Menú Cerrar

My City: Roll & Write

Con los dados y un lápiz trazarás una ciudad como ninguna, donde el resultado de la tirada indicará qué edificio deberás dibujar en tu hoja.
El juego irá cambiando a cada nueva partida y durante 12 partidas de lo más variadas vivirás el auge y progreso de tu ciudad. Cuando hayas terminado, podrás volver a jugar la campaña o tu partida preferida tantas veces como quieras.

Así se nos presenta esta versión de dados del conocido juego My City que también nos trae la editorial Devir a nuestro país, cuyo autor es Reiner Knizia y ha sido ilustrado por Michael Menzel.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 1 bloc con 144 hojas a doble cara
  • 3 dados especiales
  • 1 reglamento en 2 idiomas

¿De qué trata?

En My City: Roll & Write tendremos que diseñar y desarrollar nuestra ciudad a lo largo de 12 partidas.

En el bloc encontraremos las hojas para jugar en modo campaña que estará formada por 4 capítulos que a su vez se subdividen en 3 partidas centradas en un mismo tema cada una. Podremos jugar partidas sueltas también pero será más recomendable hacerlo en modo campaña.

Nuestro objetivo será ganar dicha campaña gracias a la suma de puntos que consigamos en cada partida y que nos permitirá conseguir la victoria en los distintos capítulos.

¿Cómo se juega?

Repartiremos una hoja a cada jugador para que tengamos delante nuestro la misma partida. Dejaremos los 3 dados a un lado.

Conceptos básicos

Forma del edificio

Los dos dados azules contienen en sus lados los segmentos que formarán nuestros edificios. Tras haber tirado, deberemos colocarlos uno al lado del otro para que los semicírculos grises de uno de sus laterales formen un círculo completo. Así los habremos juntado y veremos la forma que deberá tener el edificio a construir.

Podremos orientarlo según prefiramos e invertir si se quiere la forma de dicho edificio.

Si en uno de los dados aparece una cara en blanco o un compás (que tendrá función específica a partir de la partida 4) el edificio será lo que muestre el dado que si tiene cuadrados.

Tipo de edificio

En el dado blanco nos encontraremos con el tipo de edificio que tenemos que construir:

  • Relleno: Edificio residencial.
  • Rayado: Edificio industrial.
  • Tachado: Edificio público.

Desarrollo

Cada partida se compone de un número indeterminado de rondas y al principio de cada una de ellas, un jugador cualquiera deberá lanzar los dados que determinarán qué forma y tipo de edificio deberemos escribir todos los jugadores en nuestra hoja.

Al hacerlo, deberemos tener en cuenta las siguientes reglas:

  • El primer edificio que escribamos en la hoja deberá tener, al menos, uno de sus segmentos junto al río.
  • El resto de edificios a partir del inicial deberán estar adyacentes al menos a un edificio previo. Puede estar el río entre ambos y seguirán siendo adyacentes.
  • Los edificios deben quedar enteros dentro de las casillas de la hoja.
  • Podremos tapar las casillas que tengan un árbol o una roca. Será bueno tapar casillas de roca porque al final de la partida restan puntos pero los árboles conviene dejarlos visibles porque sumarán puntos en el recuento final.
  • No podremos escribir encima de montaña, de bosques, de otros edificios previos así como poner un edificio atravesando el río.
  • En cuanto se vuelvan a lanzar los dados, ya no podremos cambiar un edificio construido.
  • Podremos PASAR: Si no queremos o no podemos marcar un edificio, deberemos indicarlo y tachar el siguiente círculo disponible en “no construir un edificio” de nuestra hoja. Si ya hemos tachado los 6 círculos de ese apartado, no podremos pasar y, si no queremos o no podemos hacer el edificio, la partida habrá terminado para nosotros.
  • Cuando la partida termina para un jugador, no podremos seguir construyendo edificios y los demás jugadores deberán seguir jugando mientras esperas el recuento de puntos.

