Menú Cerrar

Tempo

Bienvenido al espectáculo único de Tempo, donde la armonía, el ritmo y la melodía de tu voz serán los protagonistas.

Así de directo se nos presenta Tempo, un juego que nos trae la editorial GDM games y que ha sido creado por Pak Gallego e ilustrado por LittleHouse Boardgames.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 54 cartas
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Tempo es un juego de cartas en el que tendremos que demostrar nuestra habilidad para mantener el ritmo reproduciendo el sonido que tendremos en nuestras cartas pero siempre al ritmo que nos marque la persona que hará de metrónomo.

Según pasan los turnos se hará más complicado y tendremos más sonidos que combinar. Deberemos evitar fallar ya que nos quedaremos sin cartas que será lo que nos puntuará al final de la partida. 

¿Cómo se juega?

Nuestro objetivo será mantener el ritmo cantando en el compás correcto los sonidos que nos van tocando.

Tenemos dos tipos de cartas:

  • Sílaba vocal: Sonidos que deberemos repetir, incluyendo algunas de silencio.
  • Percusión: Haremos sonido golpenado como se nos indique cuando nos toque alguna de estas cartas.

Empezaremos eligiendo a un jugador para que haga de metrónomo. Esa persona será la encargada de llevar el tempo y de ir repartiendo las cartas.

El metrónomo elige cartas según su dificultad y las baraja. Recomiendan que para las primeras partidas utilicemos las cartas de valor 1 y 2 pero tendremos de 3 y 4 también.

Repartirá boca arriba una carta a cada jugador y empezará cantando un compás «un, dos, tres, cua» repitiéndolo durante toda la ronda. Con esto sabremos el ritmo a seguir.

Después de que haya dicho en alto este primer compás, los demás jugadores se añadirán cantando la nota que ven en su carta, al mismo tiempo.

Debemos tener en cuenta el tipo de nota que viene impresa en nuestra carta:

  • Si el jugador tiene una carta con una nota negra, durará el mismo tiempo que un número del compás 4/4.
  • Una corchea nos hará cantar las dos sílabas en ese mismo tiempo.
  • Un tresillo, tres sílabas en un tiempo
  • Una semicorchea, las cuatro en un tiempo.

En cada compás, antes del número tres, el metrónomo añadirá una nueva carta a uno de los jugadores. Estos tendrán que ir alternando entre sus notas a partir de ahora, con cada número del compás, cantarán una nota.

Un jugador nunca podrá tener dos cartas más que otro.

Si en algún momento el metrónomo detecta un fallo, parará la canción diciendo en voz alta ¡TEMPO!. Todos los jugadores se quedarán con su carta que tenga mayor puntuación, excepto el que ha fallado, que da su carta superior al metrónomo.

Si nadie comete ningún error y todos los jugadores llegan a cantar sus 4 notas durante un compás, cada uno se queda su carta de mayor valor y el metrónomo no se queda ninguna.

Se barajarán de nuevo todas las cartas restantes y el jugador metrónomo pasará a ser el de la derecha del anterior.

Variantes

Podemos jugar a Tempo también en modo solitario o cooperativo.

Para ello, separaremos las cartas según el nivel. Colocaremos 4 cartas boca abajo y en cada compás iremos dando la vuelta a una e iremos añadiendo las notas hasta que cantemos las 4 del compás.

Si fallamos, volveremos a intentarlo y, si no tenemos fallos, pasaremos de nivel.

Estos son los niveles que deberemos ir superando:

  • Nivel 1 – Negras
  • Nivel 2 – Negras + Corcheas
  • Nivel 3 – Corcheas + Semicorcheas
  • Nivel 4 – Corcheas +Tresillos
  • Nivel 5 – Negras + Corcheas +Tresillos
  • Nivel 6 – Negras + Corcheas + Semicorcheas
  • Nivel 7 – Corcheas +Tresillos + Semicorcheas
  • Nivel 8 – Negras + Corcheas +Tresillos + Semicorcheas
  • Nivel 9 – Usa un metrónomo para comprobar qué vas a tiempo. Puedes encontrar muchos online.
  • Nivel 10 – Has llegado al nivel 10, eres un crack. Prueba a subir el tempo.
  • Nivel 11 – Graba una partida, súbela a redes, y etiqueta a @gdmgames para que todos vean lo bien que se te da.

Fin de la partida

Una partida a Tempo termina cuando todos los jugadores han hecho de metrónomo una vez. Después, miraremos las cartas de cada uno y, el que tenga más puntos, habrá ganado.

¿Cuál es nuestra valoración?

Tempo es un juego divertido de cartas que nos propone pasárnoslo bien siguiendo el ritmo de las sílabas marcadas en el que un jugador hará de metrónomo y los demás deberán seguir correctamente su ritmo si no quieren dejar de sumar puntos en su marcador. Utiliza una temática que pocos juegos utilizan y suma un lado didáctico al aspecto party que nos muestra.

En una caja del tamaño de una mano, encontramos una llamativa portada llena de colores y tematizada con instrumentos musicales presidida por el título del juego escrito en letras que simulan notas musicales.

Ya esto nos ha parecido llamativo pero, cuando lo abrimos, seguimos disfrutando con lo que vemos. En su interior solamente tenemos cartas pero también estarán llenas de colorido. Son de buen gramaje, manejables y tienen un diseño sencillo mostrando en ellas bocadillos de cómic con las diferentes sílabas que deberemos ir diciendo en voz alta mientras jugamos.

La curva de aprendizaje es baja ya que tiene unas instrucciones bien sencillas que enseguida todos interiorizaremos.

Tras haber elegido a la persona que hará de metrónomo durante esa ronda y decidir hasta que nivel de cartas añadimos al mazo, barajamos y podremos empezar.

