagarás con tu vida.

Así se presenta “La expedición perdida”, un juego del premiado autor Peer Sylvester y el aclamado ilustrador de cómic Garen Ewing, que se inspira en una expedición real llevada a cabo por Percy Fawcett en 1925 en el Amazonas y en el que tendremos que tomar decisiones muy duras en nuestro viaje por la selva en busca de El Dorado.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 6 cartas de exploradores (3 masculinos y 3 femeninos)
  • 9 cartas de expedición
  • 56 cartas de aventura
  • 53 tokens (28 de salud, 21 de comida, 12 de munición, 1 de mañana/tarde y de líder de exploración)
  • 2 meeples
  • 1 cartas de referencia rápidas
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

En «La expedición perdida» formaremos parte de un grupo de exploradores que se adentran en la jungla para seguir los pasos de Percy Fawcett en la ruta hacia El Dorado, intentando sobrevivir a los peligros que nos acecharán. Para ganar la partida, simplemente tenemos que llegar a la ciudad perdida con al menos uno de los exploradores.

Se trata de un juego en el que deberemos gestionar nuestros recursos del mejor modo posible. Los jugadores deberemos usar nuestras cartas y recursos de forma táctica con el objetivo de llegar lo más lejos posible sin que mueran los exploradores por el camino.

¿Cómo se juega?

Es importante destacar que “La Expedición perdida” puede ser jugado en solitario, de forma cooperativa o compitiendo contra otro jugador. Aunque la mecánica principal es prácticamente la misma en todos ellos, sí que hay pequeñas diferencias que hay que tener en cuenta.

Componentes

Personajes

El juego trae 6 personajes, divididos en tres categorías, según el área en que destacan:

  • Orientación (Cándido Rondon e Isabelle Ebenhardt )
  • Selva (Roy Chapman Andrews e Ynes Mexia)
  • Campamento (Teddy Roosevelt y Bessie Coleman)

Cogeremos a uno de cada área (hombre o mujer) para la partida. Su pericia en esa área no les da ninguna habilidad concreta, sino que, cuando el juego nos demande un requisito de alguna de ellas, podremos quitar una vida a nuestro personaje experto si es que no disponemos de la carta que nos ayude.

Tokens

Comida, munición, salud, meeples, indicador de día/noche y líder de la exploración.

Cartas de expedición

Cartas numeradas del 1 al 9, que por el otro lado se unen siguiendo un camino desde donde comenzamos la partida a la izquierda hasta la ciudad perdida a la derecha.

El objetivo de nuestra partida es llegar a la última carta (que será donde encontramos la Ciudad Z, conocida como El Dorado) antes de que mueran todos nuestros exploradores. Regulando el número de estas cartas y de vidas de cada uno de nuestros exploradores, tendremos a nuestra disposición diferentes niveles de dificultad.

Cartas de aventura

56 cartas de aventura, todas diferentes.

Es importante conocer la iconografía de estas cartas para entender como las debemos resolver. Las cartas contienen iconos dentro de carteles en tres colores:

  • Los carteles amarillos contienen eventos obligatorios y deben activarse todos ellos sin excepción.
  • Los carteles rojos también son obligatorios, pero debemos elegir uno de ellos y solo uno.
  • Los carteles azules son opcionales y podremos elegir si los hacemos o no.
  • Los iconos en blanco indican qué recursos perdemos y los pintados en negro qué recursos son lo que obtenemos.

Desarrollo del juego

En una partida, normal y colaborativa, pondremos las nueve cartas de expedición en orden y elegiremos a los tres exploradores, con cuatro vidas cada uno de ellos.

Colocamos nuestro meeple en la primera carta de expedición y cogemos en total 3 balas y cinco comidas.

La partida esta dividida en días, que se sucederán hasta que pisemos la última carta de expedición o, por el contrario, mueran todos nuestros exploradores.

A su vez, cada día esta separado en dos fases: mañana y tarde.

MAÑANA

Durante la mañana, por turnos, los jugadores irán eligiendo una de sus cartas hasta colocar seis sobre la mesa. Las cartas, independientemente del orden en que se coloquen, se irán reordenando siguiendo su valor numérico de forma creciente.

Una vez ordenadas, iremos resolviendo los carteles de cada una de ellas de izquierda a derecha (teniendo en cuenta las reglas explicadas en la sección de cartas de aventura).

Tras haber leído y superado las bondades o, más probablemente, las calamidades de las seis cartas, habremos finalizado esta primera fase del día.

En este preciso momento, deberemos comer gastando un token de comida. Si no tuviéramos dicho token deberemos quitar una vida a algún explorador a nuestra elección.

TARDE

Volveremos a elegir, por turnos, entre los jugadores 6 cartas. La diferencia es que esta vez no las reordenaremos en orden creciente, sino que se mantienen en el orden que las hayamos elegido para jugarlas.

Es importante recordar que no se permite la comunicación entre jugadores, por lo que será difícil elegir qué jugar, ante la incertidumbre de si los eventos de las cartas que le quedan en la mano a nuestros compañeros son positivos o negativos.

Tras superar estas nuevas 6 cartas, se acabará el día y volverá a tocar consumir un token de comida o perder una vida si no disponemos de él.

Una vez acabado el día, tendremos que volver a coger 6 cartas más para repetir un nuevo día.