Según avance el juego, las reglas anteriores se podrán modificar o complementar dependiendo del capítulo en el que estemos.

Seguiremos lanzando los dados en cada ronda y colocando edificios según lo que muestren sus caras.

Fin de la partida

La partida finaliza cuando todos los jugadores hayan terminado y pasaremos a hacer el recuento de puntos.

  1. Comprobaremos los puntos negativos del último círculo tachado en “no construir un edificio” y los pondremos en la casilla final.
  2. Árboles: Cada árbol no marcado nos sumará 1 punto.
  3. Rocas: Cada roca no tachada restará 1 punto.
  4. Casillas vacías: Cada una de ellas te restará 1 punto.

Para determinar quién es el ganador de la partida, calcularemos todos los puntos obtenidos y los anotaremos en la casilla de la parte inferior derecha de la hoja. El que más haya obtenido, será el ganador.

En la hoja correspondiente a la última partida de cada capítulo tenemos un apartado para anotar los puntos de las dos partidas anteriores de ese mismo capítulo y así determinar la suma total.

Partidas posteriores en modo campaña

En cada partida posterior, aparecerán nuevas reglas y retos.

Capítulo 1 – Una nueva región

Partida 1

En esta partida se aplicarán las reglas ya explicadas anteriormente.

Partida 2

A partir de esta partida, en el recuento final se concederán puntos adicionales por cada tipo de edificio. Tendremos que ver para cada uno de los tres tipos de edificio, cual es el mayor grupo de edificios contiguo y recibiremos tantos puntos como edificios haya en ese grupo.

Partida 3

Se añaden los pozos. Recibiremos 4 puntos más si conseguimos que nuestro pozo tenga un edificio a cada lado, sin importar el tipo que sea.

Se podría construir encima del pozo pero, de hacerlo, no aportará ningún punto.

Capítulo 2 – Las iglesias

Partida 4

Ahora, de cara a planificar la ciudad, tendremos que tener en cuenta también las iglesias.

La cara del dado que muestra un compás tendrá otro efecto. Si aparece la figura del compás, deberemos ignorar los otros dos dados y habrá que construir una iglesia.

Lo primero que deberemos hacer es tachar el siguiente círculo del apartado “Construir una iglesia” de la parte inferior de la hoja. Debajo de ese espacio aparece una forma y será que deberemos pintar en nuestro terreno, poniendo círculos en el interior del diseño para diferenciarlas.

Si pasamos o no queremos construir una iglesia, tacharemos dos de esos círculos en dicho apartado.

Si ya hemos construido todas nuestras iglesias, ese dado no tendrá efecto durante la partida y deberemos pintar el edificio que hayan marcado los otros dos dados.

Todos iremos construyendo las mismas iglesias y las tenemos visibles antes de que haya que escribirlas por lo que podremos saber qué formas de iglesia construiremos en el futuro si sale el dado del compás.

Partida 5

En ésta partida puntuaremos por las iglesias. Si una de ellas está adyacente como mínimo a un segmento de cada uno de los tres tipos de edificios, te aportará 3 puntos.

Partida 6

Deberemos empezar a construir al lado de una iglesia. Ya viene impresa en la hoja y en este caso, esa iglesia también aportará 3 puntos si está junto a los tres grupos distintos de edificio.

Además se añade que durante esta partida ya no podremos pasar y tendremos que construir todos los edificios. En el momento en el que ya no podamos o queramos construir, nuestra partida habrá terminado y deberemos esperar a que lo hagan los demás.

Capítulo 3 – Nuevos retos

Aparece el concepto de “bolsas de dinero“. Podremos conseguir más puntos gracias a ellas y es que el primer y segundo jugador que más bolsas tengan al final del capítulo, recibirán 20 y 10 puntos adicionales respectivamente.

En éste capítulo también se aplica la regla de obtener una recompensa por no pasar: si no hemos pasado en ningún momento de la partida y no tenemos por tanto tachado ningún círculo del espacio “no construir edificio”, recibiremos 1 bolsa de dinero adicional.

