Menú Cerrar

Mandala Stones

Formadas y suavizadas por el flujo de un río deslumbrante, y con un diseño encantador de manos humanas, las piedras de Mandala reflejan la tranquilidad y la belleza.

Junto con tus amigos debes influir en los artistas, colocándolos hábilmente en el tablero para recolectar piedras de colores. Crea una impresionante obra de arte mientras colocas las piedras en el tablero de mandala, produciendo un patrón único en cada juego.

Así se nos presenta Mandala Stones, un juego de corte familiar editado por Board & Dice cuyo autor es Filip Głowacz, director de dicha editorial y que cuenta con el arte y diseños de Zbigniew Umgelter.

La edición en español nos la trae la editorial TCG Factory.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 96 piedras mandala de 4 colores
  • 4 marcadores de puntuación
  • 1 tablero
  • 4 tableros de jugador
  • 4 marcadores de artista
  • 1 tablero mandala
  • 10 cartas de objetivo
  • 4 cartas de ayuda
  • 1 bolsa de algodón
  • 4 marcadores de 50 PV
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

En este colorido juego debemos influenciar a los artistas mientras les colocamos en lugares concretos del tablero y recoger las fichas de mandala que coincidan con su patrón.

Después colocaremos esas fichas en torres en nuestro tablero individual de tal manera que podamos puntuarlas para sumar puntos de victoria a nuestro favor.

Iremos sumando puntos hasta que se detone el final de partida y podamos también enseñar nuestra carta de objetivo privado para puntuarla, siendo el ganador el que más puntos haya conseguido.

¿Cómo se juega?

Preparando la partida

  • Colocaremos el tablero principal en el centro de la mesa para que todos los jugadores tengan acceso a él.
  • Debemos meter todas las piedras de colores dentro de la bolsa y mezclarlas para después ir sacando piedras y colocándolas en los espacios que tienen una flor dibujada en el tablero común, creando pilas de 4 piedras cada una.
  • Cogeremos las 4 fichas de artista de color negro y las colocaremos en 4 de los círculos que están también dibujados en el tablero.
  • Dejaremos el tablero de avance de puntos común al lado del tablero principal para que también todos los jugadores lleguen a él sin problema. Al principio estará vacío ya que, durante la partida, lo iremos completando todos los jugadores con nuestras piedras.
  • Cada jugador coge una carta de ayuda, un tablero individual, y un marcador de puntuación.
  • Mezclaremos todas las cartas de objetivo y entregaremos 2 a cada jugador, quedando ocultas para el resto de oponentes.

La partida

Seleccionaremos al azar al jugador inicial y seguiremos jugando según las agujas del reloj durante una serie de rondas hasta que se detone el final de partida.

Cada jugador, en su turno, tiene dos posibles acciones:

  • Coger
  • Puntuar

Coger

Deberemos escoger a uno de los artistas (cilindros negros) y moverlo a otra de las 5 posiciones libres del tablero. Después cogeremos todas las piedras de colores que tenga a su alrededor y que coincidan con el patrón que muestra el artista que hemos seleccionado, pero siempre que no estén adyacentes a otro artista.

Deberemos recogerlas según las agujas del reloj, dejando la primera en la parte inferior. Esas piedras las colocaremos en la parte baja de nuestro tablero personal y se quedarán ahí hasta que puntuemos en algún momento.

Podremos hacer esta acción siempre que nos queden huecos libres donde colocar piedras en nuestro tablero personal, de lo contrario, deberemos realizar obligatoriamente la acción de puntuar.

También habrá que tener en cuenta que es obligatorio recoger como mínimo 1 piedra del tablero central por lo que, si no podemos mover ninguno de los artistas para que nos otorguen piedras, también tendríamos que hacer la acción de puntuar de manera obligatoria.

Si ninguna de las dos opciones podemos realizarla, el juego acabaría de manera inmediata.

Puntuar

A la hora de realizar esta acción deberemos elegir entre:

  • Puntuar un color
  • Sumar puntos por las piedras superiores de nuestras torres

Puntuar un color

Elegiremos un color que haya, al menos, en dos de las torres de piedras de nuestro tablero individual, debiendo puntuar todas las del color elegido sin importar su diseño.

Puntuaremos cada torre de manera individual según se nos indica bajo cada una de ellas en nuestro tablero:

Sumamos 1 punto por cada altura diferente de las torres de tu tablero. Aunque un hueco esté vacío se puntúa también porque la altura sería cero.

Puntuamos según la altura actual de nuestra torre. Con 1/2/3/4 piedras sumaremos 4/2/1/1 puntos de victoria.

Sumamos puntos según la altura actual de nuestra torre. Con 1/2/3/4 piedras sumaremos 1/3/4/1 puntos de victoria.

