Menú Cerrar

Lost Cities

Aventúrate en lo desconocido. Mediante las cartas organizarás expediciones que te llevarán por los rincones más remotos y misteriosos del planeta: el frío Ártico, la selva tropical, el árido desierto, el interior de un volcán y las profundidades submarinas.

Tu objetivo será conseguir que tus expediciones te reporten el mayor prestigio posible. Y si lo tienes muy claro, podrás apostar por el éxito de una expedición. Pero cuidado: ¡Arriesgar demasiado puede volverse en tu contra! El jugador que acumule más prestigio después de tres partidas, será el ganador.

Así se nos presenta este juego para 2 jugadores de Reiner Knizia que se lanzó al mercado en 1999 y que ahora en 2022 reimprime de nuevo Devir. En esta ocasión, las ilustraciones corren a cargo de Vincent Dutrait.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 1 tablero de doble cara
  • 54 cartas de expedición
  • 18 cartas de apuesta
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Lost Cities es un juego de cartas exclusivo para dos jugadores en el que tendremos que empezar expediciones a los 5 o 6 destinos disponibles, representados por colores.

Puede que en alguna de ellas elijamos tener financiación inicial para después obtener mayores beneficios si conseguimos cumplir los gastos iniciales.

Tras robar la última carta del mazo, deberemos ir repasando la suma de los valores de nuestras expediciones para poder alzarnos con la victoria si somos el jugador que más puntos ha obtenido en total.

¿Cómo se juega?

Preparación

  • Colocaremos el tablero sobre la mesa por el lado que muestra 5 colores y deja las 12 cartas de la expedición morada en la caja.
  • Mezclaremos las otras 60 cartas y repartiremos 8 a cada jugador. Serán las cartas iniciales de nuestra mano.
  • Dejaremos las sobrantes formando un mazo bocabajo al lado del tablero.

Desarrollo

Nuestro objetivo será que nuestras expediciones nos aporten el máximo prestigio una vez que deduzcamos los costes que nos ha acarreado financiar dicha expedición.

Cada expedición estará formada por una sucesión de cartas del mismo color y su valor siempre debe ir en aumento. Al principio de cada fila podremos poner cartas de apuesta que sirven para multiplicar el valor de dicha expedición.

Empezará la partida la persona que cumpla años más cercano a la fecha de vuestra partida.

Cada uno de los jugadores colocará sus cartas en su lado del tablero y tras hacerlo, deberá robar una carta nueva.

Colocar cartas

  • Podremos iniciar una expedición o continuar una que ya hubiéramos empezado. Hay que tener en cuenta que:
    – Las cartas de apuesta solo pueden jugarse al iniciar una expedición.
    – Deberemos colocar las cartas ligeramente desplazadas unas sobre otras para ver el valor de las cartas.
    – Cada carta colocada debe tener un valor superior al de la última carta jugada en esa expedición.
  • Podremos descartar una carta de nuestra mano: Si no podemos o queremos jugar una carta en una de nuestras expediciones, podremos dejarla bocarriba en el recuadro del tablero de ese color.

Robar cartas

Tras jugar o descartar una carta, robaremos una nueva carta o bien del mazo bocabajo o la carta superior de cualquiera de los mazos de descarte de las expediciones.

Así seguiremos jugando turno tras turno.

Variante para hacer las partidas más largas

La partida se jugará con las mismas reglas pero realizaremos los siguientes cambios:

  • Cuando preparemos la partida, colocaremos visible el lado del tablero con la expedición morada.
  • Añadiremos las cartas moradas al mazo de juego antes de mezclarlas.

Fin de la partida

La ronda termina cuando se robe la última carta del mazo.

Pasaremos a puntuar nuestras expediciones y sumaremos el valor de cada una de las cartas de expedición de nuestro lado del tablero.

A ese valor le restaremos 20 puntos ya que son los costes de haber iniciado la expedición y tras eso, comprobaremos si hay cartas de apuesta al inicio de la expedición. Si hay una, dos o tres cartas de apuesta, multiplicaremos el valor por dos, tres o cuatro respectivamente.

Puede que saquemos puntos negativos si no hemos conseguido superar el valor de 20 inicial para poder sumar puntos.

Cuando una expedición tenga 8 o más cartas, nos sumaremos 20 puntos adicionales por ella.

Apuntaremos los puntos de cada jugador durante esa ronda y empezaremos una nueva de la misma manera. Comenzará jugando el jugador que más puntos haya conseguido en la anterior.