Fin de la partida

La partida termina de tres posibles maneras:

1. En el momento en que el meeple llega a la ciudad perdida de Z. En ese caso habremos ganado la partida.
2. Si los tres exploradores están muertos. Lógicamente habremos perdido.
3. Si el mazo de aventura se agota por segunda vez. En este caso también habremos perdido.

Otras modalidades

El modo solitario es similar, aunque en este caso intercalaremos la elección de las cartas de nuestra mano con cartas que se van sacando directamente, dando lugar a situaciones mucho más azarosas e impredecibles.

El modo competitivo enfrenta a dos jugadores. En este modo iremos construyendo dos rutas diferentes y luego cada jugador deberá superar una de ellas. En cada ronda será un jugador el que elija primero qué ruta quiere realizar, dejando la otra ruta para su rival. Es importante ir dosificando los peligros y las bondades de cada ruta para no tener que realizar una ruta especialmente peligrosa por haber sido el segundo en elegir.

¿Cuál es nuestra valoración?

La Expedición perdida es un juego con unas mecánicas simples, divertido, adictivo, difícil y con unos componentes muy vistosos.

Lo primero que queremos destacar es que visualmente es un juego muy atractivo. Sin duda, que el dibujante de las ilustraciones de las cartas haya sido Garen Ewin es todo un acierto. Con su estilo, nos recordará claramente a los cómics belgas clásicos. La producción del juego no se queda atrás, con una caja y unas cartas de muy buena calidad.

Estas ilustraciones nos permiten crear la historia que están viviendo nuestros exploradores, pero es importante destacar que deberemos hacer un pequeño esfuerzo para poder imaginar dichas situaciones y saber interpretar muy bien la iconografía para poder crear en tu imaginación todos los momentos por los que están pasando y montar en tu cabeza tu propia película. Si no haces este esfuerzo y solo te paras a leer y ejecutar los iconos, la historia pierde fuerza y se limita a ser un juego abstracto.

Es cierto que es extremadamente complicado de ganar. Hay que saber gestionar muy bien los recursos de los que disponemos. Esto no significa que sea un juego complejo o pesado de jugar, de hecho, todo lo contrario, es un juego de mecánicas muy sencillas y muy ágil de jugar. Además hay que tener en cuenta que dependemos bastante del azar a la hora de repartir la mano de cartas.

Otro aspecto que nos ha gustado mucho es la diferenciación de las dos fases del día (mañana y tarde). Aporta una variante bastante interesante a la hora de tener qué elegir bien las cartas a jugar.

Es un juego que funciona bien en cada uno de sus modos. En solitario, es uno de esos juegos que no te cansas de jugar para intentar en cada partida ver hasta donde eres capaz de llegar. Ocurre algo similar con el modo cooperativo, donde muchas veces achacarás a tu compañero la mala elección de las cartas y querrás volver a repetir una partida para ver si sois capaces de llegar más lejos y coordinaros mejor. En el modo competitivo, las tornas cambian y estás pensando más en como crear rutas más peligrosas a tu rival que en facilitarte tu posible ruta.

Como aspecto negativo, decir que a veces te gustaría que pudiera haber un poco más de control del que llegamos a ver. Es cierto que, con el tiempo, vas empezando a apreciar y valorar las balas, especialmente cuando conoces algunas cartas que consiguen transformarlas en comida, o vas perdiendo el miedo en quitarle una vida a algún aventurero, pero tampoco es una ciencia exacta, dado que los planes a largo plazo tienen escasa cabida y dependes mucho del azar de las cartas que vas cogiendo en cada día.

Con todo ello, podemos afirmar que sin duda La expedición perdida es un juego muy divertido, entretenidísimo, con un toque temático si uno se deja llevar y excelentemente producido pero que te hará pensar mucho ya que supone un reto importante.

Sin duda una opción muy recomendable.

Consigue La expedición perdida en Zacatrus!

Consigue La expedición perdida en Amazon

No products found.

Última actualización el 2022-06-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

3 comentarios

  1. Mario

    Es un juego que si bien tiene mucho de azar, puede ser controlado el azar con las mecánicas que trae o aun asi estamos prisioneros del azar?

    • Alfonso Vazquez

      Hola Mario,

      Gracias por tu comentario.

      Es un juego que lógicamente tiene bastante dependencia del azar porque las cartas que nos van tocando determinan las posibilidades que tenemos, pero como bien dices, dentro de ese azar, tenemos bastantes opciones para gestionarlo. Es cierto, además, que hay que tener en cuenta la fase en la que estamos jugando, es decir, si es de día, las cartas que coloquemos todos los jugadores se organizarán en orden creciente, mientras que si es por la tarde, este orden no se llevará a cabo. Todos estos matices hacen que el juego dependa casi a la par del azar como de la estrategia que se lleve como equipo. Y esta dualidad es la que genera la expectación por ver si podemos llegar a ver un nuevo día.

  2. Joseba Andoni Martínez

    Hola gente. Para mi es un juego magnífico. Lo juego en solitario y os recomiendo que pongáis sonidos de jungla y cuando ejecutéis las acciones de la ruta de 6 cartas os oigáis vuestra propia voz, si jugáis en solitario claro. Es una experiencia de diez, al menos para mi. Un saludo de este veterano rolero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.