Menú Cerrar

Treasure Hunter

Aventuras, tesoros y goblins os están esperando…

Como cazadores de tesoros, partís en busca de las piezas más legendarias. Vuestro periplo os lleva a tres lugares distintos: los picos helados de la Montaña Glacial, la espesura de la Selva Impenetrable y las profundidades de la Cueva Lava. Algunos de estos tesoros son valiosos artefactos y poderosos pergaminos mágicos, pero también os podéis topar con auténticos trastos que nadie quiere recolectar.

Al final de la partida, el jugador que haya reunido más monedas y los tesoros más valiosos será el ganador.

Así se presenta Treasure Hunter, un juego de Richard Garfield que nos trae Devir a España y en el que tendremos que vivir aventuras y enfrentarnos a goblins para intentar robar más tesoros que nuestros rivales para conseguir la victoria.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 1 tablero dividido en dos partes y a doble cara.
  • 54 fichas de tesoro
    • 30 artefactos
      • 25 positivos
      • 5 negativos
    • 24 pergaminos mágicos
      • 20 amarillos
      • 4 grises
  • 75 cartas
    • 36 de aventurero
    • 12 de monedas
    • 12 de perros
    • 15 de acción
  • 82 monedas
  • 39 gemas
  • 22 fichas de goblin
  • 12 marcadores de puntuación
  • 1 marcador de ronda
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Treasure Hunter es un juego de mesa donde los jugadores se convierten en cazadores de tesoros y deberán conseguir tantos tesoros, piedras preciosas y monedas como puedan.

Lo harán durante 5 rondas y utilizando las diferentes cartas, compuestas por los aventureros, perros guardianes y diferentes acciones.

¿Cómo se juega?

Conceptos básicos

Las cartas

Existen 4 tipos de cartas:

  • Aventurero: Son los aventureros que los jugadores envían a la búsqueda de los tesoros. Su fuerza oscila entre el 1 y el 12 y el color indica el lugar donde buscará el tesoro.
  • Moneda: Al final de cada ronda se obtienen monedas de cobre, plata u oro en función de las cartas de este tipo que tenga cada jugador en la mano.
  • Perros guardianes: La función de los perros es proteger a los aventureros de los goblins. Tienen un valor de fuerza y otro de disciplina.
  • Acción: Estas cartas permiten realizar acciones que influyen en diferentes aspectos de la partida.

Los tesoros

Hay 2 tipos de tesoros:

  • Artefactos: Las losetas de artefacto tienen un número que indica el valor en monedas que tiene y pueden ser positivos o negativos.
  • Pergaminos mágicos: El valor de los pergaminos se determina al final de la ronda o al final de la partida en función de su tipología:
    • Amarillos: Se pueden usar al final de una ronda para ganar las monedas que vienen determinadas por la condición que muestra.
    • Grises: Se activan al final de la partida para proporcionar monedas adicionales en función de la condición que muestre.

Los goblins

Los goblins son criaturas que tratan de robar las monedas a los aventureros que intentarán mantenerlos a raya con la ayuda de los perros guardianes. Todas las losetas poseen una fuerza y el número de monedas que perdería el jugador en caso de no poder ahuyentarles.

Preparación

  1. Juntad las dos partes del tablero y ponedlo en el centro de la mesa.
  2. Poned la ficha de ronda en la casilla inferior.
  3. Mezclad las fichas de goblin, ponedlas boca abajo junto al margen inferior del tablero. Revelad las tres primeras y colocad una en cada uno de los huecos destinados a tales criaturas.
  4. Mezclad todas las cartas y dejadlas boca abajo junto al tablero formando al mazo de robo.
  5. Repartid monedas con valor 15 a cada uno de los jugadores y el resto dejadlas al alcance de todos los jugadores.
  6. Mezclad todas las fichas de tesoro y formad dos pilas boca abajo y dejad una en la parte inferior del tablero junto a las casillas Max y la otra junto a las casillas Min.
  7. Revelad tres tesoros de cada pila y colocad uno en cada hueco de las zonas de aventura de tal forma que haya un tesoro en el valor Min y otro en el valor Max de cada zona.

Desarrollo

Una partida de Treasure Hunter tiene cinco rondas y cada una de ellas consta de las tres siguientes fases:

  1. Componer la mano de cartas
  2. Jugar las cartas
  3. Usar los pergaminos mágicos y preparar la siguiente ronda

1. Componer la mano de cartas

Un jugador baraja el mazo de cartas y da 9 a cada jugador.

