Menú Cerrar

Space Opera

Representa a una especie alienígena y enfréntate a tu destino ¿Lograrás alcanzar la supremacía en la galaxia?

Utiliza tus recursos, construye tecnologías y comanda naves en la batalla.

Viaja por la galaxia explorando nuevos sistemas estelares.

Con estas tres frases tan contundentes y directas se presenta Space Opera, un emocionante juego de cartas de ciencia ficción que nos trae la editorial Games 4 Gamers. Creado por David Martínez Díaz, Benet Domínguez, Anna Esplandiu, Marc Vinyes, ilustrado por Eloy Molas, Nico Uris, Anna Rosselló y Neus Lozano que nos pone en la piel de diferentes razas alienígenas luchando entre sí por ver quién domina la galaxia.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 162 cartas
    • 12 de alienigenas
    • 100 de recursos
    • 46 de sistemas estelares
    • 4 pantallas de seguimiento táctico (PST)
  • 100 fichas
    • 36 de población
    • 48 de créditos
    • 8 de ataque
    • 8 de defensa
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

En esta misma galaxia, en un futuro muy, muy probable…

Diversas especies inteligentes aprendieron como viajar entre las estrellas, desarrollando la tecnología para hacer saltos interestelares. Los primeros encuentros entre ellas no fueron especialmente pacíficos. Durante siglos, la guerra y los conflictos se extendieron afectando a casi todos los rincones de la galaxia.

Durante la mayor parte de la historia galáctica, las diferentes especies tenían la costumbre de establecerse en los sistemas estelares a los que viajaban. Mas que explorar la galaxia, lo que hacían era enviar sus excedentes de población a colonizar nuevos hogares. Ello motivo muchas guerras, pues es muy difícil compartir tu hogar con otra especie que nada tiene que ver contigo. Todo esto cambio cuando llegó «La Plaga«.

«La Plaga» fue una enfermedad que afectó a todas las especies inteligentes de la galaxia, mermando su población hasta el borde de la extinción y terminando, por lo tanto, con todas las guerras.

Los supervivientes de cada especie se agruparon como pudieron y, siguiendo protocolos de aislamiento muy estrictos, finalmente «La Plaga» fue prácticamente erradicada. Sin embargo, sus costumbres cambiarían para siempre.

Desde entonces, todas las especies son nómadas y ya no se establecen en los sistemas estelares que visitan. La mayor parte de su población no permanece en ellos más tiempo del necesario para extraer sus recursos.

En Space Opera, cada jugador representará una de las especies disponibles y deberá alcanzar la victoria de cualquiera de las dos formas posibles, militarmente o mediante el desarrollo de su civilización.

¿Cómo se juega?

Conceptos básicos

Para poder jugar es importante conocer el tipo de cartas  y fichas que existen:

  • Consumibles
    • Sencillos
    • Sincrónicos
    • Universales
  • Tecnologías
    • Simples
    • Naves
  • Equipo
  • Sistemas estelares
  • Tropa
  • Creditos

Consumibles

Los consumibles son las clásicas cartas de usar y descartar.

Consumibles sencillos

Son aquellos que, por norma general, se utilizan dentro del turno del jugador, aunque nunca durante un combate y se utilizan para aplicar su efecto y se descartan con normalidad.

Consumibles sincrónicos

Son los que pueden ser utilizados incluso fuera del turno del jugador. Pueden utilizarse durante un ataque a otro jugador y algunos disponen de modificadores al ataque y defensa de las flotas y de la propia especie del jugador atacante y defensor.

Consumibles universales

Afectan a todos los jugadores que se encuentren dentro del mismo sector estelar (color) y pueden ser utilizados únicamente dentro del turno del jugador. Es decir, el jugador tiene la libertad de elegir a qué sector afecta. Si tuvieran el subtipo sincrónico podrían usarse, también, en el turno de cualquier jugador.

Tecnologías

Tecnologías simples

Las tecnologías simples son aquellas cartas que, una vez construidas, permanecen con los jugadores hasta el final de la partida o hasta que sean destruidas.

Tecnologías-Nave

Representan naves de combate que se utilizan durante los enfrentamientos contra el resto de los jugadores. En la parte inferior disponen de una serie de ranuras que representan el espacio en el que se le puede añadir una carta de equipo.