Partida 7

En nuestra hoja vendrá impreso un aserradero en la parte inferior derecha de la hoja y ese será nuestro edificio inicial junto al que deberemos construir nuestro primer edificio.

Además, en la montaña encontraremos una meseta que ocupa 4 casillas. El primero que construya en estas 4 casillas, recibirá 5 puntos y si varios lo hacen a la vez, todos los recibirán.

Al terminar la partida, los que hayan construido en ese espacio de meseta, además recibirán 1 bolsa de dinero. Si no se ha construido en ella, cada casilla de la meseta restará 1 punto como el resto de casillas vacías.

Partida 8

A partir de ahora ya podremos escribir en las casillas de bosque. El primero que construya en todas las casillas de bosque recibirá 5 puntos adicionales, recibiéndolos todos los que lo hagan en la misma ronda.

Al terminar la partida, cualquier jugador que haya marcado todas las casillas de bosque, obtendrá 1 bolsa de dinero y, al igual que las demás casillas vacías, cualquier casilla de bosque vacía te restará 1 punto.

Partida 9

En esta hoja tendremos 5 casillas de oro y el primer jugador que construya encima de todas ellas recibirá 5 puntos y si varios lo hacen en la misma ronda, todos los recibirán.

Si al finalizar la partida hemos marcado las 5 pepitas, recibiremos 2 bolsas de dinero, no restando puntos si nos ha quedado alguna sin marcar.

Recuento especial para el final del capítulo 3

Cuando hagamos el recuento de puntos, no solamente tendremos que tener en cuenta la puntuación de las 3 partidas (7, 8 y 9) sino que además sumaremos los puntos extra que aporten las bolsas de dinero.

Quien haya conseguido más bolsas sumará 20 puntos extra, el segundo 10 puntos extra y el resto no recibirán ningún punto.

Capítulo 4 – Los bandidos

Partida 10

Aparecerán los bandidos en nuestra hoja y no se puede construir encima de ellos. Deberemos rodearles construyendo en todas las casillas de su alrededor y, al conseguirlo, podremos tacharlo.

Por cada bandido no tachado, perderemos 3 puntos y a los que no hayamos conseguido detener tendremos que trasladarlos a la partida siguiente dibujándolos en la misma casilla que estaban.

Partida 11

Desde esta partida, el compás vuelve a tener un efecto especial. Si al lanzar los dados aparece en una de sus caras, los otros dos dados se ignoran.

Tendremos que construir un fuerte tachando un círculo en el espacio “Construir un fuerte” y luego pintarlo sobre el terreno sin necesidad de que haya edificios adyacentes.

Es obligatorio construirlos y no pueden construirse sobre edificios o bandidos. Una vez construido podremos pintar edificios adyacentes por lo que nos ayudará a expandirnos y cazar a los bandidos.

Cuando hayamos tachado todos los círculos y por lo tanto construido todos los fuertes, el compás dejará de tener efecto y construiremos lo que indiquen los otros dos dados.

Por otro lado, deberemos estar pendientes de los grupos al completo. Conseguiremos tener un grupo al completo de alguno de los tipos de edificio si todos los edificios de ese tipo forman un único conjunto de edificios contiguos.

Se comprueba por cada tipo de edificio y nos aporta 3 puntos por cada vez que lo cumplamos. Si falta alguno de los tipos de edificio en el conjunto, no aportará ningún punto.

Partida 12

En ésta última partida podremos conseguir algunos puntos extra.

Se obtendrán construyendo todos los edificios, conservando todos los árboles, tachando todas las rocas y no dejando casillas vacías.

Además, cada grupo completo de edificios nos dará 6 puntos y cada bandido no rodeado nos restará 6 puntos.

¿Cuál es nuestra valoración?

