Menú Cerrar

Animazombis

Después de un largo día de caminata, finalmente montáis vuestro campamento. Esta es una oportunidad para cantar canciones y observar animalitos pero…¡Oye! ese conejito acaba de intentar morder…¡ay!

Así nos introducen desde la editorial 2tomatoes a este juego de cartas creado por Bruno CathalaThéo Rivière e ilustrado por Olivier Derouetteau.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 50 cartas
  • 5 apoya cartas
  • 1 dado
  • 56 fichas de cerebro
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

En Animazombis tendremos que deshacernos de esos zombis que tratan de atacarnos mientras estamos en nuestro campamento pero intentando no perder nuestro cerebro ya que de lo contrario, nos convertiremos a su especie y encima perderemos el juego.

Deberemos descartar cartas en el montón de la horda para intentar tener el menor número de cartas tanto en nuestra mano como en el cementerio para salvarnos y salir airosos de la partida antes que los demás jugadores.

¿Cómo se juega?

Nuestro objetivo será descartarnos de nuestras cartas lo antes posible para evitar que la Horda de Animazombis devore nuestro cerebro.

Antes de empezar repartiremos 1 apoya cartas y 9 fichas de cerebro a cada jugador.

Al principio de cada ronda deberemos:

  • Mezclar las 50 cartas, que vienen numeradas del 1 al 19.
  • Repartir 3 a cada jugador, de las cuales dejará 1 en el apoya cartas (el cementerio) y 2 en su mano.
    Repetiremos este proceso 3 veces de modo que cada jugador tendrá una mano de 6 cartas y un cementerio de 3, cartas que nadie más podrá ver.
  • El resto de cartas se dejan bocabajo formando un mazo de robo en el centro de la mesa y los descartes que se produzcan durante la partida se dejarán al lado de éste.

Jugaremos por turnos en el sentido de las agujas del reloj y en cada uno de ellos deberemos:

  1. Jugar una o más cartas de nuestra mano con el mismo número.
  2. Completar nuestra mano hasta tener 3 cartas, añadiéndolas de nuestro cementerio a la mano si fuera necesario.

Jugar cartas de nuestra mano

Deberemos añadir una o más cartas del mismo número sobre la horda (pila de descartes central) al lado del mazo de robo.

Esas cartas deben ser de un número más alto que la carta superior ya mostrada en la Horda. Si no hay cartas previamente, podremos empezar con el número que queramos.

Si jugamos más de una carta del mismo número, dejaremos una en la horda y repartiremos el resto entre los cementerios de los demás, pudiendo elegir cuántas y a quien se las damos.

Puede suceder que no podamos o no queramos jugar cartas en la horda. Si esto sucede:

  • Descartamos toda la horda.
  • Pierdes una de tus fichas de cerebro.
  • Robas 2 cartas del mazo de robo, dejando 1 en el cementerio y otra en tu mano.
  • Vuelve a ser tu turno y empezarás una nueva horda.

Completar nuestra mano

Solo deberemos seguir este paso si tenemos menos de 3 cartas en nuestra mano. Tras el paso de jugar una carta, cogeremos cartas, a nuestra elección, de nuestro propio cementerio hasta completar con 3 cartas nuestra mano.

Fin de una ronda
Una ronda terminará inmediatamente cuando a alguien no le queden cartas ni en su mano ni en su cementerio.

Cada jugador, de entre los que aún tengan cartas, perderá inmediatamente una ficha de cerebro por cada carta de su mano y del cementerio que le quede.

Pasaremos a jugar una nueva ronda y comenzará la persona a la que menos cerebros le queden.

Cartas especiales

Hay cartas que tienen un símbolo en ellas y cuando las bajamos, deberemos aplicar su efecto. Si jugamos más de una en la misma jugada, solo aplicaremos el efecto una vez.

En algunas deberemos lanzar el dado para ver qué nos depara la suerte. Aplicaremos el efecto y seguiremos con nuestro turno completando la mano si hiciera falta.

Fin de la partida

La partida terminará inmediatamente cuando alguien pierda su última ficha de cerebro.  El jugador que más fichas de cerebro conserve, será el ganador.

¿Cuál es nuestra valoración?