Ahora, todos los jugadores deberán hacer un draft con ellas, es decir, deberán escoger una carta de esas 9 y pasar el resto a otro jugador. De las 8 restantes, se quedarán con una y pasarán el resto. Se hará lo mismo hasta que ya todos los jugadores se hayan quedado con las 9 cartas que han elegido que son con las que jugarán la ronda.

En las rondas 1, 3 y 5, los jugadores pasarán sus cartas al jugador de la izquierda y en las rondas 2 y 4 lo harán al jugador de su derecha.

2. Jugar las cartas

En esta fase se deben seguir los siguientes tres pasos en orden:

  1. Capturar tesoros: Los jugadores irán revelando, lugar a lugar y empezando por la montaña glacial, todos los aventureros que tengan de dicho lugar y comprobarán qué jugador es el que se lleva el tesoro difícil y cuál el tesoro fácil. Para ello, se sumará la fuerza de todos los aventureros que tiene un jugador para dicho lugar y la comparará con el resto de jugadores. Antes de resolver y asignar los tesoros, los jugadores, por orden de turno, tendrán la opción de jugar una carta de acción de su mano y aplicar sus efectos. Cada jugador podrá reaccionar a las cartas que jueguen sus rivales. Una vez que se han jugado todas las cartas de acción, se asignan los tesoros de dicho lugar y se procede a hacer lo mismo en los otros lugares:
    • Quién tenga el valor de fuerza total más alto captura el tesoro difícil (max).
    • Quién tenga el valor de fuerza total más bajo captura el tesoro fácil (min)
  2. Mantener a los goblins a raya:
    1. Cada uno de los jugadores saca todos los perros guardianes que tiene en la mano y suma su fuerza. Esta fuerza se compara con cada una de las fuerza de las fichas de goblins:
      • Si la fuerza de los perros es mayor que la de la ficha de los goblins, no ocurre nada.
      • Si la fuerza de los perros es menor que la de la ficha de los goblins, el jugador pierde tantas monedas como indique la ficha de goblins y las deja encima de dicha ficha.
    2. Por último, se comparan las fuerzas de los perros guardianes entre todos los jugadores y quién tenga el valor más alto se lleva todas las monedas que los goblins hayan robado a los jugadores.
  3. Obtener monedas: Los jugadores revelan todas las cartas de moneda que tengan en la mano y cogen de la reserva tantas monedas como indiquen.

3. Usar los pergaminos mágicos y preparar la siguiente ronda

En esta fase, los jugadores pueden utilizar los pergaminos mágicos amarillos para canjearlos por cierta cantidad de monedas de la reserva. Cada pergamino que haya sido utilizado se devuelve a la caja.

Para acabar la ronda, ya solo queda preparar la siguiente:

  1. Se cogen y barajan todas las cartas.
  2. Se revelan otros tres tesoros en la columna Max y otros tres en la columna Min de cada lugar.
  3. Revelad tres nuevas fichas de goblins colocándolas en cada uno de los huecos correspondientes.
  4. Se avanza la ficha de ronda una posición.

Una vez realizas estas acciones, se pasa a la siguiente ronda y se juega de la misma forma.

Fin de la partida

Una vez que se han jugado las 5 rondas, la partida finaliza y todos los jugadores deberán calcular la cantidad de monedas que han conseguido teniendo en cuenta: el valor de los pergaminos grises, el valor de los artefactos, el valor de las fichas de goblins capturadas y el valor de las monedas de las gemas.

El jugador que tenga la mayor cantidad de monedas es proclamado vencedor de la partida.

Modo para dos jugadores

En las partidas para dos jugadores se juega exactamente de la misma manera pero introduciendo una variación en el draft de cartas en la fase de componer la mano de cartas.

¿Cuál es nuestra valoración?

Devir nos trae en una edición totalmente en castellano el juego Treasure Hunter, un juego creado por el conocido autor de las Magic o juegos como King of Tokyo o Bunny Kingdom. En él, nos traslada a un mundo de fantasía, donde somos cazadores de tesoros y tendremos como objetivo conseguir todos los que podamos.

El arte es obra de Markus Erdt, autor artístico de otros grandes juegos como Copenhagen o Pioneers y que aquí deja una estética muy colorida y acertada para el tipo de juego de aventuras del que se trata.