Equipo

Por último, las cartas de equipo son objetos que se pueden añadir a las flotas de los jugadores para hacerlas más potentes.

Sector estelar

Se consideran sistemas estelares a las localizaciones que hay por el ancho universo. Cada una de ellas viene representada por un color (rojo, azul, verde, amarillo o violeta). Hay casos multicolor y algunas disponen de efectos especiales. Todas las cartas que sean del mismo color se consideran que pertenece al mismo sector estelar.

Compartir con el resto de los jugadores el sector estelar, supone que pueden interactuar, negociar o combatir, entre ellos en la fase correspondiente.

Tropa

Las fichas de tropa son las fichas que representan a las unidades civiles por un lado o las unidades militares por el otro.

Las unidades civiles aportan créditos (dinero) durante la fase de reorganización. Las unidades militares, por el contrario, ayudan en los combates con bonificadores de ataque y defensa, además de realizar bajas extra al bando perdedor de la lucha.

Créditos

Representa el dinero en Space Opera.

Preparación de la partida

Lo primero que debemos hacer es repartir dos cartas de especies alienígenas a cada jugador, de las que deben elegir una de ellas según sus intereses y particularidades. Este proceso se hace de forma secreta. Solo una vez que todos hayan elegido la especie con la que van a jugar, se muestran y se colocan frente a cada jugador boca arriba. El resto se descarta.

El orden de juego en Space Opera se determina por orden de iniciativa (número que se indica en la parte superior derecha de la carta) de la especie controlada, de menor a mayor. Es decir, la especie con iniciativa más baja comienza la partida. Si dos o más especies tienen la misma, los jugadores levantan al azar una carta de recurso y el jugador con la carta de precio menor juega primero.

Siguiendo este orden, los jugadores toman la carta llamada PST (Pantalla de Seguimiento Táctica) e indican sus niveles de ataque y defensa correspondientes a su raza con las fichas rojas y azules.

Cada jugador recibe 4 unidades de población civil y 4 créditos, colocándolos al lado de su carta de especie.

Se separan y se barajan los mazos de recursos y de sistemas estelares, colocándolos boca abajo en el centro de la mesa de juego al alcance de todos los jugadores, junto con el resto de las fichas de unidades de población y de créditos restantes a las repartidas a cada jugador.

Por último, cada jugador extrae 5 cartas de recursos y se realiza un pequeño draft con ellas. Es decir, cada jugador elige un recurso y el resto se los pasa al jugador de su izquierda. Se repite esta operación hasta que se hayan repartido todos los recursos.

Desarrollo de la partida

El juego se desarrolla en un número de rondas indeterminadas hasta que se establezca un vencedor.

Cada ronda representa el paso de una generación a otra y el orden de turno siempre respetará la iniciativa de cada especie.

Cada turno del jugador está dividido en dos fases:

  1. Fase de reorganización
  2. Fase de activación

La primera ronda es especial y se llama “pre-salto” y simplemente se caracteriza por no tener la fase de reorganización.

Fase de reorganización

La reorganización es la primera fase del turno y se juega en los siguientes tres pasos que no pueden ser interrumpidos por ningún jugador (ni siquiera utilizando cartas de efecto o consumible sincrónico):

  1. Tecnología completada: si en un turno anterior un jugador inició la construcción de una tecnología bajando la carta correspondiente a la mesa, la tecnología es completada y podrá darle la vuelta a dicha carta devolviendo los créditos usados a la reserva general.
  2. Aumento de población y dinero: se recibe una nueva unidad civil y se reciben los créditos correspondientes en función del total de unidades civiles que tenga en ese momento.
  3. Salto a un nuevo sistema estelar: El jugador debe descartar la carta del sistema estelar en el que se encuentra actualmente y coger una nueva del mazo, determinando así, en que nuevo sector estelar (color) se encuentra. Además, se obtendrá un recurso nuevo.