Puntuamos según la altura actual de nuestra torre. Con 1/2/3/4 piedras sumaremos 1/2/4/6 puntos de victoria.

Sumaremos tantos puntos como número de colores haya en esta torre más 1.

Después de haber puntuado ese color, quitaremos las fichas de dicho color del tablero individual para colocarlas en el tablero de mandala común en cualquier orden empezando por el primer espacio vacío más cercano al centro del mandala.

Según las colocamos, podemos encontrarnos con casillas que nos otorgan puntos extra que sumaremos en nuestro track de puntuación del tablero individual.

Puntuar las piedras superiores de nuestras torres

Cuando elijamos esta opción, seleccionaremos cualquier número de piedras de la parte superior de nuestras torres y sumaremos 1 punto por cada una. En esta ocasión, los colores o sus patrones no tienen relevancia.

Las quitaremos de nuestro tablero individual para ponerlas en el tablero de mandala en cualquier orden.

Fin de la partida

Una partida de mandala stones puede terminar de dos maneras diferentes:

  • Cuando una de las piedras colocadas sobre el tablero de mandala al puntuar cubre el espacio que muestra tantas manos como jugadores somos en la partida. Terminaremos esa ronda para que todos los jugadores tengan el mismo número de turnos.
  • Cuando cualquiera de los jugadores sea incapaz de coger alguna piedra con la acción de coger o no pueda puntuar tampoco. Ahí el juego terminará de manera inmediata.

Será en ese momento cuando debamos revelar una de las dos cartas de objetivo individuales que se nos otorgaron al principio de la partida. Sumaremos los puntos que nos otorga si lo hemos cumplido y el jugador con más puntos habrá ganado la partida.

¿Cuál es nuestra valoración?

Mandala Stones es un juego de corte abstracto y muy familiar en el que tendremos que conseguir sumar más puntos que nuestros oponentes combinando fichas de mandalas de diferentes colores y diseños en nuestro tablero individual.

Este juego se posiciona en la misma línea que otro gran juego con mucho éxito como es Azul y es que tienen como objetivo divertir y entretener al mismo tipo de público.

Nada más ver su caja, de las estandar de tamaño 30×30, sabemos que va a ser un juego muy visual y colorido ya que su propio envoltorio entra por los ojos y nos lo deja ver: Todo su exterior aparece cubierto de mandalas en varias tonalidades y tenemos el título bien grande en el centro de la caja.

Sus componentes, de gran calidad y gramaje, no se quedan atrás e invitan a observarlos y analizarlos. Todos los tableros son de color granito para que, cuando coloquemos sobre ellos el componente estrella, los mandalas de baquelita de colores rosa, azul, morado y amarillo, tomen el protagonismo que se merecen y resalten más de lo que ya lo hacen de manera individual. También tenemos las cartas de objetivo, cuadradas pero de un tamaño muy manejable y con textos fáciles de leer, los cilindros de artista en color negro y de madera y una bolsa oscura opaca de tela para guardar todas las fichas de mandala, que es lo único que no es de color llamativo de todo lo que contiene la caja de Mandala Stones.

Gracias a su diseño abstracto, tiene nula dependencia del idioma salvo por las cartas de objetivo y de ayuda que si tendrán unas frases cortas en ellas. Nuestra caja como veis es la edición en inglés.

Necesitaremos una mesa para poder jugarlo ya que tiene bastante despliegue y necesitamos una superficie estable para que las fichas se mantengan en sus posiciones.

Si pasamos a analizar su modo de juego, veremos que se explica apenas en unos minutos y será sencillo de entender por cualquier tipo de público.

Desde el principio tendremos todos los componentes al descubierto colocados de manera tridimensional e iremos cogiendo piedras de colores o puntuando según nuestras necesidades y viendo qué estrategias queremos seguir pero siempre teniendo en cuenta que los movimientos de nuestros oponentes pueden hacernos cambiar el rumbo.

Debemos fijarnos en los patrones que muestran las fichas y el artista al que queremos influenciar para que, en un solo movimiento, podamos recoger el máximo número de piedras posible de los colores o diseños que nos interesen. A eso deberemos sumar el que debemos pensar en qué orden recogerlas porque así será como las coloquemos en nuestro tablero individual para en turnos posteriores, puntuar.

Aunque transmite serenidad y relajación, aspectos ligados a los mandalas, llegará un momento en que nosotros mismos nos notaremos nerviosos porque, aunque sea un juego abstracto, tiene cierta profundidad.

La toma de decisiones a lo largo de toda la partida es muy importante. En nuestro turno podremos coger fichas del tablero común o puntuar torres de nuestro tablero individual pero ¿En cual de las posiciones coloco al artista para que me reporte más beneficio? ¿Será el mejor momento para puntuar mis torres? Habrá varios condicionantes que hagan que las cosas no parezcan tan sencillas como al principio nos hemos podido plantear.