Una vez que abrimos la caja de tamaño clásico de 30×30, nos encontramos con una gran cantidad de componentes, especialmente un buen montón de losetas y fichas troqueladas. Para empezar vemos el tablero que está dividido en dos partes y a doble cara. Una de sus caras se utiliza para el desarrollo de la partida y el otro lado se usa para la contabilización de puntos finales. En la cara en la que se desarrolla la partida, una de las partes del tablero es donde se representan los tres lugares donde nuestros aventureros deberán buscar los tesoros y, en la otra parte, es donde se ubican los goblins que tratarán de robarnos.

Otro de los componentes con los que nos encontramos son las 75 cartas compuestas por aventureros de los diferentes lugares, los perros que nos ayudarán a ahuyentar a los goblins, las acciones que nos permitirán alterar algunas cosas y las de moneda. Todas ellas con una estética y una calidad sobresaliente.

Por último, como decíamos, nos topamos con la gran cantidad de fichas y losetas troqueladas: fichas de tesoros, pergaminos mágicos, monedas, gemas y los diferentes marcadores componen una amalgama de componentes de una calidad a la altura de todos los productos de Devir que, por cierto, caben perfectamente en la cuna ilustrada que trae el interior de la caja.

Metiéndonos de lleno ya en el desarrollo de la partida, vemos como el juego está dividido en cinco rondas en las que tendremos tres fases claramente diferenciadas.

El objetivo es muy claro y sencillo: El jugador que consiga más puntos (dinero) gana la partida. Para su desarrollo, el juego utiliza dos mecánicas principales: el draft de cartas y las mayorías/minorías.

La primera de las fases consiste en un draft de cartas puro y duro para seleccionar las cartas que vamos a jugar y utilizar en la segunda fase.

Al principio de cada ronda, a los jugadores se les reparten nueve cartas a cada uno. De estas cartas, cada jugador  deberá escoger y quedarse con una y pasar el resto a su compañero de al lado. De esta forma, recibiremos las ocho cartas de otro de nuestros compañeros de partida. Los jugadores irán haciendo la misma mecánica, es decir, quedándose con una carta y pasando el resto, hasta que se hayan elegido todas las cartas que fueron repartidas.

Como el juego va en cinco rondas, las reglas imponen que en las rondas impares pasemos las cartas hacia un lado y en las rondas pares hacia el otro para no levantar suspicacias a la hora de beneficiarse o no de las cartas que recibe cada jugador, dependiendo de la estrategia de cada uno.

Elegir las cartas del draft dependerá de varios factores. Primero tenemos las cartas de aventureros, que van del 1 al 12 y en tres colores diferentes. El número determina la fuerza y el color la zona en la que dichos aventureros van a ir a buscar los tesoros. Lógicamente, elegir unos u otros aventureros dependerá totalmente de los tesoros que se encuentran en cada zona y hay que pensar muy bien qué cartas de aventurero pueden tener nuestros rivales. Esto es debido a que, una vez que se acaba el draft, lo primero que se debe hacer es jugar, lugar por lugar, todas las cartas de aventurero que tiene cada uno de los jugadores. El que tenga más fuerza se llevará el tesoro situado en la zona de Max y el que menos fuerza tenga, hará lo propio con el tesoro puesto en el Min.

Al haber unos tesoros mejores que otros, incluso hay tesoros negativos, es muy importante pensar bien qué cartas de aventureros nos vamos quedando, cuáles no y qué estarán eligiendo nuestros rivales porque aunque no lo sabemos con certeza, gracias al draft podremos intuir un poco por donde pueden ir los tiros. Habrá momentos en los que vayamos a por el tesoro ubicado en la zona Max, quedándonos con un montón de aventureros de dicho lugar y lo consigamos, pero habrá otras en las que nos quedemos en segundo lugar no recibiendo nada y viendo como hemos perdido cartas sin ningún premio e incluso alguien gastando menos cartas se ha llevado el tesoro situado en la zona Min, otorgándole interesantes monedas.

Otro tipo de cartas que podemos quedarnos en el draft y pueden ser útiles para alterar ciertas cosas, como por el ejemplo el poder de nuestros aventureros, son las cartas de acción. Estas cartas podremos jugarlas y alterar ciertos valores para dar un golpe de efecto en el último momento y llevarnos un tesoro contra todo pronóstico. Pero hay que tener cuidado porque nuestros rivales podrán hacer lo propio o incluso reaccionar a las nuestras, produciéndose así una lucha interesante.