Fase de activación

En esta fase, los jugadores pueden realizar las siguientes acciones:

  • Usar un consumible: Se utiliza una carta de la mano del jugador pagando su coste. Se aplica el efecto y se descarta. Si se quiere utilizar contra algún rival, debe estar en el mismo sector estelar. Se pueden usar tantos como se desee.
  • Construir una tecnología: se baja una carta de tecnología a la mesa bocabajo y se pone el coste en créditos encima de ella, indicando que dicha tecnología está en construcción. En la fase de reorganización del siguiente turno, es cuando se activará la carta. Se pueden construir en un mismo turno todas las que se deseen. Solo se pueden tener 8 tecnologías construidas.
  • Montar equipo: Son cartas que se colocan debajo de una carta de nave pagando su coste y siempre y cuando haya ranuras disponibles en ella. Los efectos de la carta se sumarán a partir de ahora a los de la nave. Desde entonces no pueden separarse.
  • Negociar: Los jugadores pueden negociar con los recursos y créditos con otras especies que se encuentren en el mismo sector estelar (color). Solo se puede negociar en el turno del jugador y nunca durante una guerra ya iniciada.
  • Entrenar civiles: El jugador puede convertir, con el coste de 4 créditos, a una unidad civil en una unidad militar dándole la vuelta a la ficha.
  • Salto extra: El jugador puede pagar dos créditos para poder realizar un salto hacia otro sistema estelar sacando una nueva carta y recibiendo un recurso. Solo se podrá hacer un salto extra por turno.
  • Declarar la guerra: Se puede declarar la guerra a un jugador que esté en el mismo sector estelar y solo una vez por turno. Pueden participar otros jugadores que se encuentren en el sistema estelar del defensor jugando cartas sincrónicas. Durante la guerra hay dos fases:
    • Batalla de flotas: Esta fase de la guerra se lleva a cabo solo si el defensor tiene naves construidas. Las naves se enfrentan entre sí en un combate sencillo donde comparan ataque y defensa. El atacante elige qué naves lleva a la batalla y el defensor será quien decida el orden en el que las bloquea. El defensor está obligado a bloquear todas las naves que pueda de su enemigo puestas en combate. Si cualquiera de las naves enfrentadas supera con su ataque la defensa de la otra, la destruye. Sin embargo, si ninguna se destruye, quedan bloqueadas. Las naves no destruidas ni bloqueadas son las que causan daño a la población. El daño dependerá de lo que indique la carta.
    • Asalto planetario: Esta fase solo se da si el atacante tiene unidades militares y desea activarlas. Los dos jugadores comparan sus niveles de ataque y defensa en sus PST. Si uno de ellos supera con su ataque la defensa del rival, lo daña. El atacante es el que decide qué tipo de unidades se eliminan. Además, el atacante roba del defensor tantos créditos como unidades haya conseguido eliminar.

Al finalizar el turno, el jugador no puede tener más de 6 recursos en su mano. Debe descartar el exceso de cartas.

Declive

El declive es un evento que sucede cuando el mazo de recursos se agota. Las cartas del descarte se barajan y se crea un nuevo mazo, pero entramos en una etapa de decadencia que agiliza la partida. A partir de este momento, en vez de obtener una unidad civil en cada turno, se sacrifica una unidad de población del tipo que sea. Con cada nuevo declive (mazo agotado de nuevo) se sacrifica otra unidad más.

Fin de la partida

La partida termina cuando se cumple una de las dos condiciones de victoria:

  • Exterminio: Solo queda un jugador con unidades de población. Es la única raza que ha sobrevivido y se proclama vencedora.
  • Nivel de civilización: Si una especie sube al nivel de civilización 3 o superior, gana la partida al finalizar la ronda siempre que las demás especies estén en niveles inferiores. Los niveles de civilización se consiguen de la siguiente forma:
    • Por cada 4 tecnologías construidas que posea la especie, se obtiene 1 nivel.
    • Por cada 4 unidades de población de la especie (militares o civiles), se consigue 1 nivel.

Variante competitiva

Se juega exactamente igual que en lo descrito anteriormente. La diferencia es que, al comienzo de la partida, cada jugador debe escoger una raza alienígena y conformar un mazo de 40 cartas de recursos a su elección, teniendo como única restricción que no coja más de 3 recursos iguales.

En la preparación de la partida, el jugador puede decidir con cuáles de los 5 recursos extraídos quiere quedarse. Descartará el resto y volverá a robar tantas cartas como haya descartado. Después, se barajará el mazo y dará comienzo la partida.