Este juego de temática zombi llega directo a nuestras mesas para ponernos a prueba frente a los hambrientos zombies que vagan por la zona en la que hemos acampado y de los que tendremos que deshacernos antes de que devoren nuestros cerebros.

Viene en una caja diferente y original que ya encontramos en otro juego de la misma editorial llamado Magic Rabbit. En esta ocasión predomina el color rosa mezclado en algunas de sus caras con el color tierra. Podemos abrir la solapa exterior dentro de la cual nos sitúan en el juego y nos muestran el desarrollo de una partida y cómo estarán colocados los diferentes elementos de juego.

En la portada encontramos a dos aventureros alrededor de una hoguera rodeados de insectos y animales zombis que buscan sus cerebros. En su interior encontraremos la caja decorada con un atardecer en el que varias ratas pasean con los brazos en alto en búsqueda de alimento.

Cuando la abrimos por completo y vemos lo que contiene, no deja de sorprendernos: Las ilustraciones de las cartas están creadas a modo de silueta sobre dos tipos de fondo, rosado y azul, y, aunque son de trazos fáciles, están hechas cuidando todo detalle de lo que en ellas aparece.

Mantienen la ambientación del bosque, en la parte superior en color clarito vemos el número de cada una de de ellas y en la zona central la ilustración que solo se repite entre cartas de la misma numeración.

Para apoyarlas durante nuestra partida y que será a lo que llamemos cementerio, tenemos unos apoya cartas negros de plástico que se agradece que vengan incluidos y que son súper útiles.

El dado, también rosa y de 6 caras, muestra en cada una de ellas uno de los posibles efectos que podrán salirnos cada vez que debamos lanzarlo si nuestra cartas así lo indica.

Por último, las fichas de cerebro, de troquel, son redondas y tienen un buen tamaño para manejarlas sin problema durante la partida y que no pasen desapercibidas.

Pasemos a hablar de su modo de juego que, la verdad, es bastante sencillo y se aprende rápidamente.

Para empezar la partida repartiremos un apoya cartas y 9 cerebros a cada jugador para pasar a realizar el reparto de cartas.

Creemos que es un número acertado el que cada jugador empiece la partida con 9 cerebros ya que hemos visto que no resultan ni muchos ni pocos a la hora de poder sobrevivir a las hordas de zombis. Deberemos saber gestionarlos para que no se nos agoten muy rápido y no desperdiciarlos excesivamente cuando queremos limpiar una horda para empezar otra por el número que nos venga mejor de entre las cartas que tenemos en la mano.

Lo que haremos es mezclar bien las 50 cartas y repartiremos 3 a cada jugador. Tras verlas, deberá dejar 1 de ellas en el apoya cartas (el cementerio) y 2 en su mano.

Haremos lo mismo 3 veces de modo que tras ello, cada jugador tendrá una mano de 6 cartas y un cementerio de 3.

El resto de cartas se dejan bocabajo en un mazo de robo en el centro de la mesa y los descartes que se produzcan durante la partida se dejarán al lado de éste.

El objetivo que tenemos que alcanzar es conseguir quedarnos sin cartas tanto en la mano como en el cementerio.

Por turnos, deberemos realizar las 2 siguientes acciones: o bien bajar cartas (una o más) de nuestra mano que coincidan en número y completar nuestra mano hasta tener 3 cartas en ella, cogiéndolas de nuestro cementerio si no tenemos ese número de cartas en la mano.

Cuando jugamos cartas, podremos bajar una o más cartas del mismo valor, de las cuales dejaremos una en el centro de la mesa y las otras las deberemos repartir entre los cementerios de los oponentes. Nos parece adecuado el que nosotros mismos podamos decidir en cada ocasión si bajamos todas las cartas iguales de ese valor que tenemos para, además de quedarnos con menos en la mano, poder acumular cartas en los cementerios de otros y para poder quedarnos con algún numero que nos parezca interesante para poder poner en el futuro sin tener que limpiar la horda actual y perder con ello uno de nuestros cerebros.

Y aquí viene uno de los motivos por los que podremos perder cerebros: si no podemos o no queremos bajar cartas para seguir la secuencia actual de números, podremos empezar otra nueva nosotros pero costándonos un cerebro de nuestra reserva.

Además, deberemos robar 2 cartas del mazo central para dejar una en nuestra mano y la otra en nuestro cementerio.