En el momento de coger, moveremos al artista que más nos interese para que esté adyacente a 4 torres de mandala y recoja las fichas del mismo patrón que tenga a su alrededor, siempre que sean fichas no compartidas con otro artista. Según avanza la partida y vamos descubriendo las fichas inferiores de las torres, todo se puede complicar y podrá haber turnos en que solamente recojamos un mandala, algo que no debe frustrarnos porque, si sabemos ubicarlo bien en una de nuestras torres del tablero individual, luego puede otorgarnos interesantes puntos cuando en nuestro turno elijamos puntuar. Hay que analizar bien lo que otorga cada una y, si tenemos previamente piedras en alguno de los espacios, jugar con las diferentes posibles colocaciones para que en fases posteriores combinen según lo deseado.

Y al elegir puntuar, deberemos tener en cuenta que cada uno de los espacios que ocuparán las torres de nuestro tablero sumarán puntos de diferente manera. Podremos decidir puntuar según la opción propia de la torre que comparta color en al menos dos de las torres y mover nuestra ficha del track personal. Hay algunas de las opciones que nos darán bastantes puntos, como las que puntúan por la altura de la torre y hay que saber aprovechar esa elección.

Si por lo contrario vemos que no vamos a sumar muchos puntos con la primera opción o queremos quitarnos algunas de las fichas superiores de las torres pero seguir aumentando en puntos, podemos elegir la opción simple de puntuar que nos dará un punto por mandala retirado.

Tras puntuar, nos ha parecido super interesante que tengamos que colocar las piedras sobre un tablero en forma de espiral en vez de dejarlas a un lado sobre la mesa, como es habitual en muchos juegos.

Aquí, además de tener un nuevo tablero sobre el que admirar las piedras de baquelita de colores, podremos sumar puntos extras, que en muchas ocasiones vienen muy bien, y se utilizará también para marcar el final de la partida cuando alcancemos la posición que contenga tantas manos como jugadores somos. Nos ha gustado mucho este aspecto del turno del jugador.

El suspense de quién ganará la partida, sobre todo cuando las cosas van muy ajustadas, se mantienen en el aire hasta el último momento porque, tras detonar el final de la partida, deberemos descubrir una de las dos cartas de objetivo secreto que hemos recibido al empezar y avanzaremos el track de puntuación unos espacios más si lo hemos cumplido. Tras esto, el que más puntos tenga, será el que haya ganado.

Como podéis imaginar, la rejugabilidad que tenemos en éste título es infinita. Gracias a que contamos con piedras de mandala de 4 colores y 2 diseños diferentes y que se extraen al azar de la bolsa, nunca tendrán la misma colocación sobre el tablero desde el que cogeremos las fichas para llevarlas a nuestro tablero individual. Además, como moveremos los cilindros de artista por los huecos libres según nuestros intereses, podremos tener muchas combinaciones diferentes.

Hablemos ahora de la escalabilidad de este juego: Es perfectamente disfrutable en cualquiera de sus cifras, 2, 3 y 4 jugadores, pero el control de la situación del tablero disminuye cuantos más jugadores hemos sido a la mesa. En las partidas de 2 personas podemos controlar mejor por donde queremos continuar en turnos posteriores por lo que en partidas de más personas es mucho más táctico. Lo bueno de que tiene poco entreturno es que no se hace pesado si aumentamos el número de personas en la partida.

La interacción en Mandala Stones se produce de manera moderada y de una forma muy sutil pero si que podemos influir en los demás dejando al artista en ciertas posiciones que no serán favorables para los demás jugadores, sobre todo para el que viene detrás nuestra y será algo en lo que podamos fijarnos si la jugada nos es positiva para nosotros también.

Por terminar, como hemos visto Mandala Stones es un juego abstracto con un diseño muy elegante, colorido y muy llamativo, perfecto para poderlo disfrutar con amigos o en familia ya que, aunque sus reglas son sencillas, supone también un reto para jugadores más experimentados.

Compra Mandala Stones en Amazon

Board and Dice Piedras Mandala
  • Reglas simples con una sensación distintiva de "jugar". Aspecto fresco y mecanismos únicos
  • Al mismo tiempo accesible para jugadores casuales con profundidad para satisfacer a los jugadores experimentados
  • Un juego de tranquilidad y belleza. Organiza piedras coloridas para crear una impresionante obra de arte junto con tus amigos
  • Las piedras de mandala se juegan en una serie de rondas. Cada ronda, comenzando con el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj hasta alrededor de la mesa, cada jugador tendrá un giro

Última actualización el 2022-12-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.