Durante la partida, cada jugador extraerá los recursos de su propio mazo y tendrán, por ende, fases de declive individuales.

¿Cuál es nuestra valoración?

Space Opera es un juego de mesa emocionante y con una magnífica ambientación en el que tomaremos el rol de una de las especies alienígenas cuyo objetivo es dominar la galaxia o someter a nuestros rivales llevándolos al exterminio.

El juego viene en una caja relativamente pequeña, de color oscuro, muy bien tematizada al universo que pretende introducirnos y bastante cargada. Lo primero que nos sorprendió al abrirla fue ver la cantidad de cartas y elementos que contiene. Nada más y nada menos que 162 cartas y 100 fichas. Las ilustraciones son relativamente sencillas pero muy bien conseguidas y ambientadas en la ciencia ficción espacial. No son pocos los juegos que suelen recurrir a este tipo de ambientación, pero es cierto que Space Opera consigue meterte de lleno en ella con muy buenos resultados.

Con respecto a sus mecánicas, debemos darnos cuenta de que nos encontramos ante un juego en el que comenzamos con una sola carta sobre la mesa, la de nuestra especie, y cinco cartas de recursos. A partir de ahí, debemos hacer crecer nuestra civilización, construyendo tecnologías, pagando consumibles, visitando otros sistemas estelares y combatiendo con el resto de las razas alienígenas. Además, lógicamente, debemos vigilar los créditos (el dinero) que tenemos para poder hacer todas esas cosas y analizar las unidades militares o civiles para que nos otorguen sus diferentes beneficios en cada generación.

Dicho así parece complicado y es cierto que los primeros turnos de un jugador novel, le resultarán bastante caóticos y se sentirá un poco frustrado por no saber muy bien qué hacer cuando le llegue su turno. Esto es debido a que los turnos son abiertos y la cantidad de acciones a elegir en la fase de activación del juego pueden llegar a abrumar. Pero pasados unos cuantos turnos y viendo en qué consiste exactamente cada una de las opciones, se convierte en un juego relativamente sencillo de aprender y jugar. Son bastante opciones, si, pero al final son relativamente sencillas de ejecutar cada una de ellas y no requieren mucho análisis.

Además, como en muchos juegos parecidos, la mayoría de las instrucciones vienen en las propias cartas y éstas son muy intuitivas una vez se sabe jugar.

Nosotros recomendamos hacer una primera lectura al manual y lanzarse a jugar para ir viendo in situ todas las posibilidades. Una vez que se entienda bien la mecánica principal del juego, volver a leerse ya más en profundidad el manual para sacarle todos sus detalles.

Por otra parte, queremos destacar cómo los diseñadores han desarrollado el sistema de combates y enfrentamientos entre las especies en dos fases bien diferenciadas. Primero, tenemos la fase de batalla de flotas en donde son las naves de los diferentes jugadores las que entran en combate. Y segundo, si es que sobrevive alguna nave atacante, es cuando llegamos al asalto planetario, momento en el que se tienen en cuenta los valores de nuestra PST.

Este sistema nos ha parecido fantástico. No solo porque la idea de realizar los enfrentamientos en estas dos fases le sienta muy bien temáticamente ya que cuando todos nos imaginamos una batalla estelar en nuestra cabeza, siempre primero pensamos en un combate con naves antes de pasar a la acción en el planeta asaltado. Sino también porque los combates, lejos de ser engorrosos, son mucho más sencillos de lo que puedan parecer en un principio. En el fondo, solo hay que tener en cuenta las diferentes puntuaciones de ataque y defensa con los respectivos modificadores y comparar el ataque de uno con la defensa del otro. Es cierto que esta sencillez hace que sea relativamente fácil de prever el resultado de un combate antes de que se produzca, pero ayuda bastante a que esta parte del juego sea ágil y dinámica.

De todas formas, aquí entran en juego la incertidumbre que genera el poder usar cartas sincrónicas (cuyos efectos pueden aumentar el nivel de defensa o ataque, e incluso proporcionar una vía de huida) y de intervenir otros oponentes, que hacen que una guerra que parecía tener un resultado previsible de victoria dé un cambio repentino y el atacante vea truncados sus planes.