Tras 3 rondas, el jugador con más puntos será el ganador.

¿Cuál es nuestra valoración?

Lost Cities es un clásico dentro de los juegos para 2 jugadores creado por Reiner Knizia, autor de otros juegos como son El Dorado, Kariba, LAMA o Babylonia, entre muchos otros.

Se publicó por primera vez en 1999 gracias a la editorial KOSMOS (en alemán) y Rio Grande Games (en inglés) pero después ha sido editado en muchos países y de las ilustraciones se han ido encargando distintos artistas. En España nos lo trae la editorial Devir.

El objetivo de este juego es que las expediciones nos generen el máximo beneficio posible y seamos el mejor explorador de la época.

Como estamos acostumbrados en la mayoría de las ocasiones cuando de un juego para 2 se trata, viene en una caja cuadrada de las habituales, cosa que lo identifica fácilmente y que luego además cuadra perfectamente a la hora de colocarlo en la estantería.

En su portada nos muestra un paisaje en el que dos exploradores bien equipados, mapa en mano, han encontrado lo que andaban buscando después de una larga travesía.

Dentro encontramos una cuna ilustrada bien preparada para albergar las enormes cartas y encima el tablero plegado en 3 alas.

Sobre las cartas, decir que son manejables a pesar de que tienen un tamaño bastante grande, cosa que ayuda para poder visualizar con facilidad las ilustraciones centrales que contienen. Fijaros que en ellas vemos según avanza su numeración partes del paisaje final según nos vamos acercando al momento último que nos muestra la ilustración de la carta número 10.

Vienen en 5 colores: amarillo, blanco, azul, verde, rojo y morado y tenemos de dos tipos: las de inversores de las que tenemos tres cartas por cada tipo de expedición con n símbolo de manos entrelazadas en sus esquinas superiores y las de expedición, de las que tenemos 9 cartas con valores del 2 al 10 por cada una de las expediciones o colores.

Mencionar que cada uno de los colores tiene un símbolo asociado, que ayudará a las personas que tengan problemas de daltonismo.

Respecto al tablero, es simple y nos sirve para organizar las expediciones y dejar las cartas descartadas sobre él. Viene plegado en 3 y tiene dos caras para poder usar la variante con las cartas moradas cuando queramos y hacer así las partidas un poco más largas.

Nos hubiera parecido redondo que desde el principio se hubiera pensado en incluir una mini libreta en la que ir apuntando los puntos que vamos generando en las partidas pero bueno, con papel y boli o incluso en el móvil, podemos solucionar fácilmente este tema.

Como habéis podido ver, no tiene dependencia del idioma.

Pasando ya a hablar de su modo de juego, este juego para dos nos proporciona partidas rápidas llenas de estrategia y, aunque puede parecer sencillo, esconde una profundidad que te sorprenderá siempre por muchas partidas que hayas podido jugar a él.

Empezaremos extendiendo el tablero sobre la mesa por el lado elegido, con 5 o con 6 expediciones, mezclaremos bien todas las cartas y podremos repartir 8 a cada jugador.

El resto del mazo se quedará a un lado del tablero, bocabajo, y deberá ser bien visible para ambos jugadores ya que será el que nos marque el final de partida.

Nuestro objetivo será el de participar en las diferentes expediciones colocando cartas en orden numérico ascendente en nuestro lado. Siempre deberemos colocar cartas de valor superior a la última colocada en la fila, pudiéndonos saltar valores y las cartas de inversor deberán ser las primeras en colocarse. Una vez bajadas, no podrán volver a recolocarse.

Cuando veamos nuestra mano de cartas nos sentiremos tentados a iniciar unas y otras expediciones pero hay que ser conscientes de que no podemos aspirar a sacar buena puntuación en todas por lo que deberemos ser selectivos.

Es útil ir abriendo expediciones y usar multiplicadores en aquellas de las que tenemos números altos y golosos en nuestro poder y fijarnos bien en por dónde va avanzando el rival porque, si a él le ha interesado dicho color, será porque puede tener muchas cartas de él y nosotros no podremos completarlo como nos gustaría y perderemos puntos en el recuento final.

También tendremos la opción en nuestro turno de ir descartando sobre el tablero las que no queramos utilizar.