My City Roll & write, versión totalmente independiente del conocido My City, es una reimplementación con dados en el que deberemos construir nuestra propia ciudad en nuestra hoja aprovechando cada tirada de dados para ello.

Nos propone un modo campaña que jugaremos a lo largo de 4 capítulos divididos a su vez en 3 partidas por capítulo donde cada capítulo añadirá y modificará las reglas ya establecidas en los anteriores, además de incluir nuevos elementos.

En una caja pequeña, del tamaño de un palmo, sigue la misma estética que su antecesor de losetas pero ésta vez en el terreno de la portada vemos cómo los edificios han sido dibujados y que, en vez de volar edificios por el cielo azul, están los 3 protagonistas del juego: los dados.

En su interior encontramos pocos componentes pero, tan bien pensados y diseñados que nos será suficiente. Los 3 dados, grandes y de plástico, son personalizados en todas sus caras y nada habitual a lo que un dado clásico ofrece.

Tenemos dos azules oscuros que en sus caras muestran pequeños cuadrados blancos, caras vacías o un compás. Además, siempre en una de sus aristas tienen un semicírculo gris que nos guiará para colocarlos tras lanzarlos.
El otro dado, blanco, tiene en sus caras diferentes casas que se diferencian por el diseño de su interior.

El otro componente del juego será un super mega bloc de hojas a doble cara que incluye divisores para indicar qué hojas pertenecen a cada capítulo y partida para que quede bien claro y no haya confusiones. Tendremos hojas para rato y eso es de agradecer.

Es cierto que hemos podido echar en falta en un principio unos lapiceros pero oye, no hay mal que por bien no venga ya que así podremos elegir entre lápiz, rotuladores o bolis, incluso de colores, a la hora de pintar en nuestras partidas.

Pasando a hablar del modo de juego y sus mecánicas, con éste título se nos propone que gestionemos una ciudad, con sus respectivos edificios, en nuestra cuadrícula de juego.

El turno es bien sencillo y tenemos que partir de la idea de que, cualquiera de los jugadores, lanzará los dados y según el resultado, eso anotaremos en nuestra hoja. Nos recomiendan y la verdad es que es muy útil, pintar el edificio por dentro de la cuadrícula que ocupará para diferenciar bien los bordes y formas de cada uno de ellos.

Tenemos 3 dados. Dos de ellos son de color azul y marcarán la forma que tendrá nuestro edificio. Deberemos juntarlos formando un círculo completo con los dos semicírculos grises y ese será el edificio de dicho turno, pudiendo orientarlo según prefiramos.

Como en todos los juegos de dados, hay probabilidades de que aparezca una forma u otra con más o menos frecuencia. Es más probable que aparezcan edificios de dos cuadrados o en forma de “c” de que salgan los que son más grandes pero no hay que olvidarnos de ellos.

Hay que tener en cuenta que en uno de los dados puede aparecer una cara en blanco o un compás (que tendrá función específica a partir de la partida 4) y, si eso sucede, nuestro edificio será lo que muestre el dado que si tiene cuadrados blancos.

El otro dado, el blanco, nos indicará el tipo de edificio que tenemos que construir, pudiendo ser relleno, rayado o tachado.

Hay que tener en cuenta que, salvo que nos lo indique la partida en la que nos encontremos, nuestro primer edificio deberá construirse pegado al río y, desde ahí, seguir colocando los edificios de manera contigua.

En nuestro espacio inicial veremos ya dibujados árboles y rocas pero ojo, que podremos escribir sobre ellos aunque con consecuencias al final de la partida: construir sobre rocas (que no sobre montaña) será beneficioso ya que todas las rocas que no hayamos tachado nos restarán 1 punto pero, si dejamos árboles visibles, sumaremos 1 punto por cada uno de ellos. También, como iremos colocando las formas que aparezcan en los dados azules, tendremos que ir ajustando bien todos los espacios que cubrimos porque las casillas vacías también nos restarán puntos.