Es importante añadir el matiz de que, en los combates, y en general para cualquier acción que se pueda hacer entre las diferentes especies, es imprescindible que ambas se encuentren en el mismo sector estelar.

En algunos jugadores esta necesidad pondrá a prueba su paciencia, ya que querrán irremediablemente combatir contra un rival cuanto antes, pero no podrá hacerlo hasta que se encuentren ambos en el mismo “color” de la galaxia. Por el contrario, a otros jugadores, les resultará aliviador saber que existen posibilidades de evitar los enfrentamientos a base intentar escapar una y otra vez del sector en el que se encuentra su amenaza, dándoles así la posibilidad de sobrevivir y prosperar. Esta incertidumbre en la persecución aumenta considerablemente la emoción del juego.

Como vemos, estamos ante un juego de gestión y estrategia que, junto a una dosis de suerte a la hora de obtener los recursos del mazo de robo, conforman un equilibrio brillante.

Además, hay que sumarle el hecho de que las partidas no son especialmente largas. Quizás las primeras partidas, cuando no se sabe muy bien qué hacer en cada momento, se alarguen un poco más de lo establecido. Para hacernos una idea, a 2 jugadores, la duración aproximada es de media hora y a 4 no hemos llegado a la hora completa. Ojo que, aunque no es que sea un juego especialmente propenso al AP de los jugadores, si que hay que tenerlo un poco en cuenta.

En este aspecto, Space Opera no es que tenga mala escalabilidad, pero es cierto que, aunque se juega bien a 2 jugadores, para sacarle el máximo partido a las cartas y a las opciones que el juego ofrece, es más recomendable jugarlo a 3 o a 4 jugadores. Lógicamente, con más jugadores aumenta la interacción en las negociaciones de recursos, las batallas se vuelven más emocionantes, con la posibilidad de intervención de otros jugadores en medio de los duelos estelares o simplemente porque debes someter a más especies con sus diferentes habilidades. Las partidas a 2 jugadores, por el contrario, se vuelven un tira y afloja, así como las opciones de negociación y de declaración de guerra se hacen más previsibles.

Con respecto a su rejugabilidad decir que es casi infinita. Las diversas especies, cada una con sus habilidades especiales y por tanto con su manera particular de jugar, el gran mazo de cartas de recursos, que además salen al azar y todos los diferentes sistemas estelares que hay, hacen que el juego cambie en cada partida, haciéndonos elaborar diferentes estrategias según su desarrollo.

De igual manera, las tecnologías son lo suficientemente variadas para poder configurar cada jugador una flota diferente, cosa que añade riqueza al juego y a las batallas, que es principalmente para lo que vamos a usar las naves.

Además, el juego nos propone una variante extra muy interesante. En esencia es como el juego normal, pero en esta opción, cada jugador puede conformar, y por lo tanto jugar, con su propio mazo de cartas elegido por él mismo con unas mínimas limitaciones. Sin duda, una variante que otorga un grado de especialización que va a dar mucha vida al juego después de dominarlo en su variante principal.

Obviamente, los jugadores que odien la interacción deben alejarse de él. Este es un juego de mesa en el que el objetivo es dominar la galaxia y someter a tus rivales. No queda otra que interactuar e ir a por tus rivales constantemente. Si no lo haces tú, lo harán ellos igualmente. Sin duda, las acciones de nuestros rivales tienen una gran importancia en nuestra partida y no debemos perder de vista lo que hacen las demás especies. Además, no hay que olvidarse de las cartas sincrónicas, que podrían ayudar o cabrear a más de uno por su aparición repentina en nuestro turno por parte de otro jugador.

Para resumir, queremos destacar que Space Opera es juego de mesa muy divertido y apasionante, con una alta interacción entre jugadores y una ambientación sensacional. Un juego que pondrá la piel de gallina a todos los amantes de la ciencia ficción espacial.

Compra Space Opera en Zacatrus!

Compra Space Opera en Amazon

Games 4 Gamers Space Opera, Multicolor (8436566030182-0)
  • Juegos, juguetes y complementos
  • Ocio y hogar
  • Entretenimiento

 

Última actualización el 2022-11-28 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.