Menú Cerrar

Ligretto

Con Ligretto tendremos partidas emocionantes de cartas juguemos cuando juguemos. Un juego de dimensiones pequeñas editado por Schmidt Spiele y creado por Michael Michaels al que puedes sumarle más jugadores cogiendo una caja de otro color. Un básico que debe estar en todas las estanterías y que hará las delicias de todos los amigos a los que se lo enseñes.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 160 cartas divididas en 4 mazos de jugador.
  • 1 reglamento.

¿De qué trata?

Un juego de cartas en el que todos los jugadores juegan a la vez y luchan por intentar hacer secuencias del 1 al 10 colocando las cartas en el centro de la mesa. Cada uno tiene unas cartas de jugador y el ganador será el que más consiga poner en el centro y menos tenga en su zona de la mesa.

La emoción y la tensión están presentes durante toda la partida ya que pueden no salirte cartas para colocar y deberás esperar a tener las adecuadas mientras ves como otros si que las colocan y suman puntos.

¿Cómo se juega?

Preparación de la partida

Cada caja de Ligretto contiene cuatro mazos, lo que permite que juguemos hasta cuatro jugadores. Existen tres tipos de cajas distintas (verde, azul y roja), por lo que se pueden juntar hasta doce personas en una partida si las combinamos.

 

En este juego todos los jugadores realizan sus movimientos de manera simultánea, no hay turnos. El objetivo del juego es quitarse el mayor número de cartas posible en el menor tiempo y antes que tus contrincantes.

Cada jugador coge uno de los cuatro mazos, compuestos por 40 cartas cada uno, que tienen un diseño diferente por detrás pero las cartas son iguales por delante.

Estas cartas están divididas en cuatro colores (rojo, verde, azul y amarillo) y, dentro de cada color, las cartas van numeradas del uno al diez.

Dependiendo del número de jugadores que seamos, cada persona distribuye boca arriba unas cartas frente a sí mismo. Si sois 4 o más jugadores, colocáis 3. Si sois 3 jugadores colocáis 4. Si sois 2 jugadores, colocáis 5.

A la izquierda de dichas cartas coloca otras diez bocabajo en una pila. El resto de las cartas las conservamos en nuestra mano.

Los jugadores tienen que conseguir formar secuencias de cartas (en orden ascendente y por color) en el centro de la mesa, del 1 al 10 utilizando las cartas que han bajado en su zona. A medida que vas colocando alguna de las 3 cartas de tu zona en la central, puedes darle la vuelta a una de tu pila de 10.

Reglas para colocar las cartas en el centro

  • Las cartas solo se pueden colocar en el centro de la mesa sobre cartas del mismo color y un número inmediatamente superior.
  • Los unos se pueden colocar en cualquier momento y en cualquier punto de la mesa (excepto sobre otra carta).
  • Cuando se ha colocado un 10, la pila en cuestión queda cerrada, por lo que ese mazo se pone bocabajo para evitar confusiones.
  • Cuando no se puede colocar ninguna carta de las que cada jugador tiene descubiertas, se pueden usar las cartas de la mano. Éstas se sacan de tres en tres, y se puede utilizar sólo la que queda en la parte superior, la que está realmente al descubierto. Esto se utiliza para poder obtener puntos a la espera de desbloquear las tres cartas principales, que son las que permiten reducir la pila de diez y, por lo tanto, terminar la partida.

¿Quién gana?

Quien coloque más rápidamente las 10 cartas de su mazo debe decir Ligretto y el juego se detiene inmediatamente.

Deberemos dar la vuelta a las cartas que hemos ido colocando en el centro de la mesa para ver cuáles son de cada jugador y puntuarlas. Las cartas del centro de la mesa valen 1 punto cada una.

Después veremos cuántas cartas de las 10 iniciales tiene cada jugador en su zona, sin colocar, y puntuarán con -2 puntos cada una.

El que más puntuación haya tenido, es el ganador.

¿Cuál es nuestra valoración?

Ligretto es un juego de velocidad en el que deberemos estar ágiles mirando nuestras cartas. Cuanto mejores reflejos tengas, mayores serán tus posibilidades de victoria.

Las cajas son de colores llamativos y nos gusta su tamaño reducido ya que te permite llevártelo a cualquier viaje o excursión para poder disfrutarlo allá donde vayas y tener un rato de diversión asegurado.

Nos ha encantado la idea de que haya varias cajas combinables entre sí. Da igual cuales elijas y el orden en que las compres para que el juego sea el mismo, a modo de expansión, poder jugar en cada momento dependiendo del número de personas que seáis.

Las cartas, su único componente, tienen un gramaje adecuado y resisten el trote que se les da partida tras partida ya que la tensión que genera en los jugadores por intentar ser los más rápidos puede ocasionar que alguna vez se doble una esquina al intentar poner números antes que los demás.

El diseño de las cartas es super sencillo pero eso es agradable para un juego con esta dinámica. Por un lado, la cara principal, tenemos números grandes, colores llamativos y no hace falta más. Solo las cartas y agilidad.

Por el reverso, símbolos también fácilmente identificables para que el recuento final de puntos no se haga tedioso.

La mecánica de juego es muy sencilla y muy fácil de aprender y explicar.

Pocos juegos conocíamos que han de ser jugados simultáneamente por todas las personas sentadas a la mesa y nos ha gustado.

Además, para poder jugar a este juego de mesa hay que tener mucha visión espacial ya que necesitas ver tu zona de cartas y a su vez, las que tienen los demás para intentar adelantarte a sus propios movimientos y también las que están en el centro de la mesa para saber cuáles toca poner.

No es raro que los nervios, sumado a todo esto, bloqueen totalmente a un jugador y no sepa cómo seguir mientras ve a los demás colocar cartas. Hay que pararse a pensar por dónde seguir y continuar con el mecanismo de juego.

Ese momento en el que alguien dice Ligretto y expresa toda su alegría por haber terminado las cartas de su mesa hace que el resto llegue a resoplar pensando mentalmente en todas las cartas que aún le quedan por colocar.

Es un juego totalmente independiente del idioma ya que en sus cartas solo vemos números y además puede ser utilizado para enseñar a los más pequeños la secuencia de números del 1 al 10 en cualquier idioma e incluso los colores.

Para resumir, decir que Ligretto es un juego muy sencillo que gusta a todos ya que la tensión acaba siendo la que genera esa emoción por ganar. Componentes y reglas sencillas, muy dinámico y con el que entrenarás tus reflejos para conseguir ser el ganador de la partida.

Consigue Ligretto en Amazon

Oferta
Ligretto rojo
Ligretto rojo
16,96 € −2,09 € 14,87 €
Oferta
Ligretto verde
Ligretto verde
20,88 € −8,11 € 12,77 €
Oferta
Ligretto azul
Ligretto azul
16,96 € −2,20 € 14,76 €
Oferta
Ligretto Kids
Ligretto Kids
10,79 € −0,76 € 10,03 €

Última actualización el 2022-06-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

2 comentarios

    • Almudena Larriba

      Buenos días Federico,
      Las cajas contienen lo mismo salvo que el reverso de las cartas varía para así poderlas combinar y jugar más jugadores si sumas unas con otras. El precio varía dependiendo de los vendedores que lo fijan ellos mismos en Amazon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.