Con este punto hay que tener cuidado porque hay que saber deshacernos de cartas que al oponente no le sirvan para mejorar su expedición o incluso que pueda sumar jugosos puntos en otra que aún no haya iniciado.

Nuestra recomendación es ir quitándote, si tienes necesidad, cartas inferiores de las expediciones que ya haya iniciado y que no pueda colocar y tener mucho cuidado con echar cartas de inversor de cualquier color porque, aunque pensemos que no va a utilizarlas, puede sorprendernos cogiéndolas e iniciando en el siguiente turno dicho color ya que se estaba esperando a poder conseguirla para multiplicar sus valores.

En todo momento está presente el azar y por supuesto, las decisiones que vaya tomando tu rival por lo que, de una partida a otra, podremos cambiar nuestra manera de enfrentarnos a la partida. Podremos reutilizar alguna de sus cartas para salvarnos o incluso jugar al despiste total en este aspecto.

En este juego es muy importante permanecer atentos al número de turnos que nos quedan. El control sobre el mazo de cartas de robo y las cartas de la mano que seguro quieres poner en tus expediciones hará que tengas que contar muy bien si debes robar cartas de las descartadas que no te interesan para controlar el número de turnos que tienes para poder bajar cartas que mejoren tus expediciones. Ese mismo control que tu llevarás, lo seguirá el oponente también, no debemos olvidarlo.

Hay que ir controlando el riesgo que tenemos cuando quedan pocas cartas y saber que si hacemos disminuir el mazo de robo para ver si nos sale alguna carta útil en vez de robar una de las pilas centrales, estaremos quizá jugando en nuestra contra si aún tenemos cartas valiosas por colocar ya que puede que nos quedemos sin poder bajarlas.

Hasta el último turno la tensión estará latente ya que en los últimos momentos la partida puede dar un giro completo.

Una vez que se terminen las cartas del mazo, dejaremos a un lado las cartas de la mano que no hemos utilizado y pasaremos a hacer el recuento de puntos.

Iremos expedición por expedición sumando si sobrepasamos la cifra mínima de 20 que necesitamos para puntuar positivo. Si hemos puesto cartas de inversores multiplicaremos, por tantas como tengamos, esos puntos y el ganador que más puntos tenga, habrá ganado.

Como podréis entender, si en alguna expedición la hemos pifiado y no hemos conseguido poner cartas con valores que sumen 20 o más, se convertirán en puntos negativos que tendremos que restar a los ya conseguidos al valorar el resto de colores.

¡Puede que terminemos el recuento incluso con puntuación negativa! En cualquier caso, nosotros siempre queremos la revancha y es difícil no jugar una segunda (o tercera) partida de Lost Cities seguida.

Además, para cuando queramos variar nuestro juego, incluye una variante para alargar un poco las partidas: meteremos en juego las cartas moradas. Para jugarla bastará con incluir dichas cartas en el mazo a la hora de barajar y tendremos una expedición adicional sobre la que podremos colocar cartas.

En cuanto a la rejugabilidad, nunca tendremos dos partidas iguales ya que es muy elevada. El azar con el que salen las cartas hará que no podamos planificar una estrategia concreta, no podamos saber a priori a qué expediciones ir porque iremos reponiendo nuestra mano o viendo las cartas que deja el rival en los descartes tras cada turno que pase. Esto lo hace muy apetecible y que pueda salir a mesa a menudo porque no nos parecerá que estamos jugando de igual manera en ninguna de las ocasiones en las que lo juguemos.

Para cerrar la reseña de Lost Cities, decir que es un filler imprescindible si sueles jugar partidas de 2 jugadores ya que brilla gracias a su sencillez, a sus partidas rápidas, a sus reglas fáciles de entender y a la profundidad tan interesante que contiene. El toma y daca que genera en cada partida unido a que nunca sabremos que estrategia vamos a adoptar porque debemos adaptarnos a las cartas que conseguimos es lo que lo convierte en realmente adictivo a la vez que ágil y tenso.

Compra Lost Cities en Zacatrus!

Compra Lost Cities en Amazon

Kosmos 694135 Lost Cities - Das Duel Juego de Mesa emocionante, de Aventura, para 2 Personas a Partir de 10 años, Juego Familiar
  • Juego de aventura para 2 personas.
  • Autor: Reiner Knizia.
  • Duración del juego: 40 minutos.
  • Número de jugadores: 2 mm.
  • Edad recomendada: a partir de 10 años.

Última actualización el 2022-10-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.