El papel del metrónomo es muy útil, lo primero porque será el que revise que todos cumplen con lo que les ha tocado en sus cartas y, lo segundo, porque será quien nos sirva de guía marcando los 4 compases continuamente. Es un papel que iremos rotando para que todos los participantes tengan su momento de juego.

Tenemos disponibles cartas de nivel 1 hasta nivel 4, que vienen perfectamente diferenciadas por colores y por el número en su parte inferior. Como es normal, cuanto más nivel, más dificultad encontraremos en las sílabas a pronunciar e incluso en el tipo de notas que incluye para marcar el tempo cuando las leamos en alto (negras, corcheas, semicorcheas…) Por supuesto es recomendable empezar por los niveles 1 y 2 para irnos haciendo al juego y una vez lo tengamos algo controlado ¡Os animamos a usar las de niveles superiores!

Algo en lo que influye también el nivel de las cartas es en el número de puntos que sumaremos si nos las quedamos.

El metrónomo irá añadiendo una nueva carta a cada jugador en cada compás, justo antes del número tres. Un jugador no podrá tener sobre la mesa dos cartas más que cualquier otro.

Los jugadores deberán ir alternando las notas que tienen con la que les acaban de poner y cantar, en cada número del compás, una de las notas. Tenemos incluso algunas que marcan silencios.

Así seguiremos turnos y mantendremos el ritmo pero si el metrónomo detecta un fallo, lo dirá en alto gritando ¡TEMPO! para que todos los jugadores paren. Tras indicar el fallo, cada jugador, excepto el que ha fallado, se quedarán con la carta más alta que tengan. La persona que falle dará su carta de más valor al metrónomo que le ha detectado el fallo.

Si jugamos y todos lo hacemos perfecto, nadie comete errores y llegamos a las 4 notas durante un compás, pararemos y nos quedaremos la carta de mayor valor, no sumando nada el que ha hecho de metrónomo.

Tras cada ronda, rotaremos el rol de metrónomo y volveremos a jugar de la misma manera.

La partida se terminará cuando todos los jugadores hayan hecho de metrónomo una vez y habrá llegado el momento de que veamos las cartas que tenemos cada uno y, el que tenga más puntos, habrá ganado.

Realmente nos ha encantado ir descubriendo cartas con sonidos nuevos y muchas veces nos hemos sorprendido y echado unas buenas risas con los ritmos que íbamos creando.

Además, es todo un acierto haber incluido la percusión, cartas que son de nivel 4. Hay cartas de fondo blanco que no tienen marcado un nivel en las que, cuando aparecen, deberemos hacer percusión como se nos indica en su dibujo y meteremos así una variable adicional a todos los sonidos que los diferentes jugadores vamos creando. En nuestras partidas ha habido muchas personas que cuando llegaba su momento de la percusión no sabían ni donde tenían las manos cuando les tocaba golpear como en el dibujo y ha resultado realmente divertido.

Las partidas a Tempo suponen en reto para cualquier persona ya que requieren de una concentración extrema y deberemos estar atentos a nuestras cartas, no distraernos con los sonidos que hacen los demás y pendientes de cuando el metrónomo nos incluye una nueva carta para sumarla a nuestras sílabas a pronunciar. No es tan fácil como puede parecer y harás oído en cuanto cojas el ritmo, te aseguramos que engancha.

También se incluyen algunas cartas sin sonido para que podamos personalizar nosotros mismos y añadir sonidos especiales a nuestras partidas cuando aparezcan esas cartas que nosotros hemos diseñado.

Además de poder jugarlo de manera competitiva, nos propone un modo solitario y/o cooperativo para que podamos darle más vida y disfrutarlo de maneras diferentes. En él jugaremos para intentar ir superando niveles y coger habilidad, siempre manteniendo el ritmo marcado.

Nos ha parecido un juego muy bueno para ser disfrutado tanto en casa como en las aulas. Su lado educativo hace que pueda incluirse en clases de música para practicar con la armonía y el ritmo y hacer las clases de esta asignatura aún más entretenidas.

Si analizamos su rejugabilidad, vemos que tiene mucha ya que incluye bastantes cartas de cada nivel y a su vez, contamos con 4 niveles para mezclar en nuestras partidas. Siempre las cartas salen al azar y las combinaciones de sílabas a repetir son innumerables, es algo muy positivo en este juego.

La escalabilidad de Tempo es buena. Cuantos más seamos pronunciando y siguiendo el ritmo, más lío habrá, será más fácil confundirse pero también habrá mucha más diversión. Os recomendamos encarecidamente probar el modo solitario para poder entrenaros y cuando juguéis en grupo, ya sepáis mantener vuestro propio ritmo y concentraros adecuadamente para no confundiros y sacar más puntos positivos que los demás en cada turno.

En caja pequeña y a un precio muy asequible, Tempo pone a prueba nuestra habilidad de seguir el ritmo tanto en familia como con amigos y nos hace concentrarnos mientras todo el mundo lee a la vez sus sílabas, por lo que tendremos que estar metidos en nuestro ritmo. No dudes en tenerlo en tu estantería para sacarlo entre juegos de más dureza para sumar diversión a tus reuniones de juego.

Compra Tempo en Zacatrus!

Compra Tempo en Amazon

GDM Games (GDMG6) Tempo (2140)
  • En Tempo un jugador marcará el “tempo”, el ritmo que los otros deberán seguir mientras reproducen el sonido o el gesto que aparece en sus cartas.
  • Un reto para los jugadores.
  • ¿Podrás mantener el tempo o serás tú el que de la nota?
  • Brand: GDM Games (GDMG6)

 

 

Última actualización el 2022-12-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.