Siempre que menos de 3 cartas en la mano, terminaremos el turno rellenando hasta tenerlas, cogiendo la que prefiramos de nuestro cementerio. De esa manera, conseguiremos irnos quedando sin cartas (entre mano y cementerio) salvo las que nos coloquen el resto de jugadores o si tenemos que robar por comenzar una horda nueva.

Una ronda terminará de manera inmediata cuando alguno de los jugadores no tenga cartas ni en su mano ni en su cementerio. Será entonces cuando cada jugador, de entre los que aún tengan cartas, perderá inmediatamente una ficha de cerebro por cada carta de su mano y del cementerio que le quede. Otro de los motivos que nos restarán cerebros de nuestra reserva.

Pasaremos a jugar una nueva ronda y comenzará la persona a la que menos cerebros le queden.

Si solo fuera así el juego, todos estamos de acuerdo en que sería algo soso a pesar de la temática y es por eso que tenemos las cartas con acciones especiales o en las que podremos lanzar el dado para tentar a la suerte y realizar lo que el símbolo nos indique.

Las habilidades de las cartas por ejemplo son que podremos jugar el número cero a pesar del valor que muestre la carta superior de la horda, cosa que nos vendrá muy bien, otra es que si jugamos el número 11 podremos descartar la horda actual y empezar un nuevo turno, gastando así más cartas y cogiendo ventaja o tenemos otra que obliga al siguiente jugador a bajar cartas de un valor inferior a ocho.

Por otra parte, el dado de 6 caras, que tiraremos siempre que en nuestra carta se muestre un icono de dado, nos permitirá llevar a cabo diferentes acciones como poder colocar una de las cartas de nuestra mano en el cementerio de otro participante, robar cerebros de otros o de la reserva, intercambiar nuestros cementerios o manos con otros, que todos los jugadores sumen una carta del mazo a cada cementerio y tener un turno extra.

Nos gusta mucho cuando salen cartas con habilidades o en las que tenemos que lanzar el dado ya que añaden vidilla a las partidas y aunque tuvieras todo más o menos controlado para poder salir airoso en el siguiente turno, las cosas pueden cambiar por completo.

La partida terminará inmediatamente cuando a alguno de los presentes no le queden fichas de cerebro.  El jugador que más fichas de cerebro conserve, será el ganador.

Es un juego que escala perfectamente pero si es cierto que la emoción aumenta cuántos más jugadores seamos. Podemos disfrutarlo de 2 a 5 jugadores pero creemos que cuando más brilla es siendo 4 o 5 personas. Si lo jugamos a 2 o 3 personas, iremos superando el valor de la horda pero todo puede llegar a ser más predecible y el control que tenemos sobre las cartas de los demás es mayor al ser menos personas. Además, el reparto de cartas repetidas, si bajas más de una en tu turno, irá más o menos dirigida a los mismos jugadores.

En cuanto a la rejugabilidad, es muy alta. Las combinaciones de cartas entre mano y cementerio son innumerables, las posibilidades de bajar varias cartas y sumar así algunas de ellas a cementerios de otros y el que entren en juego las acciones o habilidades que nos proporcionan tanto ciertas cartas como el dado, hacen que nunca las partidas sean monótonas y surjan nuevos retos a los que hacer frente.

Por concluir, Animazombis agradará no solo a los amantes de esta temática ya que engancha desde los primeros turnos. Un juego de cartas con una dinámica muy divertida que generará pique y tensión según se nos vayan terminando los cerebros de nuestra reserva. Un juego de caja pequeña que merece estar en las estanterías lúdicas.

Compra Animazombis en Zacatrus!

Compra Animazombis en Amazon

Oferta
Lumberjacks – Oh My Brain: No Brain No pan
  • Diseño fuerte y loco.
  • Juego de defectos, un clásico identificable por todos los jugadores...
  • ... pero un juego de defectos original: gestión de su cementerio + dado
  • Contenido del paquete: 1 libro de reglas, 50 cartas de Zombies, 5 soportes de tarjetas, 1 dado Marshmallow, 56 fichas de cerebo.
  • Número de jugadores: 2-5. Edad recomendada: 8 años o más. en minutos: 15. Juego en francés.

Última actualización el 2022-12-08 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.