El penúltimo tipo de cartas con las que podremos hacernos es con los perros guardianes. Estos perros son indispensables para ahuyentar a los goblins que tratarán de robarnos los tesoros cuando hayamos finalizado la búsqueda en los tres lugares. Si no tenemos cartas de perro, o su valor es inferior a alguna de las losetas de goblin, perderemos una moneda que se quedará en cada loseta que no hayamos superado. Por el contrario, en el caso en el que nuestros perros tengan más fuerza, no tendremos de qué preocuparnos. Es más, si somos los que tenemos mayor fuerza en los perros guardianes, conseguiremos llevarnos las monedas que a otros jugadores les han robado.

Y por último, solo nos queda hablar de las cartas de moneda. A priori parecen las cartas que al principio nadie querrá por el coste de oportunidad de quedarnos con las otras que pasen por nuestras manos, pero a la larga nos vamos dando cuenta que muchas veces de que vale más pájaro en mano que ciento volando y quedarnos con ellas puede ser una opción muy interesante para algunos jugadores en ciertos momentos de la partida.

Una vez que se ha hecho el draft, se han jugado las cartas, se han repartido los tesoros y se ha luchado contra los goblins, solo queda una última fase de la ronda antes de preparar la siguiente y es la fase en la que los jugadores pueden utilizar alguno de sus pergaminos amarillos para obtener el beneficio que proporcionan. Estos pergaminos son losetas especiales que se pueden obtener directamente de los lugares en los que hemos luchado por ellas y nos otorgan jugosos puntos y conviene conseguirlos. Hay que distinguir los pergaminos amarillos, que se usan al final de ronda y los pergaminos grises, que se tienen en cuenta al final de la partida.

Una vez que se acabe una ronda, se jugarán de la misma forma las siguientes rondas. Cuando se termine la quinta ronda, deberemos cuantificar el valor total de todo lo que hemos ido consiguiendo a lo largo de dichas rondas y, el jugador que haya conseguido más puntos será el vencedor de la partida.

Como vemos, el draft de cartas en este juego toma una relevancia muy importante porque va a determinar prácticamente todo lo que ocurra después.

Es cierto que las reglas son muy sencillas y son fáciles de asumir desde los primeros compases del juego, pero no por ello se trata de un juego fácil de dominar ya que esconde mucha más estrategia y táctica de lo que puede parecer en un principio. Sigue siendo un juego familiar, apto para prácticamente todo el mundo pero es un juego en el que tendremos que estar pendientes de muchas cosas: del azar con el que salen los tesoros y los goblins, de seleccionar las cartas que más nos interesen, de qué cartas se van quedando los rivales, de si quedarnos con cartas de monedas o de acciones…etc.

Con respecto a la escalabilidad, Treasure Hunter propone partidas desde 2 hasta 6 jugadores. A pesar de que hay una variante en el draft de cartas para jugarlo a dos jugadores, consideramos que como mejor se disfruta el juego es a partir de tres. Es a partir de este número cuando el draft y la lucha por todos los tesoros se hace mucho más divertido, con más suspense, más faroleo, más estrategias posibles y la partida se siente más completa. A dos jugadores también se disfruta, pero se convierte en un juego que se siente un poco diferente. De hecho, cuántos más jugadores jueguen más disfrutable es. Además, el tiempo de partida y el entre turno apenas se resiente nada.

Cuando pasamos a analizar su rejugabilidad, debemos decir que es una de las características por las que más brilla el juego. Tanto las cartas, como todas las fichas de tesoros y goblins son sacadas al azar y ante todas las posibles estrategias y tácticas que desarrollen los jugadores durante el draft, hacen que el juego se sienta diferente en cada partida. Además, el tiempo de juego invita a jugarlo con regularidad y siempre te entran ganas de echar otra partida en cuanto termina una.

Por todo lo visto, queremos concluir que Treasure Hunter es un juego familiar muy divertido que nos trae Devir a España, en el que destaca el importante draft de cartas que propone al principio de cada ronda y que hará que las partidas tengan mucho suspense por ver quién va consiguiendo más tesoros que sus rivales. Una altísima rejugabilidad, una escalabilidad que brilla a partir de los tres jugadores, un desarrollo de partida muy dinámico y un juego apto para todo el mundo, convierten a Treasure Hunter en un juego muy recomendable.

 

Compra Treasure Hunter en Zacatrus!

Compra Treasure Hunter en Amazon

Treasure Hunter - English
  • English
  • Number of players: 6
  • Paqueteage Weight: 1.62 kilograms
  • Paqueteage Dimensiones: 8.2 L x 29.8 H x 29.5 W (centimeters)

 

 

Última actualización el 2022-11-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.