Nos ha encantado la idea de ir aprendiendo de manera gradual, como en el juego de tablero, y añadir un poco más de dificultad que en la partida anterior según avanzamos el juego. Iremos añadiendo conceptos de manera progresiva para que, en las últimas partidas del capítulo 4 seamos unos expertos en la materia: iremos urbanizando terrenos para luego encontrar oro en nuestro territorio, cosa que atraerá a los bandidos y tendremos que conseguir rodearlos.

Las primeras partidas son muy básicas y en ellas iremos dibujando edificios, luego puntuaremos por grupos de edificios, a partir del capítulo 2 se incluirán las iglesias y tendremos que hacer caso al dado del compás, en el capítulo 3 se añadirán las bolsas de dinero que nos ayudarán a sumar más puntos si somos los que más tenemos.

Además, en el capítulo 3 aparece el aserradero, que será nuestro edificio inicial, y la meseta sobre la que podremos construir para sumar puntos adicionales. Si avanzamos y llegamos al capítulo 4, cobrarán protagonismo los bandidos a los cuales deberemos dar caza para no perder puntos en caso de no conseguirlo. El dado del compás vuelve a tener efecto y es que tendremos que construir un fuerte sin necesidad de que sea adyacente a otros edificios.

Sin duda, decir que iremos construyendo y mejorando nuestra ciudad de manera gradual sumando pequeños detalles que tener en cuenta pero que no llegan a ser abrumadores en ninguna ocasión.

Además, el hecho de tener en la propia hoja espacio para apuntar nuestra puntuación y poder hacer recapitulación de los puntos al acabar el capítulo es un punto a favor.

Si analizamos ahora su escalabilidad, se nos propone jugar de 1 a 6 jugadores y escala bien a cualquiera de sus números ya que no se produce interacción entre nosotros durante la partida. Partimos de que los dados pueden ser lanzados indistintamente por cualquier jugador y todos anotaremos ese resultado en el espacio que queramos de nuestra hoja.

Incluye un modo solitario en el que podremos batirnos a nosotros mismos a lo largo de los 4 capítulos y comprobar en la tabla de puntuación adjunta en el reglamento qué tal se nos ha dado. Jugaremos con pequeños cambios en las reglas para que, si queremos, podamos enfrentarnos a nuestro propio ritmo a una partida lanzando dados para diseñar nuestra propia ciudad .

No tiene interacción alguna con los demás y competiremos por hacerlo lo mejor posible en nuestro territorio, evitando las casillas vacías y siguiendo siempre las reglas correspondientes a la partida que estemos jugando para sumar el máximo de puntos posible.

De la rejugabilidad podemos decir que, siempre que haya dados, el azar está servido y eso hace que nunca una partida sea igual a la anterior. Además, nosotros mismo tomaremos la decisión de cambiar el rumbo a la hora de construir esos edificios en nuestro terrenos por lo que, aunque estemos en el mismo capítulo con unas reglas concretas, nunca tendremos sensación de que el desarrollo del juego se repite de unas partidas a otras.

Lo bueno que nos propone también es que podremos jugar toda campaña o ir eligiendo qué episodios o capítulos jugar de manera separada.

Para cerrar la reseña, queremos decir que My City Roll & write nos ha parecido una genial reimplementación al sistema de dados del juego legacy y que os recomendamos jugarlo, conozcáis o no la otra versión. Parece que el modo campaña puede agobiar al principio pero es una genial manera de ir incluyendo reglas para ir subiendo el nivel de nuestras partidas según dominamos el juego.

Compra My City: Roll & Write en Zacatrus!

Compra My City: Roll & Write en Amazon

Oferta
Devir- My City Roll&Write, Juego de Mesa, Juego de Mesa Divertido con Amigos, Juego de Mesa 10 años (BGMYCRWPS)
  • Juguete para niñas y niños
  • Juego de tarjetas y dados
  • Inspirado en connotaciones urbanas

Última actualización el 2024-06-18 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *